Skip to content

DE PUERTO RICO A BOLIVIA. EL RECORRIDO INUSITADO DE GERARDO PULIDO

Entre diciembre de 2021 y febrero de 2022, el artista chileno Gerardo Pulido (1975) realizó una residencia en el Museo y Centro de Estudios Humanísticos (MCEH), en Gurabo, Puerto Rico, estancia que –además de empaparle con la cultura caribeña- derivó en un conjunto de obras inéditas, entre ellas un mural en la fachada de la institución, todo esto acompañado de la conservadora e historiadora del arte puertorriqueña Irene Esteves Amador. Poco después, Pulido se traslada a una geografía más cercana a sus orígenes, Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, para presentar otro cuerpo de obra realizado desde el 2014 hasta el presente. En este post damos cuenta de tal inusitado recorrido.


Vistas de Máscara MCEH, Gerardo Pulido, 2022, pintura al agua para exterior y sellador acrílico sobre muros exteriores del museo de la UAGM, Recinto Gurabo, Puerto Rico.

EMBUSTE

Por Irene Esteves Amador

Ceci n’est pas une pipe

René Magritte


Alalae
(Quítate la máscara) Belimbele
(Quítate la máscara)
Bandolera
Alalae
(Quítate la máscara) Belimbelele
(Quítate la máscara)
Hechicera

Rey Barreto


El verdadero origen y razón de ser –o raison d’etre— del arte pudo muy bien haber sido el hechizo. Chamanes que ilustraban el más allá mediante su calco sobre la piedra al oficiar en trance sus rituales. Objetos propiciatorios de protección y fertilidad que fungían como talismanes. Hachas que, de material noble y magistralmente confeccionadas, destacaban al más apto, capaz de deslumbrar y hechizar al otro sexo, asegurando así la preservación de la especie y su fortalecimiento. En un juego de ilusiones cuasi eterno, el arte, incluso antes de serlo, ha cumplido un rol vital muy serio.

Autodenominado maquillador, imitador, embalsamador y por qué no, ahora también “mascarero”, Gerardo Pulido asume con feliz seriedad ser parte de ello. Y acaso sea su más astuto truco visual y engaño principal el proponer su pasatiempo o, mejor dicho, su pasa(mucho)tiempo favorito, como el más serio de los oficios. Embuste es máscara y antifaz; estamos ante un cuerpo de trabajo que lleva, en palabras de su autor, el arte por disfraz.

Dicho en jerga boricua, la “satería” que, en calidad de coquetería y eclecticismo euro-pop-andino, de por sí caracteriza la obra de Pulido se exacerba al emperifollarse también con lo nuestro en su paso por Puerto Rico. La primera estancia en el Caribe de este pintor y escultor chileno, gracias a una residencia como artista visitante del Museo y Centro de Estudios Humanísticos (MCEH) por espacio de dos meses, reviste con nuevos estratos el mestizaje de su propuesta de lúdicos maridajes y ribetes. Mientras que la mixtura de lo precolombino con lo barroco, y la de lo abstracto con lo mimético y el trampantojo prevalece, esta se nutre de un repertorio de ingredientes locales que en ella y con ella se entromete.

Vista de «Embuste», de Gerardo Pulido, en el MCEH. Al centro: «Embuste» (2022), cinco máscaras dispuestas sobre cajas de cartón corrugado pintadas con esmalte sintético y “selladas” con crafting tape dorado, 28 x 25 cm c/u. Máscaras de carnaval y otras celebraciones puertorriqueñas pertenecientes a la colección del MCEH, dos de ellas sin datos, y las otras firmadas por Miguel Caraballo, Castor Ayala y por “Alberto”.
Vista de la exposición «Embuste», de Gerardo Pulido, en el MCEH, Gurabo, Puerto Rico, 2022
Vista de la exposición «Embuste», de Gerardo Pulido, en el MCEH, Gurabo, Puerto Rico, 2022
Vista de la exposición «Embuste», de Gerardo Pulido, en el MCEH, Gurabo, Puerto Rico, 2022

Convergen en danza, duelo y jolgorio de tríos y parejas, en primer lugar, máscaras de Ponce y de Loíza Aldea con el dripping de Pollock y el marmoleado de Pompeya. Sustraídas de la colección del Museo y Centro de Estudios Humanísticos y colocadas sobre cajas/pedestales de Home Depot (que no ya las de Brillo), esta nueva estirpe de ready-made asistido rinde homenaje a la tradición artesanal puertorriqueña. Es, no obstante, en el barroquismo kitsch de la serie de interiorismos o de criollas viñetas surrealistas a lo Magritte que, asido al léxico gastronómico, ecológico, arqueológico y arquitectónico isleño, su consistente revoltijo de cruces y referencias mejor se renueva y sale a relucir.

Si bien Pulido absorbe todo lo que le ofrece el entorno inmediato y reclama de esta manera lo que tiene ante sí, son en este caso sus pinturas las que mediante un efecto ilusorio potente se adueñan del espacio “verdaderamente”. En un juego de contrarios muy eficiente, sus lienzos de caballete, aparentemente confinados al cuadrilátero del soporte y su formato, en ingenioso revés y sirviéndose precisamente de este, se proponen o se imponen como apertura y vano. Son ellos ventana dentro de la ventana que, a su vez, perfora la pared y la abre hacia afuera; binomio que nos saca de la sala mientras los elementos de la pintura mural del exterior del edificio se cuelan en ella. Con esta última obra, que quizás sea la primera, el artista refuerza de esta exposición sus segundas pieles y sus dobles caras al proponer que la gran máscara del Museo está en su fachada.

En este des-cubrir a la bandolera para solo encontrarnos con la hechicera, en este juego tan serio y embuste tan cierto, solo resta preguntarse dónde comienza la verdad y dónde termina la historieta. Adelante.

Vista de la exposición “Panamericana”, de Gerardo Pulido, en KIOSKO Galería, Santa Cruz, Bolivia, 2022.

PANAMERICANA

Panamericana presenta en KIOSKO Galería siete obras de Gerardo Pulido realizadas entre el 2014 y el presente año, incluido un mural site-specific. Lo pictórico y lo tridimensional confluyen en esta muestra, así como referencias al “arte docto” y a cierta cultura visual popular.

El título de la exposición, y del mural, vienen de Condorito, historieta del dibujante Pepo que solía contener la sección Panamericana. Allí, el chiste gráfico, en una sola escena, refería al pintado y/o construcción de la carretera del mismo nombre. La ruta, en (la) realidad, ha conseguido ser la más larga del mundo (de 30 mil kilómetros aproximadamente), extendiéndose desde Alaska a Tierra del Fuego, aunque entrecortándose en Panamá y Colombia.

En KIOSKO, el público se encuentra con pinturas, intervenciones murales, grabados y esculturas que desatan una camada de estímulos, compuesta principalmente por el trampantojo, la abstracción geométrica, una estética gráfica o de historieta y una atmósfera más o menos surreal.

Dicha mezcolanza replica y también interroga una imagen de lo latinoamericano, una capaz de suscitar reconocimiento o pertenencia, pero también distancia e incluso irreverencia. La misma irreverencia de la que Panamericana, junto a una ambivalente solemnidad, se vale.

Gerardo Pulido, Panamericana (detalle de mural), 2022, pintura al agua sobre muro, 10,7 m. KIOSKO Galería, Santa Cruz, Bolivia, 2022.
Gerardo Pulido, Panamericana (detalle de mural), 2022, pintura al agua sobre muro, 10,7 m. KIOSKO Galería, Santa Cruz, Bolivia, 2022.
Gerardo Pulido, Panamericana (detalle de mural), 2022, pintura al agua sobre muro, 10,7 m. KIOSKO Galería, Santa Cruz, Bolivia, 2022.
Vista de la exposición “Panamericana”, de Gerardo Pulido, en KIOSKO Galería, Santa Cruz, Bolivia, 2022.
Gerardo Pulido, Máscara (Listeylor), 2020-2021, pintura acrílica, espesante y folia metálica (de plata) sobre tela con bastidor (algodón), 50 x 40 cm. Foto: Raimundo Edwards.

Más información:

Museo y Centro de Estudios Humanísticos Dra. Josefina Camacho de la Nuez, Universidad Ana G. Méndez

KIOSKO Galería

También te puede interesar

QUERIDA DIGNORA

Fue una de las pocas que pudo hacerse un lugar en un circuito hostil para las mujeres artistas. Tampoco es menor que haya integrado con cuatro amigos artistas “el grupo cinco”. Su inserción allí...

QUISQUEYA HENRÍQUEZ: EL CAMPO DE LO POSIBLE

La Historia del Arte Occidental es una inspiración estructural en mi trayectoria que enmarca mi práctica en la necesidad constante que tengo de insinuármele, sobre todo con sus momentos más radicales. No son pocas...