Skip to content

ANTONIO PICHILLÁ: PAJCH’UN Q’IIN, XAMALIL K’IN KIROONEEM SOLOONEEM

Por Cecilia Fajardo-Hill


Trato de llevar lo privado a lo público, lo oculto y revelarlo; llevar un pedazo de la imposibilidad de la materia cargada de profunda presencia energética que marca el tiempo. La especificidad que trae del pasado y el presente, un testimonio.

Antonio Pichillá Quiacaín


Antonio Pichillá Quiacaín es un artista contemporáneo Maya Tz’utujil, nacido en 1982 en San Pedro La Laguna, Sololá, y quien vive y trabaja en el Lago Atitlán. Su obra se caracteriza por ser un arte experimental y multidisciplinario, cuyo eje central es una abstracción basada en la performatividad y activación del sujeto y la cultura Maya Tz’utujil, enraizada en el paisaje –cultural, humano y físico– del Lago Atitlán y en la actualización del pasado ancestral en el presente.

Esta exhibición antológica recoge más de quince años de producción artística entre el 2005 y la actualidad y está estructurada en diferentes temáticas o series que Pichillá ha realizado a lo largo de los años, muchas veces trabajándolas de forma simultánea: B’atz’/Nudos, 2005-2021; Arqueología contemporánea, 2010-2019; Kukulkan, 2010-2021; Abuelo, 2014-2020; Abuela, 2016-2020; Toj/ofrenda, 2014-2021; Golpes y sanación, 2014-2020; Cuatro elementos, 2016-2020; Espantapájaro, 2017-2021 y Espantahumano, 2019-2021.

Algunos trabajos no pertenecen a una serie como tal, pero pueden entenderse dentro de una visión holística de la obra de Pichillá, en la cual se reiteran ciertos elementos, materiales y conceptos, tales como los textiles, la piedra, el nudo, los cuatro colores del maíz (rojo, negro, amarillo y blanco), el calendario Maya y la relación con lo oculto y la sanación, en un trabajo que funde el arte con la espiritualidad desde la performatividad conceptual y espiritual de la materia y la energía.

Vista de la exposición «Pajch’un Q’iin, Xamalil K’in Kirooneem Solooneem (Entre Hilos, Cuerpo y Sanación)», de Antonio Pichillá Quiacaín, en La Nueva Fábrica, La Antigua Guatemala, 2022. Foto: René de Carufel
Vista de la exposición «Pajch’un Q’iin, Xamalil K’in Kirooneem Solooneem (Entre Hilos, Cuerpo y Sanación)», de Antonio Pichillá Quiacaín, en La Nueva Fábrica, La Antigua Guatemala, 2022. Foto: René de Carufel
Vista de la exposición «Pajch’un Q’iin, Xamalil K’in Kirooneem Solooneem (Entre Hilos, Cuerpo y Sanación)», de Antonio Pichillá Quiacaín, en La Nueva Fábrica, La Antigua Guatemala, 2022. Foto: René de Carufel
Vista de la exposición «Pajch’un Q’iin, Xamalil K’in Kirooneem Solooneem (Entre Hilos, Cuerpo y Sanación)», de Antonio Pichillá Quiacaín, en La Nueva Fábrica, La Antigua Guatemala, 2022. Foto: René de Carufel

Pichillá es egresado de la Escuela Nacional de Artes Plásticas, Rafael Rodríguez Padilla, Guatemala (1999-2003), donde recibió una formación artística convencional a excepción de las clases del artista Roberto Cabrera (Guatemala, 1939-2014), quien no solo promovió que el arte contemporáneo se fundamente en investigación, el conceptualismo, y la interdisciplinariedad, sino en el arte y la cultura local e indígena. Cabrera, uno de los fundadores del Grupo Vértebra, reconoció que Antonio tenía un acceso único como Maya

Tz’utujil a su propia cultura y que su obra necesitaba estar conectada a sus raíces, a la vez que al arte contemporáneo de Guatemala y del mundo. Él acompañó a Cabrera a realizar trabajo de campo a la cofradía de Santa Cruz donde se encuentra la imagen de Ri’jlaj Maam (Maximón), y a la cofradía de San Martín en Santiago Atitlán. Esta modalidad investigativa de trabajo de campo es clave todavía hoy para Pichillá.

Para entender su obra y evitar una lectura reductiva de su arte como característico de una idea general o ilustrativa de la cultura Maya o indígena, es importante explicar que en ningún idioma Maya existe la palabra arte y, según el artista, “la palabra que más se acerca es xajaan (lo sagrado)”.

Vista de la exposición «Pajch’un Q’iin, Xamalil K’in Kirooneem Solooneem (Entre Hilos, Cuerpo y Sanación)», de Antonio Pichillá Quiacaín, en La Nueva Fábrica, La Antigua Guatemala, 2022. Foto: René de Carufel
Vista de la exposición «Pajch’un Q’iin, Xamalil K’in Kirooneem Solooneem (Entre Hilos, Cuerpo y Sanación)», de Antonio Pichillá Quiacaín, en La Nueva Fábrica, La Antigua Guatemala, 2022. Foto: René de Carufel
Vista de la exposición «Pajch’un Q’iin, Xamalil K’in Kirooneem Solooneem (Entre Hilos, Cuerpo y Sanación)», de Antonio Pichillá Quiacaín, en La Nueva Fábrica, La Antigua Guatemala, 2022. Foto: René de Carufel

Pichillá es un artista contemporáneo Maya Tz’utujil y su arte funciona simultáneamente dentro de la identidad colectiva y comunitaria de su cultura ancestral, pero a la vez se ubica en el ámbito de la creación artística conceptual, una noción que no existe en su cultura. Su posición como artista nace en el cruce del acto creativo y su compromiso dentro de su comunidad y su cultura. Su arte no está suscrito por la noción occidental del individualismo y la autonomía del arte, sino desde una dialogicidad situada de crear obras cuya multiplicidad no es reducible y cuyos “significados (están) cargados de profunda presencia energética que marca el tiempo”. Esta energía representa la pervivencia y reivindicación de la cultura, humanidad y espiritualidad Maya, a través de la actualización del pasado en el presente y el futuro. Su hilo conductor es la materialización de la energía de lo sagrado.

La relación con lo oculto y la sanación en el arte de Pichillá se activa desde la performatividad conceptual y espiritual, la materia y la energía. En ocasiones se manifiesta por medio de la presencia del artista, como en Cordón umbilical (2021), Tejer el paisaje (2020) y Golpes y Sanación (2018). Sin embargo, lo performativo está presente en la materialidad procesual detoda su obra, bien sea por la acción de tejer un textil, quemar velas, realizar ofrendas, recoger y reciclar materiales en el paisaje, o activar objetos existentes en nuevos contextos. Su arte propone revelar desde el cuerpo lo oculto en la imposibilidad de la materia.

Vista de la exposición «Pajch’un Q’iin, Xamalil K’in Kirooneem Solooneem (Entre Hilos, Cuerpo y Sanación)», de Antonio Pichillá Quiacaín, en La Nueva Fábrica, La Antigua Guatemala, 2022. Foto: René de Carufel
Vista de la exposición «Pajch’un Q’iin, Xamalil K’in Kirooneem Solooneem (Entre Hilos, Cuerpo y Sanación)», de Antonio Pichillá Quiacaín, en La Nueva Fábrica, La Antigua Guatemala, 2022. Foto: René de Carufel

Pajch’un Q’iin, Xamalil K’in Kirooneem Solooneem (Entre Hilos, Cuerpo y Sanación), de Antonio Pichillá Quiacaín, se puede visitar del 29 de enero al 29 de mayo de 2022 en La Nueva Fábrica, ubicada en el Callejón Contreras, sobre la Plaza Central de Santa Ana en La Antigua Guatemala.

También te puede interesar

Werken, de Bernardo Oyarzún, 2017. Vista del Pabellón de Chile en la 57° Bienal de Venecia. Foto: Daniela Aravena Jordán

CONSTELACIONES. ARTE CONTEMPORÁNEO INDÍGENA DESDE AMÉRICA

Entre el 12 y 30 de octubre de 2020 se realizó el programa digital "Constelaciones. Arte contemporáneo indígena desde América", organizado por Hyundai Tate Research Centre: Transnational y el Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC),...

CONVOCATORIA: RESIDENCIAS LA NUEVA FÁBRICA, GUATEMALA

El programa de residencia de La Nueva Fábrica reúne a artistas, curadores y gestores culturales emergentes y establecidos para reflexionar, investigar, dialogar, crear y compartir entre disciplinas. El programa 2022-2023 ofrece cinco residencias.