Skip to content

SENDEROS TRANSVERSALES. 32 ARTISTAS HOMENAJEAN A EDUARDO VILCHES

Eduardo Vilches nació en Concepción, Chile, en 1932. Sus primeros acercamientos al grabado los tuvo en 1958, cuando se integró al Taller 99 de Nemesio Antúnez. Posteriormente, perfeccionó sus conocimientos en pintura con el artista Gregorio de la Fuente para luego irse a Estados Unidos, a través de la Beca Fulbright, a estudiar en la Universidad de Yale. De vuelta en Chile fue ayudante de dibujo de Roser Bru en la Universidad Católica, y posteriormente diseñó un curso de color, área donde ha sido ampliamente reconocido.

En el 2019 fue distinguido con el Premio Nacional de Artes Plásticas. Pintor, grabador y fotógrafo, Vilches se ha dedicado por más de 60 años a dar clases, formando a distintas generaciones de artistas chilenos con sus cursos sobre el color, la xilografía e historia del grabado.

Vista de la exposición «Senderos Transversales», un homenaje a Eduardo Vilches de 32 artistas chilenos, en Galería Gabriela Mistral, Santiago, 2020-2021. Foto cortesía: GGM
Arturo Duclos en la exposición «Senderos Transversales», Galería Gabriela Mistral, Santiago, 2020-2021. Foto cortesía: GGM

Desde el 11 de noviembre de 2020 y hasta el pasado 8 de enero, la Galería Gabriela Mistral del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio homenajeó al artista con la muestra Senderos Transversales, un tributo de 32 artistas a su obra silenciosa, profunda y misteriosa, que ha sabido congregar magistralmente lo vernáculo y lo experimental.

Aunque se trata de artistas pertenecientes a las más diversas generaciones y procedencias, y que operan desde los más distintos enfoques, temperamentos, lenguajes, líneas de trabajo, sistemas de producción y de circulación, sus obras presentes en esta exposición logran establecer un alto grado de correspondencia y sintonía con los principios que a lo largo de las décadas tan naturalmente han emanado del trabajo de Eduardo Vilches: economía de medios, capacidad de síntesis, sensibilidad, precisión, elegancia y una pizca de humor, tensión entre lo orgánico y lo geométrico, entre lo lleno y lo vacío, entre lo elocuente y lo sugerente, además de aquella tan distintiva amplitud de registro que transita desde lo intimista a lo contemplativo, a lo reflexivo, a lo más expresivo y lo más social.

En este montaje, que estuvo bajo la curaduría del artista Cristián Silva, se intercalaron -con la mayor soltura posible- obras representativas de los diferentes “períodos” de Vilches, con las obras de sus colegas, intentando establecer diálogos y cruces entre lenguajes.

Eduardo Vilches, El derecho a voto, 1978. Foto cortesía: GGM
Catalina Bauer, Ofrecer Resistencia, 2018, risografías de 3 colores, 28 x 37 cms. c/u. Edición de 50. Cortesía de la artista
Catalina Bauer, Ofrecer Resistencia, 2018, risografías de 3 colores, 28 x 37 cms. c/u. Edición de 50. Cortesía de la artista

Una de las piezas de Vilches incluidas en la exposición es El derecho a voto, donde una serie de sufragantes en blanco, negro y rojo recorren la composición con la mano extendida, dispuestos a votar. La obra es de 1978. Ese año, el Arzobispado de Santiago convocó a la celebración del año de los Derechos Humanos. A través de la Vicaría de la Solidaridad, comenzó a organizarse una celebración que consideraba todo tipo de actividades, desde la realización de concursos literarios y de artes visuales, hasta una gran exposición internacional acompañada de un simposio. “En esa época cualquier actividad que tuviera relación con la defensa de los derechos de actuar libremente era peligroso”, comenta Eduardo Vilches.

El gesto de la mano está también presente en la obra de Catalina Bauer Ofrecer Resistencia (lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo) [2018], una serie de registros fotográficos concebida como un ejercicio de performance: con sus manos, la artista intenta configurar patrones geométricos con elásticos de goma. “Lo que me interesaba era el esfuerzo que se expresa en la tensión de los dedos frente a la dificultad de mantener las líneas rectas y ubicadas en las direcciones deseadas. Y luego la repetición variada de esto, como una rutina diaria, me parecía que era una proyección de nuestro quehacer cotidiano”, explica la artista.

El tríptico Sangre, Sudor y Lágrimas (1990), de Ximena Zomosa, formó parte de su examen de grado titulado Museo Imaginario. “Recuerdo con mucho cariño a Pedro Millar en esa instancia, y por supuesto a Eduardo que estaba en paralelo en el examen de nuestra querida Carolina Bassi. Cuando terminó el mío, Eduardo (Vilches) me preguntó qué nota me había sacado, y cuando le dije un 7, saltó de alegría, literalmente…. fue muy bonito. Carolina también se sacó un 7, fue un día inolvidable, por los nervios, la intensidad y finalmente una sensación como de triunfo”.

Ximena Zomosa, Sangre, Sudor, Lágrimas, 1990, tela, hilo dorado, marcos de madera pintados con spray, intervenidos con clavos. Cortesía de la artista
Mónica Bengoa en la exposición «Senderos Transversales», Galería Gabriela Mistral, Santiago, 2020-2021. Foto cortesía: GGM
Leonardo Portus en la exposición «Senderos Transversales», Galería Gabriela Mistral, Santiago, 2020-2021. Foto cortesía: GGM

Participaron en la muestra Magdalena Atria, Carolina Bassi, Catalina Bauer, Mónica Bengoa, Samy Benmayor, Roser Bru, Sybil Brintrup, Paz Carvajal, Juan Castillo, Magdalena Correa, Isabel del Río, Arturo Duclos, Raimundo Edwards, Paz Errázuriz, Rodrigo Galecio, Carlos Gallardo, Lea Kleiner, Felipe Mujica, Carlos Navarrete, Mario Navarro, Leonardo Portus, Gerardo Pulido, Cristián Silva, Mario Soro, Francisca Sutil, Johanna Unzueta, Andrés Vial, Eduardo Vilches, Lorena Villablanca, Alicia Villarreal, Grace Weinrib y Ximena Zomosa.

También te puede interesar

Juan Guerrero, Ningen Hybrid, 2019. Cortesía del artista

¿QUIÉN QUIERE IR A LA TIERRA?

Luego de la invasión alienígena en Chile y del inminente ataque láser hacia las Fuerzas Armadas, hemos presenciado cómo el partidismo reditista oportunista se ha apoderado de gran parte de los discursos pronunciados por...

Rodrigo Lobos:memorias del Subsuelo

Memorias del Subsuelo, la muestra que presenta Rodrigo Lobos en Die Ecke a partir del próximo 15 de noviembre, se estructura en torno a las nociones de interioridad y localización. Ambos conceptos, que no…