Skip to content

MAREK WOLFRYD: EL ÁGUILA Y EL DRAGÓN

Por Mónica Ramírez Bernal


“… los oficios mecánicos de los españoles han cesado todos, porque todos se visten y calzan con sangleyes, por ser muy buenos oficiales, al uso de España, y lo hacen todo muy barato…”

Domingo de Salazar, 1590


En la Carta-relación de las cosas de la China y de los chinos del Parián de Manila, enviada al Rey Felipe por Fr. Domingo de Salazar, primer obispo de las Filipinas, el fraile dominico describe –a veces con curiosidad, otras con franca angustia– la habilidad que tenían los sangleyes¹ para imitar casi a la perfección las mercancías y otras “cosas curiosas” que los españoles habían llevado a las islas del Mar del Sur y que necesitaban para su subsistencia e intercambio. Tan diestros eran los sangleyes para copiar los objetos españoles, que Domingo de Salazar advertía que era cuestión de tiempo para que estos substituyeran a los artistas y artesanos europeos: “Se van proveyendo las iglesias de las imágenes que estos hacen, de las que antes había mucha falta, y según la habilidad que muestran al retratar las imágenes que vienen de España, entiendo que antes de mucho no nos harán falta las que se hacen en Flandes”.

Pensar que los objetos hechos en China son siempre más baratos y que aun así demuestran una innegable calidad artística se volvió un lugar común desde el aparentemente lejano siglo XVI. Pero ¿cuál es el valor de lo ilusoriamente barato? ¿Qué herramientas tenemos para pensar en estos objetos que surgen como copias de un original que, sin embargo, termina perdiéndose en el tiempo? Estas problemáticas son abordadas por Marek Wolfryd (Ciudad de México, 1989) en la tercera entrega de la serie El camino infinito, en donde el artista nos confronta con una serie de cuestionamientos artísticos que surgieron durante la modernidad temprana y que continúan siendo sorprendentemente contemporáneos.

A la der: Marek Wolfryd (a través de una transacción comercial con Jingdezhen Harmony Trading Co., Ltd., y Suzhou Apex CNC Machinery Co.,), Una conversación de aduanas y aranceles entre un fénix y un quetzal – Eduardo Sarabia, A Thin Line Between Love and Hate, 2005 – Jarrón de porcelana estilo Qing, caja de madera, impresión digital, 75 x 56 x 30 cm (2022). Foto: Bruno Ruiz. Cortesía: General Expenses
Marek Wolfryd (en colaboración con el maestro Huang Zhiguo y Quyang Jiazhong Garden Sculpture Co., Ltd.), Grasa de cordero en los campos filisteos – Adam Parker Smith, David, 2022, jade marfil, 80 x 50 x 50 cm. Foto: Bruno Ruiz. Cortesía: General Expenses

Todos los objetos que conforman esta exposición son copias de otros objetos artísticos (que a su vez refieren a algunos más antiguos); además, fueron producidos total o parcialmente en China, para después ser ensamblados en México. Este se ha convertido en un rasgo característico de la producción del artista: sus piezas, así como las de la modernidad temprana, nacen entonces en un contexto de múltiples contactos temporales y variadas conexiones transpacíficas.

Es significativo que el artista retoma, además del título, algunas provocaciones que el historiador Serge Gruzinski desarrolló en su libro El águila y el dragón. Desmesura europea y mundialización en el siglo XVI. En las conclusiones de su libro, Gruzinski propone escribir una nueva historia del renacimiento global, un relato en el que la imposibilidad de la conquista política de los territorios chinos por parte de los españoles no impediría que el foco de los intercambios culturales se desplazara al Océano Pacífico, en donde las Filipinas y la Nueva España se convertirían en los nuevos centros del mundo.

Es precisamente donde Gruzinski decide detener su narración, en donde las piezas de Wolfryd realizan su intervención y efectivamente ofrecen un nuevo relato de un renacimiento global que se proyecta hasta nuestros días. Los objetos producidos por el artista y sus colaboradores y proveedores en China copian algunos de los objetos más significativos que fueron intercambiados durante los viajes del Galeón de Manila, en los distintos puertos del Océano Pacífico. Para los historiadores contemporáneos, como Christina H. Lee y Ricardo Padrón, los viajes del Galeón de Manila inauguraron en el Océano Pacífico un nuevo espacio de intercambio global que además tenía características profundamente diferentes a los que se llevaban a cabo en el Océano Atlántico. Si el dominio político español cambió profundamente la realidad política y social de los territorios en el Atlántico, en el Pacífico fue suficiente la presencia de los objetos que viajaron en esta ruta comercial (que además realizaba tan solo un viaje al año) para crear un espacio con características culturales originales.

Vista de la exposición “El Águila y El Dragón”, de Marek Wolfryd, en General Expenses, Ciudad de México, 2022. Foto: Bruno Ruiz. Cortesía: General Expenses
Marek Wolfryd (en colaboración con Zheng Lihong y Shenzhen Melga Art Co., Ltd.), Cinco ventanas clausuradas para ver el cielo desde la tierra – Gerhard Richter, Verkündigung nach Tizian (Annunciation a er Titian) (las cinco versiones), 1973, óleo sobre tela, 125 x 200 cm, 2022. Foto: Bruno Ruiz. Cortesía: General Expenses
Marek Wolfryd (a través de una transacción comercial con Xinhua Yijia Antique Cra s,.), Un amuleto para la suerte y la abundancia, 2022, monedas de latón selladas, 3.8 cm (diametro) x 2 mm. Ed. de 80. Foto: Bruno Ruiz. Cortesía: General Expenses
Marek Wolfryd (a través de una transacción comercial con Xinhua Yijia Antique Cra s,.), Un amuleto para la suerte y la abundancia, 2022, monedas de latón selladas, 3.8 cm (diametro) x 2 mm. Ed. de 80. Foto: Bruno Ruiz. Cortesía: General Expenses

¿Cuál es el valor de los objetos producidos para ser transportados en el Galeón de Manila y que son copiados recreados por Wolfryd en esta exposición? ¿Qué tipo de preguntas podemos hacer ante los objetos producidos en ambos contextos? El historiador del arte Alexander Nagel sostiene que cuando los objetos de la modernidad temprana, como los que viajaban cada año en el Galeón de Manila, cruzaban los límites geográficos, entraban también a un nuevo registro temporal: “… el objeto ha asumido una vida retroactiva como parte de un mundo antiguo. La importación produce una inestabilidad temporal y esa inestabilidad es profundizada en el ámbito de la representación”. Ante una serie de objetos hechos en un contexto de contactos y conexiones la pregunta por su origen pierde relevancia. Las piezas de esta exposición nos invitan a pensar en aquellos momentos de la historia del arte en la que se producen objetos destinados a pertenecer siempre a otra geografía, siempre a otra temporalidad.

Mucho antes de que los españoles fundaran el puerto de Manila en el siglo XVI y renombraran a ese grupo de islas como Las Filipinas, un grupo de habitantes de las costas del sur de China llevaba ya un tiempo dedicándose a hacer intercambios comerciales con las poblaciones nativas de la región. Los mercaderes chinos habían viajado por todas las costas del sureste asiático y sus ciudades habían sido visitadas por exploradores asiáticos, africanos y europeos. Los objetos que produjeron nunca fueron fijos, como tampoco lo eran los que copiaban en el contexto del intercambio con los españoles. Las piezas de la exposición de Wolfryd asumen la inestabilidad de estos objetos, producidos siempre a partir y para un otro, y la transportan a la actualidad. Alessandra Russo nos habla de la extrañeza de la asincronía en el arte y de cómo sería mucho más interesarte asumirla como algo natural. En sus palabras: “Necesitamos trabajar para hacer visibles esas situaciones que, aunque nos son aún desconocidas, son perfectamente coherentes”.

Marek Wolfryd (a través de una transacción comercial con Yingtan City Younico Accessories Co., Ltd.), Alegoría decorativa de un reino entre océanos – Taller de los Gonzaléz, La Conquista de Cholula (margen inferior), 1670 – 1730, zoclo de vinil PVC autoadherible, medidas variables (2022). Foto: Bruno Ruiz. Cortesía: General Expenses

¹Sangleyes, es el nombre con el que eran conocidos los hablantes de hokkien que habitaban la región costera de Fujian (sur de China) a principios del siglo XVI. Ellos conformaban un grupo, mayoritariamente de mercaderes y artesanos, que durante siglos produjeron la gran variedad de objetos que circularon por las distintas regiones del Pacífico y Atlántico durante la dominación del Imperio español.


MAREK WOLFRYD: EL ÁGUILA Y EL DRAGÓN

General Expenses, Revillagigedo 108, Centro, Cuauhtémoc, Ciudad de México

Del 1° de octubre al 5 de noviembre de 2022

También te puede interesar

Javier Téllez, Teatro de sombras (Shadow Play), 2014, instalación de cine, proyección de película de 35 mm, 10 min, 56 s. Cortesía del artista y Galerie Peter Kilchmann, Zúrich © Javier Téllez

JAVIER TÉLLEZ: TEATRO DE SOMBRAS

El Museo Guggenheim Bilbao presenta "Teatro de Sombras", una muestra que reúne dos trabajos en video del artista venezolano Javier Téllez, en los que reflexiona sobre la historia de la imagen como lenguaje y...

Gonzalo Lebrija:unfolded

Algunos deseos persisten a lo largo de la historia de la humanidad: el deseo de volar y el anhelo por el oro. Sabemos de la codicia por el oro desde la antigüedad. La palabra…