Skip to content

IOSU ARAMBURU: ATLAS SUBTERRÁNEO [1933 [1810-1983] 2020]

Atlas subterráneo es la más reciente exhibición del artista Iosu Aramburu (Lima, 1986) en la que continúa su investigación en torno a la modernidad, esta vez a través de la exploración de las narrativas producidas por la historia acerca de los modernismos surgidos en la región andina.

La muestra reúne dos propuestas: por un lado, el Atlas del modernismo andino, un compendio que reúne más de cinco mil imágenes impresas en papel Bulky en formato DIN A4 y ordenadas cronológicamente según el año de producción de la obra, cuya instalación consta de paneles anuales de 220 cm de altura que ocupan 100 metros lineales de pared de la galería 80m2 – Livia Benavides (Lima); por otro lado, una serie de ocho pinturas, realizadas en óleo sobre tela e instaladas sobre el atlas desplegado, hechas a partir de fotografías y grabados de exploraciones arqueológicas de fines del siglo XIX y principios del XX.

De esta manera, Atlas subterráneo se abre al público como una posibilidad de hurgar entre capas de información, establecer cruces o conexiones de los modernismos de la región andina entre 1810 a 1983, a la vez que acerca una amplia variedad de propuestas artísticas con las cuales entrar en contacto y, acaso, entablar diálogos.

Acerca de modernismos, archivos y reproducciones nos reunimos a conversar con Iosu Aramburu.

Iosu Aramburu, Atlas del modernismo andino, 2022, impresión láser sobre papel, 230 cm x ancho variable. Vista de la exposición en Galería Livia Benavides, Lima. Foto: Juan Pablo Murrugarra. Cortesía: Galería Livia Benavides.
Iosu Aramburu, Atlas del modernismo andino, 2022, impresión láser sobre papel, 230 cm x ancho variable. Vista de la exposición en Galería Livia Benavides, Lima. Foto: Juan Pablo Murrugarra. Cortesía: Galería Livia Benavides.
Iosu Aramburu, Atlas del modernismo andino, 2022, impresión láser sobre papel, 230 cm x ancho variable. Vista de la exposición en Galería Livia Benavides, Lima, 2022. Foto: Juan Pablo Murrugarra. Cortesía: Galería Livia Benavides.
Iosu Aramburu, Atlas del modernismo andino, 2022, impresión láser sobre papel, 230 cm x ancho variable. Vista de la exposición en Galería Livia Benavides, Lima, 2022. Foto: Juan Pablo Murrugarra. Cortesía: Galería Livia Benavides.

Luisa Fernanda Lindo: Atlas subterráneo continúa tu línea de trabajo en torno a la modernidad como paradigma. ¿Qué motivó a emprender esta investigación y qué nuevos alcances te ha dado hasta ahora?

Iosu Aramburu: En general, en mi trabajo me interesa pensar en una idea de modernidad expandida como un proceso construido por las migraciones globales y usada como herramienta para imaginar nuevos mundos. En mis proyectos anteriores había seleccionado fragmentos de este proceso para construir las narrativas que me interesaban. Para este proyecto, decidí concentrarme en un área geográfica específica (el área andina del continente), e inventar herramientas que me permitan tratar de ver el proceso de formación de sus modernismos estéticos y de las narrativas históricas que los articulan en su totalidad; una meta imposible ciertamente.

LFL: Esta es, sin duda, una investigación de largo aliento. ¿Cuánto tiempo te ha llevado armar este archivo y qué proyección tienes del atlas a futuro?

IA: En marzo de 2021 me otorgaron una beca de investigación del Instituto Cisneros del MoMA de NY. A partir de ese momento, empecé a mapear los materiales bibliográficos que utilizaría y a digitalizar lo que podía (muchas bibliotecas y archivos estaban aún cerrados por la pandemia). En julio de ese año hice una residencia en Londres, en la Fundación Delfina, donde pude recopilar bastante del material que necesitaba. A mi regreso a Lima me concentré en organizar todo el material. Ha sido casi un año y medio de trabajo. En realidad, es un proyecto que puede seguir creciendo de manera indefinida. Ahora estamos planeando otros montajes de la instalación, una versión como proyecto editorial, y estamos produciendo una serie de audioguías comisionadas a artistas para la presentación de la investigación en la web del MoMA.

LFL: El título de la muestra no es casual, de hecho, presentas dos grupos de obras que se superponen y sugieren una relectura en torno a los modernismos presentes en la región andina desde una mirada crítica hacia la arqueología.

IA: Efectivamente, además del proyecto de investigación, desplegado como instalación en la parte baja de la galería, hay una serie de pinturas basadas en imágenes de archivo sobre arqueología vinculadas a diversos conflictos o encuentros entre un presente que se halla en la superficie y un pasado subterráneo. La manera en que están instaladas las pinturas en el espacio también hace referencia a esta doble realidad. Los puntos de contacto entre las imágenes arqueológicas y la investigación historiográfica son varios: para comenzar, el ejercicio de recopilación y despliegue de información en el atlas tiene mucho de arqueológico, especialmente si pensamos en los inicios de la arqueología científica (que es de donde provienen las imágenes de las pinturas); por otro lado, una estrategia central de los modernismos cuyo desarrollo se lee en el atlas es justamente la apropiación, reinterpretación, saqueo y revaloración de imágenes provenientes del pasado remoto o de otras experiencias vitales.

Iosu Aramburu, Atlas del modernismo andino, 2022, impresión láser sobre papel, 230 cm x ancho variable. Vista de la exposición en Galería Livia Benavides, Lima, 2022. Foto: Juan Pablo Murrugarra. Cortesía: Galería Livia Benavides.
Iosu Aramburu, Atlas del modernismo andino, 2022, impresión láser sobre papel, 230 cm x ancho variable. Vista de la exposición en Galería Livia Benavides, Lima, 2022. Foto: Juan Pablo Murrugarra. Cortesía: Galería Livia Benavides.

LFL: La organización en orden cronológico y el despliegue del atlas a lo largo del espacio expositivo permite al visitante realizar un recorrido (literal) por la proyección de la historia del arte moderno en la región andina. A medida que se avanza pueden identificarse conexiones, cruces y corrientes artísticas presentes en la producción plástica de la región. ¿Qué determinó el corte temporal de tu investigación y el agrupamiento de las imágenes seccionadas por años en el diseño expositivo?

IA: El corte temporal del proyecto lo ponen las imágenes incluidas en el atlas (son unas cinco mil), las cuales provienen de publicaciones con una narrativa panorámica del arte moderno en la región andina. Me interesa mostrar estas obras en orden cronológico porque es una manera de destejer las narrativas de las que provienen e imponerles un criterio menos subjetivo. Cuando uno se desplaza físicamente por la instalación, esta temporalidad estricta pasa a segundo plano y uno empieza a ver ciertas imágenes que lo llaman y empieza a re-tejer una narrativa en su cabeza.

Actualmente, el atlas completo tiene imágenes desde 1800 hasta 2018. Sin embargo, el fragmento que se monta depende del espacio expositivo. El centro del proyecto es la primera mitad del siglo XX, que es donde el material bibliográfico que he usado es más denso; de ahí se extiende según el espacio disponible. En el montaje en la galería Livia Benavides, que tiene casi 100 metros lineales de pared, uno puede recorrer imágenes que van desde 1810 hasta 1983.

LFL: Acompañando este atlas presentas ocho sugerentes pinturas hechas a partir de fotografías y grabados de exploraciones arqueológicas de fines del XIX y principios del XX. ¿Qué determinó la elección de estas imágenes?

IA: Me interesaba utilizar imágenes en las que nosotros, fuera de la pintura, y los personajes retratados (momias, arqueólogos, obreros, etc.), estuviéramos claramente en una superficie bajo la cual se encuentra un pasado enterrado. Además, me interesaba que estas imágenes provengan de un momento en el cual se estaba formando una arqueología científica, que intentaba esclarecer un pasado distante imponiendo órdenes y jerarquías sobre lo que hasta ese entonces había sido una masa imprecisa de objetos e información desperdigada.

Iosu Aramburu, Atlas del modernismo andino, 2022, impresión láser sobre papel, 230 cm x ancho variable. Vista de la exposición en Galería Livia Benavides, Lima, 2022. Foto: Juan Pablo Murrugarra. Cortesía: Galería Livia Benavides.
Iosu Aramburu, Atlas del modernismo andino, 2022, impresión láser sobre papel, 230 cm x ancho variable. Vista de la exposición en Galería Livia Benavides, Lima, 2022. Foto: Juan Pablo Murrugarra. Cortesía: Galería Livia Benavides.
Iosu Aramburu, Atlas del modernismo andino, 2022, impresión láser sobre papel, 230 cm x ancho variable. Vista de la exposición en Galería Livia Benavides, Lima, 2022. Foto: Juan Pablo Murrugarra. Cortesía: Galería Livia Benavides.

LFL: La sensación tras recorrer la instalación es que ciertas categorías se tornan difusas. De hecho, en tu texto introductorio al Atlas del modernismo andino mencionas: «‘Modernismo’, ‘andino’ e incluso ‘arte’ son categorías cuyos límites he dejado intencionalmente borrosos, aprovechándome de una ambigüedad productiva que permita que cada una de las voces compiladoras que he incluido las definan, aunque no siempre de manera intencional».

IA: Sí, la intención de juntar varias voces que intentan narrar una historia parecida es que los límites entre una y otra categoría se empiezan a borrar. Hice un esfuerzo por tratar de no imponer definiciones claras para permitir que esas voces definieran los límites y los valores de lo que habían seleccionado.

LFL: Esto último me parece particularmente interesante no solo porque –como mencionas– los límites se empiezan a borrar, sino porque muchas de las imágenes que forman parte de estas publicaciones son reproducciones de otras publicaciones, lo cual da ciertas pistas de cómo se van construyendo e instaurando cánones.

IA: Precisamente. Es muy interesante ver cómo ciertas obras y ciertos artistas empiezan a ser publicados y republicados, y empiezan a dominar las narrativas. Esto va marcando los valores que utilizan las voces compiladoras para decidir qué imágenes mostrar y con la repetición del gesto de esa elección se van construyendo cánones cada vez más rígidos. Esto quizás le da cierto ritmo a la experiencia de recorrer la instalación; entre estos momentos rígidos (y con los que nos sentimos más familiarizados) las narrativas se vuelven más sueltas y porosas, y son esos los espacios donde podemos encontrar los momentos más cargados de energía utópica o aquellos que permiten empezar a imaginar otras historias del arte. 

Iosu Aramburu, Atlas del modernismo andino, 2022, impresión láser sobre papel, 230 cm x ancho variable. Vista de la exposición en Galería Livia Benavides, Lima, 2022. Foto: Juan Pablo Murrugarra. Cortesía: Galería Livia Benavides.

LFL: Volviendo a tu texto y para cerrar lo que veníamos conversando, mencionas: «Yo me he alejado de la decisión de qué imágenes se incluyen en el atlas. En primer lugar, esa decisión la toman los compiladores de cada publicación incluida». Considero que este alejamiento de la selección de imágenes enriquece el proceso de confección del atlas en la medida en que devela los mecanismos de construcción de las narrativas históricas en torno a los modernismos en la región andina, a la vez que permite detectar vacíos y elipsis.

IA: Precisamente, mi selección no está en las imágenes. Quizás está más en las publicaciones que incluí. Pero ahí intervienen otras fuerzas, como qué está disponible en las bibliotecas y archivos que pude visitar, a dónde me llevan las referencias de las publicaciones que encuentro, etc. He intentado reunir diversos tipos de publicaciones, hay muchas que son hegemónicas, pero también hay algunas que tratan de establecer historias alternativas o incluso disidentes. Hay publicaciones académicas, pero también de difusión masiva.

LFL: ¿Qué nuevos alcances te ha permitido esta investigación y de qué manera percibes que ha contribuido o contribuirá en la realización de tu nuevo cuerpo de obra?

IA: No sé si es algo que ya puedo responder. Mi primer interés en realizar este proyecto tenía que ver con que, si bien había estado trabajando con material proveniente de este mundo subterráneo (para seguir con la metáfora de las pinturas), no tenía un panorama completo en mi cabeza de lo que había sido la producción plástica de la región. De hecho, aun son raras las narrativas de arte históricas que se piensan en términos regionales. Es enorme la cantidad de nuevos artistas que he conocido gracias a este proyecto. Recién hemos empezado a conversar, estoy seguro de que saldrán muchas cosas de esos diálogos.


Atlas Subterráneo [1933 [1810 – 1983] 2020], de Iosu Aramburu, se presenta hasta el 19 de agosto de 2022 en la Galería 80m2 – Livia Benavides, Malecón Pazos 252, Barranco, Lima, Perú

Luisa Fernanda Lindo

Lima, 1979. Curadora, escritora y trabajadora del arte. Licenciada en Letras por la Universidad de Buenos Aires (Argentina) y Magíster en Estudios Curatoriales por la Universidad de Navarra (España). Ha obtenido diversas becas y residencias, como la Beca de Posgrado de Fundación Carolina 2018–2019; Beca a la Excelencia de Programas Especiales para Artistas de AMEXCID/SRE (México, 2015); Beca de Residencia Artística de SEGIB y Casa de Velásquez (Madrid, 2015); entre otras. Es directora y curadora de SUERO, espacio temporal para la reflexión, creación y exhibición de arte contemporáneo.

Más publicaciones

También te puede interesar

Sergio Zevallos:la Muerte Obscena

Proyecto AMIL, un nuevo espacio de arte contemporáneo en Lima fundado por Joel Yoss y Juan Carlos Verme, actual presidente del Museo de Arte de Lima (MALI), presenta una serie de dibujos tempranos de Sergio Zevallos producidos…