Skip to content

EMERGE. ARTE CONTEMPORÁNEO DEL PUERTO

Buscando descentralizar el circuito expositivo del eje de Santiago, el curador Felipe Forteza y el artista Juvenal Barría han organizado en la Secret Gallery la exposición Emerge. Arte Contemporáneo del Puerto, que reúne a 14 artistas de diversas trayectorias, generaciones y temáticas provenientes de la ciudad-puerto de Valparaíso.

El título de la muestra, Emerge, busca trazar un paralelismo entre la condición de emergente de muchos de estos artistas y aquella del espacio mismo, que desde hace un par de años viene desarrollando proyectos en los que conviven arte, gastronomía, arquitectura, botánica y diseño en los espacios del complejo CV Galería.

Vista de la exposición "Emerge. Arte Contemporáneo del Puerto", en Secret Gallery, CV Galería, Santiago de Chile, 2021
«Emerge. Arte Contemporáneo del Puerto», en Secret Gallery/CV Galería, Santiago, 2021
Vista de la exposición "Emerge. Arte Contemporáneo del Puerto", en Secret Gallery, CV Galería, Santiago de Chile, 2021
«Emerge. Arte Contemporáneo del Puerto», en Secret Gallery/CV Galería, Santiago, 2021

Ana Blanchard, Carolina Agüero, César González, Coti Dörr, Danila Ilabaca, Danny Reveco, Editorial PLO, Felipe Robles, Gabriel Holzapfel, Javiera Ovalle, Joaquín Rodríguez, José Pemjean, Juvenal Barría y Paula López Droguett levantan obras desde lo que ellos denominan el borde, o “la región”. En ese ejercicio desde el borde, hacia lo que definen como el centro, o “la capital”, visibilizan sus prácticas artísticas, “cuya fuerza radica en el ímpetu, la convicción y la certeza de que las variables territoriales no son barreras, sino oportunidades”, según escriben les curadores de la exposición.

“La riqueza y espontaneidad de sus obras nos permiten vislumbrar la aguda mirada de una generación que va más allá de la simple observación individual del mundo que los rodea, para proceder con deliberada osadía exponiendo escenarios diversos, propios de su desprejuiciada formación”, agregan.

Joaquín Rodríguez, de la serie «El patio», 80 x 80 cms. Fotografía en papel luster 260 gr. Ed: 5
Javiera Ovalle, Textisla, video-instalación, 2020. Cortesía de la artista

A través de diversos proyectos en torno a la idea del desplazamiento del lenguaje, Javiera Ovalle formula instancias de escritura colaborativa en la ciudad, buscando deconstruir los significados de las palabras en una interacción lúdica entre la forma y el contenido, siempre dialogando con el entorno. Su video Textisla muestra a una comunidad de pelícanos en la caleta Portales de Valparaíso, siendo alimentados (y así, domesticados) con restos que le ofrecen los pescadores de la zona. La artista va configurando palabras con estos pescados, que las aves van deglutiendo en un proceso cuasi antropofágico, estableciendo así una comunicación temporal interespecies.

En la serie de fotografías El patio, realizadas en película de formato medio, Joaquín Rodríguez habla sobre los límites difusos de las zonas de sacrificio y de nuestra propia experiencia como humanos habitando un territorio en vías de devastación ecológica. El proyecto nace por el afán documentalista de explorar la realidad en la que vive inmerso el artista, dentro de la macro-zona central de Chile, alejada de una sana regulación ambiental que resguarde la salud de los habitantes, y que ha sufrido por años la instalación de grandes complejos industriales orientados a la producción energética y minera para el sustento económico del país.

Carolina Agüero, de la serie 74 Nudos, foto-bordado. Cortesía de la artista
Ana Blanchard, Magullada, fotografía cortesía de la artista
Juvenal Barría, Ficciones Exteriores III N°37, 2018, fotografía vintage intervenida digitalmente, 73 x 110 cm. Ed: 1 + 1AP. Cortesía de le artiste e Isabel Croxatto Galería
Juvenal Barría, Ficciones Exteriores III N°37, 2018, fotografía vintage intervenida digitalmente, 73 x 110 cm. Ed: 1 + 1AP. Cortesía de le artiste e Isabel Croxatto Galería

A la fotógrafa Carolina Agüero le interesan temas de complejidad sociopolítica como la violencia de género, el lesbianismo, la transexualidad, los derechos humanos y la marginalidad, a partir de la observación de nuestra manera de relacionarnos con un otro, ya sea en el espacio público o en el privado. Abordando tales temáticas desde el respeto y la sensibilidad, crea foto-bordados donde mujeres que han sido abusadas o acosadas son protagonistas. Su serie 74 Nudos surgió a partir de la historia de Michell, una niña de 12 años que fue violada por su tío. En ella busca reflexionar sobre las relaciones entre la imagen y el sujeto que se posiciona al margen del canon social, así como sobre la violencia patriarcal que merma las libertades y atenta contra la vida de las mujeres.

El universo visual de la mujer es también explorado por Ana Blanchard, quien a través de foto-performances, el autorretrato y fotografías de objetos asociados al imaginario femenino construye relatos sobre una identidad empoderada en los que afloran la sexualidad y el erotismo, el matrimonio y la maternidad.

La identidad de género fluida y transgénero es abordada por el artista Juvenal Barría a través del performance y sus registros. Su obra está atravesada por su historia personal, su orientación sexual y origen étnico huilliche, así como por la teoría queer y nociones de decolonialidad. A través de un ejercicio catártico, Barría va compartiendo la experiencia del simulacro vivida desde varios puntos, partiendo desde el travestismo a lo trans como concepto visual, hasta la transformación como eje de declaración, transgresión y reflexión sobre las identidades y las construcciones sociales. Estas ficciones, simulaciones y escenarios construidos -en los que se cuela, La Martuca, una nana interpretada por le artiste- simbolizan un inconsciente colectivo sin posibilidad de error, heteronormado, patriarcal y hegémonico, que termina proponiendo otros recorridos por la “realidad” que perturben las formas sociales, reorganizando e insertando dicho “error”.

Habiendo nacido en las periferias de la ciudad, Danny Reveco asume una poética precaria y popular, resolviendo con lo que tenga a mano para habitar la contradicción de una identidad híbrida, en resistencia al extractivismo voraz que se cuela en todo ámbito de la vida. El artista piensa la calle como un espacio político en disputa, percibiendo al cuerpo como contenedor de historia y al ocultamiento de identidad como herramienta popular y mágica.

Así, en la acción ¿Te invité yo?, el artista realiza una operación encubierta y clandestina en la que extrae una gigantografía publicitaria para reemplazarla con un lienzo que lleva la frase ¿Te invité yo? y dibujos que conceptualizan las problemáticas que atraviesa Valparaíso. La frase hace referencia a la desafortunada pregunta hecha por el ex alcalde de la ciudad, Jorge Castro, a un poblador afectado por el incendio del año 2014: “¿Te invité yo a vivir aquí?”.

El poeta viñamarino Pablo Suazo, y su Editorial PLO (un Proyecto Literario Ordinario, una búsqueda por un arte común al prójimo), presenta una obra llamativa, irónica y cargada de humor negro, mientras que en No tocar, Gabriel Holzapfel propone también un ejercicio lúdico a través de la contradicción imagen/concepto, al colocar espinas en el mango de un hacha. Holzapfel piensa el arte como un amplificador del lenguaje y las comunicaciones, como un lugar de encuentro o un punto de comunión desde donde proponer lecturas distintas sobre los procesos sociales, los fenómenos culturales y la historia reciente. Su obra mantiene un fuerte vínculo poético con perspectiva crítica, marcada por el humor y la ironía.

Editorial Plo, Con los años que me quedan, homenaje a Gloria Estefan. Cortesía del artista y Editorial Plo
Gabriel Holzapfel, No tocar, 2018. Hacha de mano, espinas y tronco de mañío pulido y barnizado, 30 x 30 x 50 cm. Edición de 3 + 1PA. Cortesía del artista

Para les curadores de Emerge, es imposible desconocer que entre “el centro y el borde” existe una ruptura cultural, creada por nuestra propia idiosincrasia y la imposibilidad actual de unir los extremos.

“Lo que sí podemos aseverar es que los trabajos que presentan estos artistas son el fiel reflejo de las posibilidades que ofrece el arte contemporáneo, sin importar donde se genere. Su imaginario y lo que se podría considerar arte del puerto, observa discursividades y estéticas que nos muestran problemáticas y temáticas que bordean lo local y se insertan en lo global, fenómeno propio de nuestro tiempo, generado por la gran cantidad de estímulos visuales que nos influencian diariamente, sean reales o virtuales, pero con el virtuosismo que provoca precisamente vivir fuera ‘del centro’, permitiendo a estos creadores incorporar el territorio al que pertenecen en sus trabajos”.


EMERGE. ARTE CONTEMPORÁNEO DEL PUERTO

Secret Gallery (Nivel Terraza), CV Galería, Alonso de Córdova 4355, Vitacura, Santiago

Del 24 de febrero al 28 de marzo de 2021.

De lunes a sábado de 10:00 a 21:30 horas, y domingo de 10:00 a 17:00 horas

También te puede interesar