Skip to content

“EL TURISTA”, DE COCO GONZÁLEZ LOHSE, PRIMERA EXPOSICIÓN VIRTUAL DE ISABEL CROXATTO GALERÍA

Isabel Croxatto Galería presenta El Turista, exposición individual de Jorge “Coco” González Lohse (Santiago, 1965), con la que inaugura su nuevo formato de muestras digitales a través de su galería online en Artsy. Se trata de la primera exposición virtual del artista, y su primera muestra en solitario con Isabel Croxatto Galería. El Turista reúne 33 pinturas en pequeño formato creadas por González Lohse durante los últimos seis meses, y está en línea desde el pasado 29 de abril y hasta el 20 de mayo de 2020.

El Turista de Coco González Lohse está lejos del turismo como lo conocemos, de la frivolidad, el descanso o el placer; más bien, relata un viaje místico y romántico, un éxodo de una humanidad naufragada en búsqueda de un paraíso perdido. Desde su oficio en la pintura, y a través de una estética preciosista, trabajando con capas de aguadas y veladuras – y su siempre distinguible lenguaje lúdico –, Coco González presenta personajes y grupos humanos en un deambular por la tierra en una metáfora sobre el viaje.

Desnudos y ataviados de máscaras negras y puntiagudas, el artista expone a sus diminutos personajes adentrándose en territorios desconocidos, aquellos que sólo la imaginación o el sentir pueden explorar. El paraíso perdido que sus aventureros y chamanes buscan existe, pero nadie sabe dónde está; éste puede encontrarse en casa, en otro país, o en un viaje, físico o mental. El fuego es parte importante de esta búsqueda, ya que donde habita el fuego – creador y destructor – es donde se encuentra el hogar.

Montaje digital de “El Turista”, de Coco González Lohse. Crédito: Maximiliano Olivares. Cortesía: Isabel Croxatto Galería
Montaje digital de “El Turista”, de Coco González Lohse. Crédito: Maximiliano Olivares. Cortesía: Isabel Croxatto Galería

La exposición contempla una serie de 33 óleos sobre cartón entelado de pequeño formato – “transportable”, en palabras del artista –, creados durante un periodo de tiempo iniciado pocas semanas antes del estallido social del 18 de octubre de 2019, hasta el aislamiento social por la actual pandemia.

El Turista de Coco González Lohse es la primera de un nuevo formato de exposiciones online desarrolladas por Isabel Croxatto Galería para 2020, presentadas a través de su galería virtual en Artsy.

Acerca de este nuevo formato, Isabel Croxatto, fundadora y directora de la galería, comenta: “El arte, en sí mismo, es futuro, y está en constante cambio. Todo lo afecta y todo se transforma en materia susceptible de ser afectado por nuevos códigos: los códigos del artista y los de todo el rico tejido que lo envuelve, incluyendo al espectador, quien juega un rol vital en este ecosistema. En el escenario actual, nos vemos enfrentados a adaptarnos y reinventar maneras de estar cerca sin estarlo físicamente”.

El texto curatorial de El Turista ha sido escrito por la investigadora y curadora chilena Carolina Castro Jorquera, que compartimos a continuación.

Coco González Lohse. Ahora, 2020. Óleo sobre cartón entelado, 12 x 15 cm. Cortesía de Isabel Croxatto Galería.
Coco González Lohse. Ahora, 2020. Óleo sobre cartón entelado, 12 x 15 cm. Cortesía de Isabel Croxatto Galería.

EL TURISTA

Por Carolina Castro Jorquera

Con una estética siempre lúdica y apasionada, incluso en esos momentos de desesperanza, la obra de Coco González es testigo de una relación profundamente personal con la pintura como posibilidad de existencia, como una forma de abordar las tensiones del día a día y la fuerza conmovedora de la realidad. Sus últimas pinturas tienen formato de viaje: no tienen la ambición de una gran obra, más bien parecen las cartas de un oráculo, contenedoras de un destino insospechado. Son como postales de un turista melancólico que añora la energía del viaje, no el ajetreo de los aeropuertos ni el paraíso caribeño, sino el romanticismo y misticismo de un explorador en busca de tierras lejanas que, sin saberlo, va al encuentro de sí mismo. A través de ellas somos invitados a realizar un viaje imaginario y místico, donde la pintura actúa como puente entre varios momentos de una misma historia.

No por casualidad son treinta y tres obras, un número cabalístico que simboliza el amor por todo lo que existe, y representa el destino de la humanidad. En ellas el fuego es una parte importante de este mundo imaginario, el frate focu (padre fuego) como símbolo del hogar. Los alquimistas interpretaban el fuego como el ciclo del encuentro y el desencuentro, el despertar del ánima que nos acompaña a lo largo del camino de la conciencia, transmutador del viaje de la vida a la muerte como un eterno retorno.

Coco González Lohse. Camino a la Tierra Prometida, 2020. Óleo sobre cartón entelado, 12 x 15 cm.  Cortesía de Isabel Croxatto Galería
Coco González Lohse. Camino a la Tierra Prometida, 2020. Óleo sobre cartón entelado, 12 x 15 cm. Cortesía de Isabel Croxatto Galería
Coco González Lohse. Hogar, 2020. Óleo sobre cartón entelado, 12 x 15 cm.  Cortesía de Isabel Croxatto Galería
Coco González Lohse. Hogar, 2020. Óleo sobre cartón entelado, 12 x 15 cm. Cortesía de Isabel Croxatto Galería
Coco González Lohse. Neo Medusa, 2020. Óleo sobre cartón entelado, 15 x 18 cm. Cortesía de Isabel Croxatto Galería
Coco González Lohse. Neo Medusa, 2020. Óleo sobre cartón entelado, 15 x 18 cm. Cortesía de Isabel Croxatto Galería

Con el fuego como compañero, El Turista, personaje principal de estas pinturas, se sitúa en la magnitud, se prepara pacientemente para el comienzo de algo nuevo. Otro aspecto simbólico interesante, y que González Lohse comenzó a incluir en su obra hace ya varios años, son estos personajes muy característicos, que de cierta forma encarnan sus propias experiencias, y que a lo largo de estas pinturas aparecen desnudos, con máscaras negras puntiagudas, o encapuchados; a veces solos, otras veces reunidos en un clan o una tribu.

Los títulos de las pinturas son fundamentales para conducir este viaje: hay un grupo de ellas bajo la etiqueta de lo Neo (lo nuevo), que se manifiesta en la posibilidad de una Neo Realidad, acompañada de una Neo Ecología y el mito de una Neo Medusa que emergen a la luz de una penumbra que inunda el paisaje en espera de la llegada de la aurora. Por su parte, La Señal no es una llamada divina, es un encuentro en las profundidades del paisaje interior con la luz que vive en la oscuridad, la lumen-naturae, la chispa que enciende el fuego primordial y que hace que la oscuridad misma no sea absolutamente negra.  De ahí que El Destino se presente como una balsa que flota a la deriva de la corriente, en un mar que descansa de una tormenta reciente que acarrea, finalmente, a este personaje desnudo hacia la orilla, donde se encontrará con La Caravana y donde, junto a sus pares, soñará con la posibilidad de un nuevo hogar. Le siguen despedidas, huidas, llegadas, acuerdos, olvidos, esperas; cada una es una posibilidad en este oráculo de viaje cargado de pistas, arquetipos, y visiones.


EL TURISTA | COCO GONZÁLEZ LOHSE
Texto curatorial | Carolina Castro Jorquera
Exposición virtual
29 abril – 20 mayo | 2020

ISABEL CROXATTO GALERÍA
Napoleón 3242, Las Condes
Santiago 7550215 Chile
+56 9 9434 0011
www.isabelcroxattogaleria.cl

También te puede interesar

Vista de la exposición "Paisajismo Electromagnético", de Elisa Balmaceda y Cristián Espinoza, en la Sala Laboratorio del Parque Cultural de Valparaíso (PCdV), Chile, 2019. Cortesía de los artistas

ELISA BALMACEDA Y CRISTIÁN ESPINOZA. LA INVISIBILIDAD DEL MAL

"Paisajismo electromagnético" funciona, en realidad, como un muestrario de 10 piezas donde se han atesorado algunos elementos definitivos producidos por el contraste irreconciliable hasta ahora entre industria y entorno natural. Estos materiales híbridos, residuos...