Skip to content

VOLVER AL FUTURO. UP: 50 AÑOS (1970 – 2020)

Por Antonio Urrutia Luxoro | Curador

La única posibilidad de reparar el presente, es en el pasado.

E.B.

Resulta difícil proyectar imágenes del futuro sin consignar un horizonte distópico, o sostener el agotamiento del presente en una secuencia interminable de crisis irresolutas, sin mejor desenlace que la repetición del mismo estado de perplejidad. Los ecos de una posible utopía resuenan tan lejanos e inverosímiles, que a la distancia se oyen tan difusos como tirados de las mechas; parecen presagios imposibles de acontecer. Menos aquí mismo, ni hablar de ahora. Eso, si se sigue al pie de la letra el orden histérico del relato histórico que ofrece la herencia tácita del fin de las utopías. Mas no si escarbamos medio siglo atrás, aquí mismo como si fuera ahora mismo. En el pasado reciente de esta larga, angosta, y aparentemente insignificante faja de tierra con vista al mar.

El futuro es cosa del pasado. Aquí, alrededor del tiempo de la Unidad Popular, aconteció la posibilidad de un futuro utópico que no alcanzó a llevarse a cabo del todo. Durante los mil días de la UP, se intentó realizar una serie de proyectos de modernización sumamente adelantados a las expectativas de su época, con el propósito de trazar un horizonte nuevo, pluralista, democrático y participativo, en el que por fin se superara la condena al subdesarrollo. Por primera vez en su historia republicana, el pueblo de Chile gozaría de plena autonomía. Sin embargo, dichos proyectos quedaron incompletos –quizás inconclusos, aún podrían realizarse– debido a su interrupción abrupta producida por el Golpe de Estado, que trajo consigo un giro desde el moderno Estado de bienestar a la actual soberanía del capital.

Pangui, Los cimientos de la Memoria, 2021, instalación, dimensiones variables. Cortesía de la artista
Pangui, Los cimientos de la Memoria, 2021, instalación, dimensiones variables. Cortesía de la artista
Julio Chávez, Ya no basta con marchar, 2021, instalación y video-performance. Cortesía del artista
Julio Chávez, Ya no basta con marchar, 2021, instalación y video-performance. Cortesía del artista

Julio Chávez, Pangui, Tatiana Julio, George Lee V. y Catalina Rozas abren ese futuro utópico extraviado en el pasado, al revisitar archivos de época que documentan la existencia de cinco proyectos de modernización interrumpidos que se plantearon en el gobierno de la UP, o bien, fueron ideados en su antesala inmediata en el contexto de la reforma universitaria. La ENU (Escuela Nacional Unificada); el proyecto arquitectónico que albergaría a la Facultad de Artes de la Universidad de Chile; el proyecto SYNCO (Sistema de Información y Control); la última etapa del Cine Experimental de la U. de Chile; y el prototipo automotriz del Citroën Yagán, son actualizados a través de instalación, video y performance, al procesar tecno-barrocamente sus archivos en medio del actual proceso de crisis institucional que vislumbra el posible ocaso de la razón neoliberal impuesta a la fuerza (misma razón instrumental que intentó borrar del mapa el advenimiento de la utopía).  

Marx propuso –a raíz de un pensamiento formulado por Hegel– que todos los grandes hechos y personajes de la historia aparecen dos veces: primero como tragedia, y luego como farsa (una breve pieza teatral que ridiculiza las patéticas costumbres humanas). La sabiduría popular cinematográfica se ha encargado de señalar que generalmente las segundas partes son deficientes respecto a las primeras. Si el relato épico de la UP tuvo su tragedia en el Golpe, ¿sería posible el anacronismo de su repetición, en otra ficción política, sin caer en el patetismo épico de una miserable farsa? 

Catalina Rozas, Por donde pase el hombre libre, 2021, video. Cortesía de la artista
George Lee V., La imagen de un movimiento, reconstitución de obra, dimensiones variables.
George Lee V., La imagen de un movimiento, reconstitución de obra, dimensiones variables.
Tatiana Julio, Ensayo n° 9.7.1, 2021, instalación, 200 x 172 x 143 cm. Cortesía de la artista

Volver al futuro. UP: 50 años (1970-2020), se presentó entre noviembre y diciembre de 2021 en la galería Nemesio Antúnez de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE). El proyecto fue financiado gracias al Fondo Estímulo para proyectos académicos de postgrado del Departamento de Postgrado y Postítulo de la Universidad de Chile.

También te puede interesar

Rodrigo Lobos:memorias del Subsuelo

Memorias del Subsuelo, la muestra que presenta Rodrigo Lobos en Die Ecke a partir del próximo 15 de noviembre, se estructura en torno a las nociones de interioridad y localización. Ambos conceptos, que no…

ALEJANDRO LEONHARDT: ALGUIEN, NADIE, CUALQUIERA

La serie de Alejandro Leonhardt (Pto. Varas, Chile, 1985) titulada "Junta de Vecinos" es un trabajo que se viene desarrollando desde hace casi una década. Los materiales de la que se compone proceden de...