Skip to content

CARLOS AMORALES: THE FACTORY. PRIMERA RETROSPECTIVA EN EUROPA

La primera exposición retrospectiva en Europa de la obra del artista mexicano Carlos Amorales se inauguró a fines de noviembre pasado en el Museo Stedelijk, en Ámsterdam, bajo el título The Factory. Extendiéndose a lo largo de 14 salas del museo, la muestra incluye obras espaciales, instalaciones, pinturas, dibujos, videos, grabados, textiles, animaciones y obras sonoras, las cuales exploran el campo de tensión entre individuo y sociedad.

Carlos Amorales, Peep Show, 2019. Edición producida por la Galería Albarrán Bourdais. Cortesía del artista. Foto: Peter Tijhuis
Carlos Amorales, Peep Show, 2019. Edición producida por la Galería Albarrán Bourdais. Cortesía del artista. Foto: Peter Tijhuis
Carlos Amorales, El no me mires, 2015. Cortesía del artista y galería kurimanzutto, Ciudad de México / Nueva York. Foto: Peter Tijhuis
Carlos Amorales, El no me mires, 2015. Cortesía del artista y galería kurimanzutto, Ciudad de México / Nueva York. Foto: Peter Tijhuis

Carlos Amorales comenzó su carrera en Ámsterdam como estudiante en la Academia Gerrit Rietveld y la Rijksakademie en la década de 1990. Es más, fue durante este período en la ciudad que el artista cambió su nombre a Carlos Amorales, una identidad conceptual que “prestaba” a otras personas como parte de su investigación sobre la función del arte en la vida cotidiana. Prestó el personaje de Amorales (una figura enmascarada inspirada en los luchadores mexicanos) a artistas, amigos, otros luchadores y extraños. Ellos adoptaron su nombre artístico y se pusieron su máscara en combates de lucha libre y en presentaciones de museos en Europa, Estados Unidos y México, en espacios como la Tate Modern y el Centro Pompidou.

Amorales dejó Ámsterdam en el 2004 y regresó a Ciudad de México donde abrió su propio estudio. Él y su equipo crearon un banco de imágenes digital titulado Archivo Líquido, el cual contiene miles de siluetas monocromáticas en formato vectorial. A petición del artista y su equipo, en ocasiones, este recurso se comparte con terceras personas. El proyecto está inspirado en la producción y distribución masiva de imágenes por parte de los medios de comunicación y contiene referencias a The Factory de Andy Warhol y el primer estudio de animación de Disney.

El Archivo Líquido constituye la base para el valioso y multifacético trabajo que Amorales ha construido durante los últimos 15 años. El carácter básicamente público de las imágenes que Amorales crea (otras personas lo “han tomado prestado” libremente) permite que estas puedan salir del mundo del arte e insertarse en los ámbitos de la moda, los videos musicales, los tatuajes y las portadas de discos, para luego regresar al arte como obras autónomas de otros artistas. The Factory es un guiño a la cultura pop y a nuestro mundo neoliberal en el que, según el artista, “la cadena de producción globalizada se ha ido un poco de las manos”.

“He seguido el trabajo de Carlos Amorales desde sus años en Ámsterdam. Cuando lo visité en Ciudad de México a principios del año pasado, me volví a sorprender con su práctica multifacética y la aguda inteligencia con la que equilibra lo estético y lo socio-político, mientras destaca un sinnúmero de temas, tales como el rol que los artistas pueden adoptar dentro y fuera del mundo del arte, la experiencia de ser un forastero en una cultura desconocida, la infinita maleabilidad del lenguaje, y el casi absurdo torrente de imágenes que inundan Internet. Curar mi última exposición en el museo Stedelijk con este inspirador artista mexicano ha sido una experiencia particularmente gratificante”, dice Martijn van Nieuwenhuyzen, curador de la exposición.

Carlos Amorales, Black Cloud, 2007 (vista de la exposición). Colección de Diane y Bruce Halle. Foto: Peter Tijhuis
Carlos Amorales, Black Cloud, 2007 (vista de la exposición). Colección de Diane y Bruce Halle. Foto: Peter Tijhuis
Carlos Amorales, We’ll See How All Reverberates, 2012. Cortesía del artista y galería kurimanzutto, Ciudad de México / Nueva York. Foto: Peter Tijhuis
Carlos Amorales, We’ll See How All Reverberates, 2012. Cortesía del artista y galería kurimanzutto, Ciudad de México / Nueva York. Foto: Peter Tijhuis

La relación entre sociedad e individuo es central en buena parte de la práctica de Carlos Amorales. El artista también tiene un especial interés en las decisiones que enfrentan los artistas, ya sea en el contexto de las realidades cotidianas de América Latina o en el contexto de la experimentación propia de los movimientos vanguardista europeos inscrita en la historia del arte. ¿Qué significa estar “comprometido socio-políticamente”? ¿Es posible ser experimental mientras se vive en una dictadura, y cuáles serían las consecuencias sociales? ¿De qué instrumentos disponen los artistas que desean pronunciarse frente a la opresión y la violencia ubicuas?

Las instalaciones, pinturas, esculturas y videos de Amorales exploran el campo de tensión entre las preocupaciones individuales y las limitaciones sociales de formas directas, oblicuas y metafóricas. A veces es lúdico, como cuando seduce al público a activar un enorme móvil hecho con platillos o címbalos (Veremos como todo reverbera), pero también puede llegar a ser sombrío, como se ve en sus animaciones en un principio encantadoras, como La Aldea Maldita, en la que una escena pastoral se convierte en un linchamiento, o como la instalación Black Cloud, en la que enjambres de mariposas negras rodean al espectador, volviendo tangible la amenaza de las masas.

Amorales creó una nueva obra especialmente para The Factory titulada Orgy of Narcissus (2019), en conjunto con Textiellab, en Tilburg (Países Bajos). Se trata de un friso que comprende 60 secciones de textiles tejidos con hilo de seda en el que el artista analiza el fenómeno del meme de Internet a través de secuencias superpuestas de representaciones de una figura capturada en una orgía narcisista sin fin.

Carlos Amorales, Orgy of Narcissus, 2019. Cortesía del artista, galería kurimanzutto, Ciudad de México / Nueva York y Nils Stærk Gallery. Estas obras fueron desarrolladas en colaboración con el TextielLab, el taller profesional del TextielMuseum. Foto: Peter Tijhuis
Carlos Amorales, Orgy of Narcissus, 2019. Cortesía del artista, galería kurimanzutto, Ciudad de México / Nueva York y Nils Stærk Gallery. Estas obras fueron desarrolladas en colaboración con el TextielLab, el taller profesional del TextielMuseum. Foto: Peter Tijhuis
Carlos Amorales, Orgy of Narcissus, 2019. Cortesía del artista, galería kurimanzutto, Ciudad de México / Nueva York y Nils Stærk Gallery. Estas obras fueron desarrolladas en colaboración con el TextielLab, el taller profesional del TextielMuseum. Foto: Peter Tijhuis
Carlos Amorales, Orgy of Narcissus, 2019. Cortesía del artista, galería kurimanzutto, Ciudad de México / Nueva York y Nils Stærk Gallery. Estas obras fueron desarrolladas en colaboración con el TextielLab, el taller profesional del TextielMuseum. Foto: Peter Tijhuis

Traducido por Bárbara Silva P.


CARLOS AMORALES: THE FACTORY

Museo Stedelijk, Museumplein 10, Ámsterdam, Países Bajos.

Del 23 de noviembre de 2019 al 17 de mayo del 2020.

Compartir

También te puede interesar

Sangree:the Grand Design

El trabajo comienza con la elaboración de instrumentos. ¿Y qué son los instrumentos más antiguos, si juzgamos por los restos que nos han llegado del hombre prehistórico, por el género de vida de los...

Gonzalo Lebrija:unfolded

Algunos deseos persisten a lo largo de la historia de la humanidad: el deseo de volar y el anhelo por el oro. Sabemos de la codicia por el oro desde la antigüedad. La palabra…