Skip to content

SIMONE LEIGH, PRIMERA MUJER NEGRA EN REPRESENTAR A EEUU EN LA BIENAL DE VENECIA

Durante las dos últimas décadas, Simone Leigh (Chicago, Illinois, 1967) ha creado una extensa obra en escultura, video y performance centrada en la subjetividad de la mujer negra. Influenciada por la teoría feminista negra, la práctica de Leigh llena vacíos del registro histórico de manera imaginativa al proponer nuevas hibridaciones. Las esculturas de la artista unen formas derivadas tanto de la arquitectura vernácula como del cuerpo femenino, representándolas a través de materiales y procesos asociados a las tradiciones artísticas de África y la diáspora africana.

Para el Pabellón de Estados Unidos en la 59° Bienal de Venecia, Leigh ha creado una nueva serie de esculturas figurativas en bronce y cerámica que refrendan su compromiso de resaltar el trabajo y la resiliencia de la mujer negra a lo largo de la historia mundial. Basándose en tradiciones artísticas de África y la diáspora africana, la artista utiliza una estrategia a la que llama “la criollización de la forma”, en la que fusiona lenguajes culturales dispares vinculándolos a través de historias de colonización. Con estas obras, Leigh entreteje referencias al arte africano occidental del siglo XIX, la cultura material de los primeros afroamericanos y la historia colonial de las exposiciones internacionales.

En específico, Sovereignty –como se titula su propuesta para Venecia- combina diversas historias y relatos, incluidos aquellos relacionados con los rituales de los pueblos Baga en Guinea, la cultura material de los primeros afroamericanos radicados en el Distrito Edgefield, en Carolina del Sur, y la Exposición Colonial Internacional de Paris, la cual fue un hito en 1931.

Simone Leigh, Sentinel, 2022, bronce, 492.8 × 99.1 × 59.1 cm. Cortesía de la artista y Matthew Marks Gallery. Foto: Timothy Schenck. © Simone Leigh. Vista de “Sovereignty”, Pabellón de EEUU en la 59° Bienal de Venecia, 2022.

En conjunto, las obras que conforman Sovereignty amplían las constantes preguntas de Leigh sobre la autodeterminación. El título de la exposición evidencia las nociones de autonomía e independencia tanto para el individuo como para la colectividad, en tanto ser soberano es ser el autor de tu propia historia y no estar sujeto a la autoridad, deseos o mirada de otro. Varias de las esculturas expuestas cuestionan la extracción de imágenes y objetos de la diáspora africana y su circulación como souvenirs puestos al servicio de los relatos coloniales.

A pesar de que las obras figurativas de Leigh presentan a sus sujetos como autónomos y autosuficientes, estas no solo celebran la capacidad de las mujeres negras para superar circunstancias opresivas, sino que también denuncian las condiciones en las que con tanta frecuencia se las obliga a afirmar su propia humanidad. La autora e investigadora estadounidense Saidiya Hartman ha descrito la manera en que la obra de Leigh articula una visión amplia de la experiencia de la mujer negra como una “arquitectura de posibilidades”. También el concepto de Hartman de “fabulación crítica” –una estrategia que invita a historiadores, artistas y críticos a llenar los vacíos de la historia de manera creativa– proporciona un marco resonante para acercarse al trabajo de la artista. “Para decir la verdad necesitas inventar lo que podría faltar en el archivo, necesitas colapsar el tiempo y preocuparte de los grandes problemas, sacudir las cosas de manera que revelen algo más verdadero que el propio hecho”, plantea Leigh.

Vista de “Sovereignty”, de Simone Leigh. Pabellón de EEUU en la 59° Bienal de Venecia, 2022. Foto: Marco Cappelletti/La Biennale di Venezia. Cortesía de la artista y Matthew Marks Gallery
Simone Leigh, Martinique, 2022., gres esmaltado, 154.3 × 104.8 × 101 cm. Cortesía de la artista y Matthew Marks Gallery. Foto: Timothy Schenck. © Simone Leigh. Vista de “Sovereignty”, Pabellón de EEUU en la 59° Bienal de Venecia, 2022.

El Pabellón de Estados Unidos es una escultura en sí misma. Leigh ha transformado su arquitectura con la instalación de un techo de paja en la fachada del edificio que se asemeja al de un palacio africano occidental de la década de 1930. La intervención exterior de la artista presenta formas y materiales contrastantes que cuentan sus propias historias e interactúan con el edificio neoclásico original.

De pie, en el centro de la explanada exterior del pabellón, se encuentra Satellite, una escultura que hace referencia a formas con ricas historias culturales. La obra evoca a la tradicional D’mba (también conocida como nimba), un tocado con forma de busto femenino creado por los Baga de la costa de Guinea, utilizado durante rituales para comunicarse con los ancestros. De tamaño monumental y hecho en bronce, Satellite presenta el cuerpo a escala arquitectónica; sus piernas se convierten en columnas arquitectónicas y la figura es lo suficientemente alta como para que los visitantes pasen por debajo de ella, lo que crea un espacio íntimo. En lugar de la cabeza que típicamente se ve en un tocado D’mba tradicional, Leigh remata su escultura con una antena parabólica que, debido a su capacidad de transmitir y recibir información, hace eco de la función del D’mba como conducto comunicativo.

Simone Leigh, Last Garment, 2022, bronce, 137.2 × 147.3 × 68.6 cm. Vista de “Sovereignty”, Pabellón de EEUU en la 59° Bienal de Venecia, 2022. Foto: Marco Cappelletti/La Biennale di Venezia. Cortesía de la artista y Matthew Marks Gallery

Entrando al pabellón, sobre una piscina reflectante se encuentra Last Garment, una escultura de bronce que representa a una lavandera en el oficio. La escultura tiene como referencia una fotografía de finales del siglo XIX tomada por el fotógrafo C. H. Graves en Jamaica, titulada Mammy’s Last Garment. Postales con ese tipo de imágenes desempeñaron un papel clave en fomentar los estereotipos creados por la industria turística del Caribe anglófono que, impulsada por el gobierno colonial británico, vendió a Jamaica como un “paraíso tropical”.

Imágenes del tropo popular de la lavandera circularon extensamente, representando a los habitantes de la isla como “leales, disciplinados y limpios” para alentar a viajeros blancos a visitar las Indias Occidentales Británicas. Símbolos como estos formaban parte de un imaginario que instituía la idea de una Jamaica tal como la imaginaron sus colonizadores, y perpetuaban el mito del “buen salvaje”, que promovía una perspectiva idealizada y sentimental de los pueblos colonizados, quienes llegaron a representar una expresión pura de la virtud humana incorrupta por la civilización.

Concebidas como un coro de figuras, las obras montadas al final del Pabellón de Estados Unidos están hechas en cerámica y rafia, dos materiales que durante mucho tiempo han sido fundamentales en la práctica de Leigh. La arcilla es parte integral de la mayoría de sus obras, incluidos sus bronces, que esculpe primero en arcilla.

Simone Leigh, Cupboard, 2022, acero, rafia y gres esmaltado, 344.1 × 315 × 315 cm. Vista de “Sovereignty”, Pabellón de EEEU en la 59° Bienal de Venecia, 2022. Foto: Marco Cappelletti/La Biennale di Venezia. Cortesía de la artista y Matthew Marks Gallery

La arquitectura es una extensión del cuerpo en Cupboard, una torre con forma de campana cubierta de rafia. Cupboard evoca tanto la arquitectura vernácula del Sur Global como un vestido de mujer. Los referentes de las figuras de Leigh con forma de cúpula son la Exposición Colonial Internacional de Paris de 1931, que instauró a la choza como iconografía de las colonias; el restaurante de la era de 1940 Mammy’s Cupboard, ubicado en Natchez, Mississipi, cuya arquitectura invoca el acto violento de meterse bajo la falda de una mujer para poder ingresar a comer; y la pintura Las Meninas (1656) de Diego Velázquez. Para Leigh, estas figuras cargan con la posibilidad de encubrimiento, reunión e invasión.

La exposición de Leigh continúa más allá del Pabellón de Estados Unidos con el Loophole of Retreat: Venice, un encuentro de investigadoras, artistas y escritoras negras organizado por Rashida Bumbray que se llevará a cabo en octubre del 2022. El proyecto refleja el espíritu colaborativo característico de la práctica de Leigh y rinde homenaje a la larga historia de colectividad, solidaridad y cuidado de las mujeres negras.

Traducción por Aracelly Rodríguez


Simone Leigh: Sovereignty ha sido comisionada por el ICA Boston en asociación con la Oficina de Asuntos Educativos y Culturales del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Co-Comisaria: Jill Medvedow, directora, ICA Boston.

Co-Comisaria y curadora: Eva Respini, curadora en Jefe, ICA Boston.

También te puede interesar

MAXIMILIANO ROSILES: LÍNEAS EN LAS RAÍCES

La práctica artística de Maximiliano Rosiles es un intento por reconectarse con su herencia mexicana, mientras considera las complejidades incrustadas en la hibridación cultural de su identidad no alineada. Este sincretismo se encuentra en...