Skip to content

PILAR ELGUETA: CADA DÍA, UN NUEVO FIN DE MUNDO

El trabajo de Pilar Elgueta (Santiago de Chile, 1989) se desarrolla en múltiples soportes, desde la instalación al registro de acciones en diversos medios. En él, reflexiona sobre la relación de los humanos con el paisaje y su representación, la ecuación esfuerzo/resultado, y los límites de nuestras posibilidades. La artista investiga metáforas y acciones en busca de elaborar la pregunta sobre las voluntades y su futilidad, considerando el fracaso o desgaste como un fenómeno estético.

Cada día, un nuevo fin de mundo es su primera exposición en Galería NAC, y nace como una reflexión personal en torno a los cambios profundos y repentinos de los últimos años, en que lo político, lo ecológico y lo personal confluyen en un mismo periodo.

Pilar Elgueta, Fuente, 2022, proyección de video sobre placa de acero inoxidable en bloque de concreto, 32,5 x 36 x 31,5 cm. Foto: Vale Osnovikoff

LO REAL Y LO REAL

Por Fernanda Aránguiz M.

La idea del fin del mundo ha estado presente desde el principio de los tiempos; miles de relatos e historias se han escrito y representado al respecto. Y hoy (¿por fin?) pareciera que el fin de mundo está y lleva tiempo sucediendo.

No se trata, sin embargo, del fin del mundo que usualmente imaginamos. No. El fin de mundo que llevamos décadas habitando “lleva inscrito que la única tierra sobre la que se puede construir el nuevo mundo es aquella en la que se apoyan las ruinas del viejo: así, toda utopía crece sobre los escombros de un pasado, toda esperanza comienza con una renuncia y toda vida es fruto de un luto” (Baricco, 2021).

Por ende, no parece correcto decir fin del mundo, pues no se refiere al fin de uno solo, que será destruido para siempre, sino de todos nuestros mundos y de la capacidad humana de crear otros desde esa misma destrucción. De manera que no se ha conformado en torno a un sólo acontecimiento decisivo, sino a muchos. Por eso, más que innecesario, el éxito de la salvación no parece una opción posible.

Ya no hay posible.

Ahí donde la irrupción de lo real es constante e incansable, lo real y lo posible han dejado de contraponerse, porque lo posible ya no es, ya no puede ser más. Lo real no le da chance. Todo es acontecimiento: todo es real. Lo real como acontecimiento nos lleva al borde, al límite de la existencia; como si la realidad sucediera en un infinito horizonte de sucesos, siempre a punto de caer al agujero negro, acaso de ser el agujero negro mismo.

¿Lo real? ¿Lo posible?
¿Lo real y lo posible? ¿Lo real o lo posible?
¿Lo irreal? ¿Lo imposible?
¿Lo real y posible?

Pilar Elgueta, Escape, 2022, serie de seis piezas de porcelana en cajas con textos inscritos, 160 x 20 cm x 7 cm | Edición de 3 + 2 P/A. Cortesía: Galería NAC


Cada día, un nuevo fin de mundo surge entonces de lo real y lo real. Una balsa endeble cargael futuro a la deriva; un compilado de conversaciones pandémicas atestiguan el abismo de la virtualidad; un paisaje de tinta se arruga, se desgasta y se pliega sobre sí mismo; la tecla ESC toma la forma de un conjunto de piezas de porcelana que, como fósiles u objetos preciosos, se empequeñecen paulatinamente hasta desaparecer.

Rodeadas y compuestas de azul, este conjunto de obras de Pilar Elgueta, en apariencia todas distintas, son un solo gran intento de su autora por mantenerse a flote en medio del inconmensurable océano de incertidumbre en que se ha transformado la vida. La vida en el fin de mundo, donde sólo hay real. Puro real, más real que lo real.

En el fondo de toda belleza yace algo inhumano / Un peldaño / La hostilidad primitiva del mundo / FUTURO / Y nos encontramos con lo extraño: advertimos / No se puede recuperar / El éxito es una excepción / FUTURO

Así, en medio de las contradicciones y sinsentidos de este interminable fin, siendo evidente que hemos ido demasiado lejos con nuestra técnica de dominar lo existente, Pilar siguió y sigue pensando y haciendo, contra la corriente, prevaleciendo en lo real, a toda costa. Entre lo real y lo real la artista arma una narrativa de lo fuera de control, la única posible para un futuro que no existe. Y que aun así insistimos, siempre, en esperar.

Vista de la exposición «Cada día, un nuevo fin de mundo», de Pilar Elgueta, en Galería NAC, Santiago, 2022. Foto: Vale Osnovikoff
Pilar Elgueta, O-1-1, 2022, registro de acción y textos en tres pantallas en cajas de fierro apiladas, 58 x 33 x 30 cm | Edición de 3. Foto: Vale Osnovikoff
Pilar Elgueta, Ciertas futurabilidades, 2022, cajas de luz, fierro negro, acrílico, impresión backlight y sistema LED, 20 x 36,5 x 10 cm c/u | Edición de 3 por caja. Foto: Vale Osnovikoff
Pilar Elgueta, Señalética sentimental, 2022, registro de acción, proyección de video digital, 5’ | Edición de 3. Foto: Ann Ramos

PILAR ELGUETA: CADA DÍA, UN NUEVO FIN DE MUNDO

Galería NAC, Américo Vespucio Nte 2878, Vitacura, Santiago de Chile

Del 7 de abril al 7 de mayo de 2022

También te puede interesar

BENE BERGADO: IRREVERSIBLE

Desde la consciencia de un momento histórico con muchos cambios por vivir, con un sistema productivo profundamente afectado por la transformación energética y tecnológica, la exposición de Bene Bergado en la Sala Alcalá 31...

Vista de la exposición "Obras, textos y reflexiones", de Guillermo Núñez, en Factoría Santa Rosa, Santiago de Chile, 2018. Cortesía de la galería

GUILLERMO NÚÑEZ: OBRAS, TEXTOS Y REFLEXIONES

Artista multifacético y complejo, Guillermo Núñez (Santiago de Chile, 1930) se ha desarrollado en distintos ámbitos de creación. La exhibición que presenta en Factoría Santa Rosa revela una faceta íntima, plasmada en gran parte...