Skip to content

DESVANECER LA HIERBA Y SEGUIR LA MATERIA

Por Alí Cotero | Acompañante

Las exploraciones en la actual práctica del artista ecuatoriano Juan Carlos León realizadas en el espacio doméstico de Tlaxcala3 concluyen en la temporada del primer signo zodiacal de agua: Cáncer, que está domiciliado en la Luna, en ese objeto-planeta circular que emula la forma de un nido, un contenedor en el que es posible habitar y que el artista lo utiliza en su forma representacional y en búsquedas que van desde lo mítico hasta lo astronómico.

Desde su primer encuentro con la casa y con Elvira Cotero, quedó manifestado que era necesario el cambio de energía en el cuerpo del artista. Durante un periodo de tres meses en residencia, su trabajo cotidiano se amalgamó con rituales de fuego y plantas para la limpia del ser y la recuperación del espíritu. Mientras Elvira lo limpiaba, él aprendía de herbolaria, del uso de la botica de medicina no alópata (medicina tradicional), de ritos espirituales y, al mismo tiempo, aplicaba dinámicas de su ser-lógico experimentando con fórmulas para tintes y utilizando herramientas de medición para entender y registrar las energías, las temperaturas y las humedades del espacio.

Las experimentaciones en torno a la captura de instantes (infra-tenues) comenzaron por un método de observación del espacio-casa, construida en 1933. Los intereses de Juan Carlos sobre el desvanecimiento y la fragilidad en sus pinturas y tinturas orgánicas se develaron en la experimentación con las humedades, filtraciones de agua en los muros, las manchas que aparecen y desaparecen con la evaporación, hasta las variaciones e intensidades de la energía eléctrica en las habitaciones de Tlaxcala3. Es intentar capturar los momentos en que la casa respira y exhala, los momentos en que la casa cambia sus energías físicas, pero también es hacer un registro de los saberes adquiridos y los cambios en la cotidianidad del artista.

Quiero resaltar esta relación entre el fenómeno astrológico canceriano en los momentos de reparación de la casa, los momentos de cuidados, el agua, la reflexión conjunta y la posibilidad alquímica que crea encantamientos para la transformación y sanación de ciertos organismos, es decir, sus bondades. Lo matérico, biológico y animista se relaciona a las formas de generación de datos que acumula el artista y da cabida a pensar el lugar de su cuerpo en las obras, tanto como en las narrativas que se vinculan al tiempo y a las conclusiones del habitar/residir en Tlaxcala3.

Vista de la exposición “Desvanecer la hierba y seguir la materia”, de Juan Carlos León, en Tlaxcala3, Ciudad de México, 2022. Foto cortesía del artista y Tlaxcala3
Vista de la exposición “Desvanecer la hierba y seguir la materia”, de Juan Carlos León, en Tlaxcala3, Ciudad de México, 2022. Foto cortesía del artista y Tlaxcala3
Vista de la exposición “Desvanecer la hierba y seguir la materia”, de Juan Carlos León, en Tlaxcala3, Ciudad de México, 2022. Foto cortesía del artista y Tlaxcala3
Vista de la exposición “Desvanecer la hierba y seguir la materia”, de Juan Carlos León, en Tlaxcala3, Ciudad de México, 2022. Foto cortesía del artista y Tlaxcala3
Vista de la exposición “Desvanecer la hierba y seguir la materia”, de Juan Carlos León, en Tlaxcala3, Ciudad de México, 2022. Foto cortesía del artista y Tlaxcala3
Vista de la exposición “Desvanecer la hierba y seguir la materia”, de Juan Carlos León, en Tlaxcala3, Ciudad de México, 2022. Foto cortesía del artista y Tlaxcala3

JUAN CARLOS LEÓN: DESVANECER LA HIERBA Y SEGUIR LA MATERIA

Tlaxcala3 | Oficina de acompañamientos artísticos, Nigromante 56, Colonia Periodista, Ciudad de México

Del 6 de julio al 30 de agosto de 2022

También te puede interesar