Skip to content

ENGEL LEONARDO: BAHORUCO

La obra de Engel Leonardo (República Dominicana, 1977) suele basarse en investigaciones sobre la cultura antillana, las tradiciones artesanales y la arquitectura moderna tropical y caribeña, historias reprimidas por la modernidad, y la transmisión del conocimiento indígena y africano a través de objetos generalmente vistos como artesanales, folclóricos o etnográficos.

Basado en procesos de investigación sobre las técnicas artesanales que se desarrollan en distintas zonas de su país, sus objetos y esculturas dan cuenta de los aspectos formales característicos y también de la idiosincrasia de la cultura dominicana.

Su actual exposición en formatocomodo, titulada Bahoruco, gira en torno a tres ejes conceptuales y de estudio: Territorios, Espiritualidades y Ecosistemas del Caribe y las Antillas como espacios de resistencia al colonialismo, la modernidad y el capitalismo.

Engel Leonardo, Bahoruco (ladera sur), 2022, barro, hierro y agua de manantial azufrado del lago Guarocuya, 152 x 63 x 60 cm. Cortesía: FormatoComodo
Engel Leonardo, Bahoruco (ladera sur), 2022, barro, hierro y agua sagrada de Liborio, 152 x 63 x 60 cm. Cortesía: FormatoComodo

Territorios, por un lado, refiere a contextos físicos e históricos, a los bosques y los montes que alojaron las primeras rebeliones afro-indígenas de Abya Yala -o América- contra el poder colonial, con sus conucos, bateyes y manieles como fuerzas de resistencia y alternativas de vida a lo hegemónico.

Por otra parte, las Espiritualidades caribeñas y afro-atlánticas -la santería, el vudú haitiano y dominicano- son vistas por el artista como alternativas a los dogmas del cristianismo europeo. Estas plantean una nueva religión, sin Iglesias, sin paredes ni muros, flexible, que se adapta regionalmente, que está estrechamente vinculada a la naturaleza, que sincretiza ideas distintas y transforma las persecuciones y contradicciones en potencial liberador.

Por último, los Ecosistemas reclaman sus derechos a existir y se resisten a las ideas racionalistas y totalizadoras de la modernidad y a las lógicas del capitalismo extractivista.

Engel Leonardo, Bahoruco, 2022 (Ladera sur), barro, hierro, esmalte, guano y granos de San Juan. Cortesía: fomatocomodo

Esta exposición, la segunda individual del artista en España, parte de una serie de viajes de investigación y peregrinación que tiene como eje principal la Sierra de Bahoruco, sitio de primeras e importantes rebeliones indígenas y africanas contra el poder colonial español en América. Para Leonardo, la Sierra, y su entorno, constituyen un cuerpo sagrado, en donde sus accidentes y volúmenes, su historia, temporalidades, memoria y ecosistemas emanan energía y sabiduría ancestral y natural.

La Sierra de Bahoruco representa el extremo oriental de la cordillera sumergida que parte de la América Central, pasa por Jamaica, cruza el Canal del Viento y emerge en Haití, formando los Massif de la Hotte y Massif de La Selle; este último, al pasar a la República Dominicana, se le conoce con el nombre de Sierra de Bahoruco. El artista entiende estos territorios como entidades enlazadoras de la isla compartida por ambos países, como las energías de ambos pueblos.

“Las revoluciones y rebeliones de la isla desde los primeros años de la colonia hasta la revolución haitiana y las luchas revolucionarias del siglo veinte contra el nuevo poder colonial en América están conectadas a los montes, a la espiritualidad afro-indígena de la resistencia”, señala.

Engel Leonardo, Higüeros, 2022, hierro, esmalte e higüeros de Mata los Indios, dimensiones variables. Cortesía: Formatocomodo

La exposición está conformada por una serie de objetos y pinturas que dan testimonio de estas experiencias a través de la incorporación de elementos de origen botánico, animal y mineral que el artista ha ido recolectando a lo largo de los dos últimos años. Estos dispositivos, artefactos y máquinas para la transmisión de conocimientos ancestrales de la isla son una manera de entrar en contacto con fuerzas y energías: el nam presente en las piedras, en las hojas, raíces y ramas de las plantas; la tierra extraída por un solenodonte mientras se alimenta de larvas; el agua de manantiales y espacios rituales; la resina y los frutos del copey; las sonoridades del lambí, los tuatua del gagá y la canoíta de los congos; las fibras de hojas de palma, las ceibas y un trozo de guaconejo perfumado.

Estos trabajos están a su vez inspirados en la arquitectura y cultura material y ritual afro-indígena de la región. Así, se presentan objetos compuestos que se plantean como columnas o elementos arquitectónicos, contenedores, platos, quemadores, pedestales y vasijas con varas como antenas transmisoras integradas, inspiradas en formas y símbolos africanos e indígenas de la isla y las Antillas.

Engel Leonardo, Maniel, 2022, hierro, esmalte y casabe, 94 x 82 x 35 cm. Cortesía: FormatoComodo

“Estos elementos recolectados en estos recorridos y rituales activan energía y fuerzas ancestrales de seres vivos, físicos y espirituales, de pueblos originarios y fugitivos, de luases y orishas. Son máquinas cargadas con tecnologías y energías ancestrales para continuar resistiendo los últimos embates del poder colonial en el momento actual. Herramientas para imaginar nuevas sociedades, nuevos futuros no coloniales”, señala Leonardo.

“Nunca fuimos criollos ni europeos, fuimos cimarrones e indígenas, despojados de sus tierras y casi despojados de su cultura y de sus creencias. Hoy seguimos reencontrándonos con nuestro verdadero ser y nuestra esencia. Con nuestra ancestralidad, no tenemos 530 años, somos milenarios. Somos mujeres y hombres del monte, mujeres y hombres del futuro. Si una vez lo blanco europeo logró imponerse como la única experiencia y estrategia deseable, replicable, imitable, hoy podemos, a través de la comprensión de nuestra experiencia negra e indígena, proponer alternativas para la utilización de nuevas tecnologías y estrategias de convivencia, supervivencia y bienestar, nuevas formas de relacionarnos con otros seres y con el planeta. Nuevas formas de organización política, social y ecológica”, concluye.

Engel Leonardo, Tuatuá, 2022, hierro, hojalata, esmalte y lechoza. Cortesía: Formatocomodo

ENGEL LEONARDO: BAHORUCO

Formatocomodo, C. de Lope de Vega, 5, Madrid, España

Del 18 de febrero al 12 de mayo de 2022

También te puede interesar

MARCELA CÁRDENAS: RHIPSALIS

La observación de la naturaleza, la hibridación entre sus reinos principales y la experimentación con la materia son elementos comunes en el trabajo de Marcela Cárdenas (Medellín, 1973). En su más reciente proyecto, "Rhipsalis",...

ES MUCHO MÁS FÁCIL LIDIAR CON EL INFINITO

"Flotación y Destrucción", de Alejandro Leonhardt, generó un momento en el tiempo, mostrándonos que no solo los humanos tenemos la habilidad mágica de imponer significado y temporalidad a las cosas: las cosas pueden tener...

DIEGO BIANCHI. LA NECESIDAD DE NO SABER

[...] Me interesa mucho trabajar en el nivel perceptivo y en el nivel físico también, que los cuerpos entiendan cosas, y que el arte no se reduzca a un proceso mental, sino que los...