Skip to content

NANI CÁRDENAS | MICAELA ALJOVÍN: FORMAS DE HABITAR

La casa deja de ser un concepto. Hay que habitarla de la manera que sea posible, conviviendo las 24 horas del día con todos los seres que esta aloja. Si no existe hay que construirla —aunque sea precariamente— para poder sobrevivir. Las labores se suspenden días, semanas, meses. El miedo paraliza. Se inventan rituales con el propósito de continuar. Hay quienes se obligan a adquirir nuevas prácticas y rutinas. Algunas personas aprenden a hacer pan, otras —con suerte— a comer una vez al día. La cuarentena es obligatoria para todos, pero no todos tienen las mismas obligaciones. La desigualdad es protagonista de esta pandemia.

Cuando en febrero del 2020 Nani Cárdenas y Micaela Aljovín me invitaron a curar la muestra bipersonal de Andamio, ambas estaban deseosas por abordar el concepto ‘casa’. Nadie imaginó que un mes después la OMS declararía la pandemia por la Covid-19 y el Perú se declararía en estado de emergencia nacional y aislamiento social obligatorio. La incertidumbre se alojó en todos los rincones. Los intereses de las artistas mutaron de acuerdo a las necesidades y pulsiones que surgieron en el encierro, en el reencuentro tanto con el espacio como consigo mismas. Había más preguntas que respuestas, las sigue habiendo.

Formas de habitar es el resultado del ejercicio de diálogo e intercambio que durante meses nos propusimos realizar con el objetivo de responder algunas de las tantas preguntas que surgieron en el camino. Las posibles respuestas cobraron materialidad en manos de las artistas.

Vista de la exposición “Formas de habitar”, de Nani Cárdenas y Micaela Aljovín, en Galería Forum, Lima, 2021. Cortesía de las artistas y la galería
Vista de la exposición “Formas de habitar”, de Nani Cárdenas y Micaela Aljovín, en Galería Forum, Lima, 2021. Cortesía de las artistas y la galería

Nani Cárdenas presenta una variedad de capas de piel que —a manera de símbolos— se tornan excusas para iniciar una diatriba de las necesidades, los miedos, el vacío y la posibilidad. La artista se vale de la pintura y la escultura para tejer piezas que emulan portales que remiten a la casa. En este juego de la representación establece una serie de códigos dados por formas y colores con los cuales sugiere al visitante reconocer puertas, ventanas y cuerpos, que penden flotantes en el espacio de la galería.

La reproducción en serie de estos elementos evoca una vuelta al origen  —aunque el original sea inexistente— en el afán de (re)encontrarse con lo primitivo que anida dentro de uno mismo y que se proyecta en el afuera. Cárdenas los denominará “Puertas”, “Ventanas” y “Yesos”. El resultado será un despliegue de puertas encendidas que se abren y se cierran; ventanas oscuras que se proyectan al infinito; y cuerpos en movimiento. Siendo el yeso uno de los materiales primarios para la escultura —en tanto remite a la antigüedad— y con el cual se crea moldes o piezas a través de la técnica del vaciado, no es casual que la artista dote con este nombre a lo que concibe como cuerpo. Así, expone tres piezas tejidas en las que la rafia blanca forma una trama con la urdimbre compuesta por hilos de cobre y bronce, y en las que la rafia negra se inmiscuye —a manera de subtextos, hasta ocupar ciertas zonas que, incluso, podrían insinuar la forma humana—.

A través del tejido con rafia, cobre y bronce, Nani Cárdenas procura sumergir al espectador en la intensidad del color (rojo, negro y blanco) y en el trazo primigenio que se anuda en el afán de ser cuerpo, masa, profundidad. El tejido —como piel— expone zonas donde los materiales se contraen y se distienden, permitiendo que la luz atraviese los espacios porosos. Así, las sombras de los cuerpos escultóricos dispuestos en series se proyectan en el espacio expositivo recordando que se es luz y oscuridad.

Entablando diálogo con la reproducción, Micaela Aljovín presenta una pieza matriz —en forma de andamio— que será la base para la construcción de un discurso que revela la fragilidad y pone en crisis lo aparentemente sólido. En una puesta en escena que rememora los módulos con que se jugaba en la infancia: cinco columnas dispuestas simétricamente en el espacio expositivo simulan emerger desde el suelo atravesando el techo. Su apariencia genera la ilusión óptica de ser estructuras seguras y resistentes, que soportan tanto la galería como el edificio que se erige por encima de esta. Sin embargo, el volumen, consistencia y flexibilidad del material que compone cada una de las piezas que se engastan para levantar las columnas evidencian su fragilidad, exponiendo el artificio y la posibilidad de fractura.

Contemplando estas probables fisuras, Aljovín se propone estudiar el objeto desde todos sus ángulos en búsqueda de certezas. Sin perder su carácter lúdico, se vale de un módulo —que no es otro que la reproducción de la pieza matriz a escala menor— para registrar la proyección de su sombra en movimiento. El resultado es una serie de 30 serigrafías que exponen, por un lado, la imposibilidad de construir una estructura superior desde el individualismo; y por otro, cómo un movimiento —por más simple que parezca— puede cambiar la perspectiva tanto del objeto como de quien lo observa. Por ello, la disposición lineal de la serie serigráfica en la pared demanda, a su vez, el desplazamiento del espectador como metáfora de la construcción del espacio.

Vista de la exposición “Formas de habitar”, de Nani Cárdenas y Micaela Aljovín, en Galería Forum, Lima, 2021. Cortesía de las artistas y la galería
Vista de la exposición “Formas de habitar”, de Nani Cárdenas y Micaela Aljovín, en Galería Forum, Lima, 2021. Cortesía de las artistas y la galería

Finalmente, la artista dispone una mesa donde presenta 18 módulos para ser manipulados por el público, con el único fin de que el juego les permita imaginar y construir diversas formas. Así, “Columnas”, “Módulos” y “Sombras” configuran un manifiesto, a través del cual Micaela Aljovín cuestiona no solo las estructuras heredadas, aprendidas, adquiridas y/o impuestas a lo largo de los años, sino las posibilidades de generar vínculos.

La repetición constante en ambas propuestas conduce a pensar en el simulacro como una necesidad de reafirmar el cuerpo-obra-de-arte que habita el espacio expositivo: esto es un cuerpo y ocupa un lugar en el espacio. A su vez, el simulacro conduce a pensar en lo símil, dado que los objetos expuestos aparentan ser algo que no necesariamente son, pero que por sus formas se vuelven reconocibles ante la mirada del espectador. Así, el mecanismo de simulación termina por configurar el punto de encuentro de las propuestas de Nani Cárdenas y Micaela Aljovín. Mientras una reproduce portales que remiten a la casa —en el intento de construir memoria e identidad—, la otra reproduce piezas en serie que evidencian las dificultades que enfrenta la sociedad para construir un proyecto colectivo dada la fragilidad de las estructuras que la sostienen.

Formas de habitar abre una serie de reflexiones en torno a la memoria, la identidad, los espacios ocupados, las estructuras que nos sostienen, así como la posibilidad de construir un proyecto en común; sea una casa, sea un país. De esta manera, acerca dos miradas contrapuestas y complementarias que sugieren ver a través de, intuir entre sombras preguntas o respuestas, acaso un camino, un nuevo espacio o formas de habitar.


Formas de habitar, de Nani Cárdenas y Micaela Aljovín, se presenta del 28 de abril al 26 de junio de 2021 en Galeria Forum (Larco 1150 – sótano, Miraflores, Lima, Perú). Curada por Luisa Fernanda Lindo.

Luisa Fernanda Lindo

Lima, 1979. Curadora, escritora y trabajadora del arte. Licenciada en Letras por la Universidad de Buenos Aires (Argentina) y Magíster en Estudios Curatoriales por la Universidad de Navarra (España). Ha obtenido diversas becas y residencias, como la Beca de Posgrado de Fundación Carolina 2018–2019; Beca a la Excelencia de Programas Especiales para Artistas de AMEXCID/SRE (México, 2015); Beca de Residencia Artística de SEGIB y Casa de Velásquez (Madrid, 2015); entre otras. Es directora y curadora de SUERO, espacio temporal para la reflexión, creación y exhibición de arte contemporáneo.

Más publicaciones

También te puede interesar

Still de video de "Zonas crepusculares", de Catalina González, 2021. Cortesía de la artista y Suero

CATALINA GONZÁLEZ: ZONAS CREPUSCULARES

“Zonas crepusculares” comprende nueve videos que –a manera de collage– se presentan como portales a una realidad otra en donde la naturaleza domesticada se halla en cautiverio. El paisaje contemporáneo se exhibe desde la...

Florence Goupil, El espíritu del matico, 2020, impresión por inyección de tinta sobre papel de algodón, 60 x 87 cm. Cortesía: Galería del Paseo

LA POSIBILIDAD DE LO COMÚN

“La posibilidad de lo común” se concibe como una muestra colectiva que —dividida en cuatro tiempos— propone abrir reflexiones en torno a la identidad desde diversas aristas, como las relaciones familiares, la historia como...

VIDEO-ENTREVISTA: NATALIA IGUIÑEZ

El trabajo de Natalia Iguiñiz (Lima, 1973) se ha caracterizado por responder a problemáticas urgentes que la atraviesan como mujer y ciudadana, estableciendo diálogos, alianzas y colaboraciones con colectivos y organizaciones sociales. En esta...