Skip to content

LIBIA POSADA: DEFINICIÓN DEL HORIZONTE

Para la conciencia occidental, la locura surge simultáneamente en puntos múltiples, formando una constelación que se desplaza poco a poco, transforma su diseño y cuya figura oculta, quizás, el enigma de una verdad.

Michel Foucault, Historia de la locura en la época clásica

Uno de los rasgos más representativos del arte contemporáneo radica en la posibilidad de trascender las fronteras disciplinarias que caracterizaron la producción artística hasta mediados del siglo XX. Dentro de esa lógica, no solo todo puede ser arte sino que, significativamente, todo puede ser elaborado desde y a través del arte. O, dicho de otra manera: el arte no es solo una disciplina sino que también es un sistema que sirve para organizar el conocimiento, para darle forma y que puede insertarse, dialogar, con prácticamente cualquier medio o ámbito (¿una metadisciplina?).

El trabajo de Libia Posada (Medellín, 1959) surge de la intersección entre medicina y arte, dos disciplinas en las que se educó formalmente y cuya síntesis, a través de distintas técnicas, representa un cuestionamiento de los modelos de pensamiento y acción de cada una pero, además, una forma de pensar, cuestionar y resistir. Se trata de debatir los modelos a los que estamos sujetos como seres sociales y a las costumbres que predeterminan nuestra experiencia en el mundo: ser hombre o mujer, nacer y crecer en un determinado contexto, optar por el arte o la ciencia… y también de aquellos que prescriben qué es normal o anormal, quién está cuerdo y quién no, quién está sano o enfermo.

Vista de la exposición "Libia Posada. Definición del Horizonte", en el Museo de Arte Moderno de Medellín, marzo-junio, 2020. Foto cortesía MAMM
Vista de la exposición «Libia Posada. Definición del Horizonte», en el Museo de Arte Moderno de Medellín, marzo-junio, 2020. Foto cortesía MAMM
Vista de la exposición "Libia Posada. Definición del Horizonte", en el Museo de Arte Moderno de Medellín, marzo-junio, 2020. Foto cortesía MAMM
Vista de la exposición «Libia Posada. Definición del Horizonte», en el Museo de Arte Moderno de Medellín, marzo-junio, 2020. Foto cortesía MAMM
Vista de la exposición "Libia Posada. Definición del Horizonte", en el Museo de Arte Moderno de Medellín, marzo-junio, 2020. Foto cortesía MAMM
Vista de la exposición «Libia Posada. Definición del Horizonte», en el Museo de Arte Moderno de Medellín, marzo-junio, 2020. Foto cortesía MAMM

Surgido de un interés profundo por la literatura y el cine, primero, y por la música después, y anclado en sus raíces campesinas, el trabajo de Libia Posada es una profunda observación de la condición humana y su complejidad: la naturaleza del ser, la mente y el lugar que se le ha dado en la sociedad actual, la conciencia y la experiencia de estar viva. Pero también de la realidad social y política de su natal Colombia y del mundo: la experiencia de la guerra y sus consecuencias, la injusticia, la desigualdad, las luchas sociales y, en última instancia, la empatía y la posibilidad de conectar con otros seres humanos, de crear comunidad.

Después de un período de búsqueda y experimentación con el dibujo y la pintura en la que gradualmente empiezan a aparecer elementos del mundo médico (Sin título, 1997–98), la artista se vuelca en la instalación como lenguaje predilecto, quizás por su capacidad de fusionar –a nivel espacial y alegórico– los ámbitos de su interés. La instalación representa para Posada la posibilidad de convertir el Museo o la institución Arte en un espacio médico, pero también para convertir el hospital o la institución médica, en un lugar del Arte. No en vano, sus primeros cuadros estuvieron siempre en las salas de espera de distintos hospitales de la ciudad, en el cafetín de los doctores, en las clínicas de médicos reconocidos de Medellín.

Vista de la exposición "Libia Posada. Definición del Horizonte", en el Museo de Arte Moderno de Medellín, marzo-junio, 2020. Foto cortesía MAMM
Vista de la exposición «Libia Posada. Definición del Horizonte», en el Museo de Arte Moderno de Medellín, marzo-junio, 2020. Foto cortesía MAMM
Vista de la exposición «Libia Posada. Definición del Horizonte», en el Museo de Arte Moderno de Medellín, marzo-junio, 2020. Foto cortesía MAMM
Vista de la exposición "Libia Posada. Definición del Horizonte", en el Museo de Arte Moderno de Medellín, marzo-junio, 2020. Foto cortesía MAMM
Vista de la exposición «Libia Posada. Definición del Horizonte», en el Museo de Arte Moderno de Medellín, marzo-junio, 2020. Foto cortesía MAMM

Con sus primeras instalaciones (Peligro biológico, 1999; Sala de examen, 2000), la artista configura un espacio de influencia bidireccional donde se cuestionan y ponen en jaque asuntos que competen tanto al arte como a la medicina –y por ende a la vida– a menudo a través de la interrogación de los binomios dialécticos mencionados arriba: público y privado, salud y enfermedad, cordura y locura; pero también en donde se abordan poéticamente conceptos esenciales en la experiencia humana como la fragilidad de la existencia, el cuerpo, la vulnerabilidad, la muerte, la ciencia y el poder, entre otros.  

Mediante el uso de mobiliario, instrumentos, textos, materiales e imágenes propias del repertorio médico, la artista propone reflexiones en torno a un cuerpo que traspasa los límites de lo individual y se inserta en el terreno de lo colectivo y lo social intentando no determinar su estado de salud o patología sino repensando los signos que supuestamente comprueban cada estado. En Signos cardinales (2009), una de sus obras más reconocidas, la artista realiza un mapa manual de los desplazamientos de un grupo de mujeres colombianas sobre sus propios cuerpos para así evaluar el efecto de la tragedia en el cuerpo y en la psique.

Vista de la exposición «Libia Posada. Definición del Horizonte», en el Museo de Arte Moderno de Medellín, marzo-junio, 2020. Foto cortesía MAMM
Vista de la exposición "Libia Posada. Definición del Horizonte", en el Museo de Arte Moderno de Medellín, marzo-junio, 2020. Foto cortesía MAMM
Vista de la exposición «Libia Posada. Definición del Horizonte», en el Museo de Arte Moderno de Medellín, marzo-junio, 2020. Foto cortesía MAMM

Es la psique humana precisamente otro de los grandes intereses de la artista. En su amplia serie Neurografías (2004-2006), Posada realiza un grupo de dibujos, en muchos casos con hilo y gasa quirúrgica, de distintos cortes de la cabeza y el cerebro humanos para hablar del lugar de la mente en la cultura occidental, del peso del pensamiento en la sociedad actual y de nociones aceptadas de salud y enfermedad. A estos dibujos y al estudio del cerebro subyace una búsqueda por comprender la relación entre pensamiento y acción, así como por cuestionar una sociedad que reprueba comportamientos “anormales” mientras normaliza actos de violencia y barbarie.

En relación a aquellas, Armas de fuego de corto y largo alcance (2006) presenta una serie de planos del cerebro que recuerdan los resultados de una radiografía como si se tratara de un catálogo militar. En todas ellas, las imágenes entrecruzan estructuras orgánicas con estructuras bélicas y los textos y anotaciones en cada imagen están también cruzados. En un ejercicio de inversión, los dibujos están hechos con el material con que se tratan las heridas, las cuales a su vez son producidas por armas y acciones originadas en el cerebro. En su conjunto, esta línea de trabajo constituye una especie de atlas de neuroanatomía humana y plantea una crítica a la razón que, según la ciencia, reside en el cerebro humano.

Vista de la exposición "Libia Posada. Definición del Horizonte", en el Museo de Arte Moderno de Medellín, marzo-junio, 2020. Foto cortesía MAMM
Vista de la exposición «Libia Posada. Definición del Horizonte», en el Museo de Arte Moderno de Medellín, marzo-junio, 2020. Foto cortesía MAMM

Aparte del universo médico, la cartografía ha constituido una fuente de referencias en el trabajo de esta artista antioqueña que entiende el cuerpo como un territorio y como espacio de representación de la experiencia. De la serie Cuadernos de geografía (2013) forman parte un número de mapas que, lejos de representar objetivamente el mundo, denuncian situaciones de orden social, político y humano que preocupan a la artista, conformando así un atlas no-científico de geografía humana, una representación subjetiva, emocional y, sobre todo, política. Con la ayuda de símbolos propios de los mapas como la cuadrícula y la rosa de los vientos, la artista articula imágenes que hablan de la pobreza extrema, la desigualdad y la presencia de minas antipersona en el territorio, aspectos quizás más importantes que los accidentes geográficos, las divisiones administrativas o las fronteras del país.

Un concepto importante dentro de este filón, y en general en el trabajo de Posada, es el de horizonte, la referencia habitual que desde por lo menos el Renacimiento permite situarnos frente a un territorio. Pero para la artista, el horizonte no es solo indicador geográfico, es frontera, límite, intersticio; es allí donde empieza y termina la realidad. También es el que indica el devenir de una sociedad y nuestra responsabilidad ante él, es decir, el que nos posiciona ideológicamente ante el mundo. Ese horizonte es el que busca re-definir con las obras incluidas en esta exposición, que se presenta en el Museo de Arte Moderno de Medellín (MAMM)*.

Más recientemente, el trabajo de Posada ha incorporado prácticas sociales y comunitarias que acortan la distancia entre sus preocupaciones médicas y artísticas en el sentido que se centran en el ser humano tanto en su dimensión biológica como social, emocional y creativa. Hierbas de sal y tierra (2012), por ejemplo, es un ejercicio de acercamiento, comprensión e intercambio de conocimiento médico –y vital– con una comunidad del Chocó que se concreta en una instalación que no transmite únicamente dicho conocimiento, sino que da cuenta del proceso humano que permitió reunirlo y sistematizarlo. Además, propone un espacio utópico de convivencia entre la ciencia institucional y la empírica, entre institución y experiencia.

Vista de la exposición «Libia Posada. Definición del Horizonte», en el Museo de Arte Moderno de Medellín, marzo-junio, 2020. Foto cortesía MAMM

A través de lenguajes tan diversos como la pintura, la instalación, el dibujo, la fotografía, las acciones grupales o el video, la artista ha creado un cuerpo de obra que habla de las formas en que el cuerpo es modificado por la cultura, donde el individuo y la colectividad son definidos, “domados” dice ella, y viceversa, cómo la cultura es producto de ese órgano poderoso que es el cerebro –como un arma–. El trabajo de Libia Posada se inserta en una larga tradición de artistas que trabajan sobre problemas específicos de la existencia y del mundo, las realidades humanas, políticas y sociales, deudora así de artistas tan dispares como María Teresa Cano, Goya o Joseph Beuys.

Libia Posada. Definición del horizonte es la primera exposición antológica aunque incompleta de esta artista antioqueña que da un panorama de su producción creativa, desde las pinturas de los noventa –entre las que sobresale precisamente Definición del horizonte (1998) de la cual esta muestra toma su nombre– hasta sus proyectos más recientes, incluida su preocupación por el rol de la mujer en la sociedad, el futuro de la humanidad y nuestra responsabilidad ante él. La exposición es parte de la serie Revisiones, un segmento de la programación del MAMM iniciado en 2016 con el fin de dar a conocer de manera integral el trabajo de artistas colombianos de mediana trayectoria.


*Exposición originalmente programada para entre el 11 de marzo y el 7 de junio de 2020.


También te puede interesar

OSCAR MUÑOZ: PROTOGRAFÍAS

Malba – Fundación Costantini presenta hasta el 25 de febrero la exposición Oscar Muñoz. Protografías, primera gran retrospectiva de Oscar Muñoz (Colombia, 1951) en América Latina. Con casi cuarenta años de producción artística, Muñoz…

Carolina Caycedo, Paisaje Represado, 2013, díptico, imagen de satélite, impresión digital, cortesía de la artista y Artists-in-Berlin program/DAAD

Carolina Caycedo:be Dammed

"Be Dammed" es un proyecto de la artista colombiana Carolina Caycedo, presentado hace un par de meses en 18th Street Arts Center, una organización de artistas en Santa Monica, California, donde, de la mano...

LEYLA CÁRDENAS: TRAMA

Hay cierto privilegio al hablar de la historia desde las imágenes del arte. A través de ellas los acontecimientos no permanecen inconmensurables o estáticos, sino que se presentan en un entramado de relaciones y…