Skip to content

ÁNIMA & TODOS SOMOS UNO. DOS MUESTRAS DE AMALIA VALDÉS EN BERLÍN

Amalia Valdés (Santiago de Chile, 1981) trabaja con la abstracción geométrica utilizando patrones específicos que dan testimonio de símbolos sagrados presentes en diversas culturas ancestrales. Esta aproximación se hace evidente en sus dos últimas exposiciones individuales en Berlín, ciudad en la que reside la artista.

En Todos somos uno/Und alle sind wir eins, su primera muestra individual en Berlín, que tuvo lugar en mommsen35 entre junio y agosto de este año, Valdés buscaba enfrentar al público alemán a un imaginario ancestral andino, a través de una pieza compuesta por 49 módulos de láminas de corcho que se mantenían suspendidas en el espacio, recreando una Wiphala.

La Wiphala es una bandera cuadrada que contiene por partes iguales los siete colores del arcoíris. El armónico emblema expresa unidad y es compartido por varias culturas de Sudamérica. Este símbolo es mucho más que una bandera, es la representación de la filosofía andina, que constituye un todo mediante espacio, tiempo y energía. De este modo, el proyecto reconoce la filosofía de los pueblos originarios latinoamericanos como una ideología vital y esencial, que nos reconecta con el origen del cosmos.

En cada uno de los módulos de esta bandera está representado un “Guñelve”, estrella de ocho puntas similar a la tartésica y que forma parte importante de la iconografía Mapuche. Esta estrella, además, se habría utilizado para diseñar la primera bandera de Chile, representando la combinación de las tradiciones europeas e indígenas, unidas. Por el reverso, se pueden ver 49 pares de ojos abiertos que nos hablan de un pueblo vivo y atento. Señalan una cultura presente, colectiva y unida en la diversidad geográfica de los Andes.

En el suelo del espacio se improvisa una alfombra con motivos geométricos recurrentes en telares andinos. Ésta recibe a la Wiphala para contenerla, enaltecerla y acogerla en este nuevo lugar, generando un cruce entre lo que encontramos arriba y abajo y conectándonos de manera natural con el cielo y con la tierra.

Vista de la exposición «Todos somos uno/Und alle sind wir eins», de Amalia Valdés, en mommsen35, Berlín. Foto cortesía de la artista
Vista de la exposición «Todos somos uno/Und alle sind wir eins», de Amalia Valdés, en mommsen35, Berlín. Foto cortesía de la artista

En Ánima, la segunda exhibición individual de Valdés en Berlín (Anahita Contemporary), la artista instala objetos realizados con placas de acero, pinturas sobre corcho, dibujos en papel milimetrado y una escultura o tótem que combina piezas ensambladas a partir de aluminio, bronce y cerámica.

Sus pinturas o relieves en acero se ven influenciados por el espacio-tiempo, ya que dependen de la luz y de quién habite el espacio circundante. Tres objetos móviles cuelgan rítmicamente en el lugar, mientras que otros van directamente al muro, obras interactivas que juegan con el contraste entre los patrones geométricos y el material reflectante. La artista llama a estos trabajos Soul Collectors, ya que actúan como recolectores de una parte del alma de quien se ve reflejado en ellos.

Paralelamente encontramos tres pinturas de carácter etéreo elaboradas sobre láminas de corcho. Colores planos y transparentes se entrelazan con la sutileza del material orgánico y diferentes símbolos.

Por último, una serie de dibujos en papel milimetrado nos recuerda figuras místicas inspiradas en avatares o entelequias sacadas del inconsciente o de tiempos lejanos y desconocidos.

El resultado es una combinación de presente y pasado, dibujos a lápiz en diálogo con obras tecnológicamente complejas, donde la artista trabaja mediante un orden establecido por cuadrículas autoimpuestas y el goce de crear a través del juego y la intuición. En Ánima vemos cómo la obra de Valdés es el resultado de un crisol de diferentes influencias culturales que combinan técnicas variadas y que evidencian, al mismo tiempo, su inquieto proceso creativo.

Vista de la exposición “Ánima”, de Amalia Valdés, en Anahita Contemporary, Berlín, 2021. Foto: Roman März
Vista de la exposición “Ánima”, de Amalia Valdés, en Anahita Contemporary, Berlín, 2021. Foto: Roman März
Vista de la exposición “Ánima”, de Amalia Valdés, en Anahita Contemporary, Berlín, 2021. Foto: Roman März
Vista de la exposición “Ánima”, de Amalia Valdés, en Anahita Contemporary, Berlín, 2021. Foto: Roman März
Vista de la exposición “Ánima”, de Amalia Valdés, en Anahita Contemporary, Berlín, 2021. Foto: Roman März

ÁNIMA

Anahita Contemporary, Schlüterstrasse 14, Berlín.

Del 7 de septiembre al 23 de octubre de 2021

*

TODOS SOMOS UNO / UND ALLE SIND WIR EINS

mommsen35, Mommsenstrasse 35, Berlín

Del 12 de junio al 28 de agosto de 2021

También te puede interesar

Magdalena Fernández, 3i019, 2019, instalación en sitio específico. cordón, esferas de hierro y tubos de aluminio pintados de blanco. Producción del Museo Amparo en colaboración con la artista. Foto: Fernando Montiel Klint

MAGDALENA FERNÁNDEZ GANA EL PRESTIGIOSO PREMIO CODA

La artista venezolana Magdalena Fernández (Caracas, 1964) recibió el CODAawards Merit Award, en la Categoría Institucional, por su obra site-specific "3i019", instalada en el Museo Amparo de México en el año 2019. Los premios...

LUCÍA PIZZANI: DESCENSO

Descenso es la primera exposición individual de Lucía Pizzani en House of Egorn y presenta un nuevo cuerpo de trabajo que una vez más entremezcla referencias del mundo natural con narrativas históricas y culturales,...