Skip to content

MERCVRIA: IMÁGENES Y TEXTOS DESDE UNA RESISTENCIA COLECTIVA

Por Francisco Reyes Ahumada

Mercvria en las calles. Cortesía: Antonia Taulis

El General Baquedano yace en Plaza Dignidad intervenido con rayados, banderas y lienzos que aluden al estallido social del 18 O. En el pedestal en el cual posa el corcel del militar destaca un afiche, parecido a esos que pegan por la ciudad anunciando conciertos.

Pero este cartel no es de un recital ni de una película: es una revista de una sola página llamada Mercvria, una publicación que mezcla imágenes y poesía adaptada a nuestros tiempos, a la era digital de los 280 caracteres de Twitter, o los mensajes dejados al pie de una foto de Instagram. El titular del número 0 de esta revista reza: “GOBERNAR SIN PODER / PODER / PODER SIN GOBERNAR”.

El Quebrantahuesos de Nicanor Parra y el deseo de hacer algo nuevo rondaba por la cabeza de la artista chilena Antonia Taulis a la hora de pensar en Mercvria. Quería fundar una especie de sello que aunara a artistas con intereses sociales, curadurías, proyectos educativos y públicos, crear afiches y una revista mural como la iniciativa de Parra, pero con mayor masividad y distinta periodicidad. La revista fue la primera idea en la que comenzó a trabajar.

Según Antonia Talis, el formato también responde al espacio disponible que tiene la revista para funcionar. Tiene el tamaño del pliego más grande que se puede imprimir, el llamado formato A0 o Mercurio. Nacida al calor del estallido social, la revista mural funciona con la lógica de la portada, por lo tanto, se debe sostener por titulares, slogans y la esencia de un anuncio, captar la atención para que el lector reflexione sobre las ideas que propone. En tiempos de crisis socio-política en Chile, donde la comunión de las personas ha mantenido en pie las manifestaciones por la justicia y la dignidad, la colectividad de lenguaje en la revista refuerza la potencia de sus proposiciones a la hora de comunicarse con los transeúntes.

Desde el estallido social se ha reforzado la necesidad de generar medios de comunicación y formas de expresión artísticas que sirvan de resistencia a los canales tradicionales, que han sido acusados repetidas veces de una editorialidad demasiado sesgada que los lleva a sobreexponer ciertas imágenes e información, silenciado otras. Las colectividades se han transformado en una estrategia de la ciudadanía para trabajar políticamente e interdisciplinariamente, sin depender de las institucionales ya establecidas. Son una respuesta que autoreconoce a las personas como activos y no como entes pasivos, sin ideas e iniciativas ni compromiso para participar políticamente por el bienestar común.

La revista se posiciona “en el país del neoliberalismo, que en estos días busca su muerte”, dice Taulis. “La predominancia de un arte individualista llevó a imaginar espacios de pensamiento colectivo sobre causas comunes. Mercvria es la versión femenina del dios de las comunicaciones y una respuesta a El Mercurio, el periódico más conservador de Chile, que niega la violación sistemática a los derechos humanos y defiende el modelo económico implantado en dictadura”.

Mercvria, un proyecto de Antonia Taulis. Volumen 0. Cortesía de la artista
Mercvria, un proyecto de Antonia Taulis. Volumen 0. Cortesía de la artista

Desde esta posición editorial, Mercvria se aprovecha de su carácter gráfico para comunicar ideas, apoyándose en la interdisciplinaridad que plantea su línea editorial, además de romper con la forma establecida de leer. Llama la atención por su diseño y por los espacios que ocupa: no es común ver una revista pegada en las calles de la ciudad. Además, el proyecto autogestionado por Antonia Taulis es un ejercicio descentralizador -problemática presente en la difusión de iniciativas artísticas que surgen en Santiago-, ya que tiene la misión de ser distribuida en comunas periféricas, zonas rurales y otras ciudades del país. Hasta el momento, se pueden encontrar ejemplares en Cajón del Maipo, Tongoy, las ciudades de Concepción, Punta Arenas, Ovalle, Valdivia e incluso ha llegado al extranjero como Montreal y Barcelona.

El porqué de los textos cortos se condice con el formato de afiche de concierto pegado que convive con elementos publicitarios de “mensajes cortos y efectivos de pregnancia suficiente para el público lector que está de paso”, asegura Antonia Taulis. Si se miran las calles de Santiago, se puede decir que la publicidad se ha convertido en la principal literatura que consumen las personas.

Mercvria, un proyecto de Antonia Taulis. Volumen 1. Cortesía de la artista
Mercvria, un proyecto de Antonia Taulis. Volumen 1. Cortesía de la artista

Mercvria tiene esa peculiaridad de imitar este modelo para que el mensaje arraigue en el lector. Responde a un cambio de paradigma con frases sintéticas, en tiempos en que se está perdiendo el hábito de leer secuencia y narrativa. Según Taulis, existe una regresión a una lógica más fragmentaria, en la que muchos lenguajes conviven para transmitir una idea, volviendo a formas más rudimentarias del lenguaje en esta era de las comunicaciones fugaces.

La revista fue difundida gracias a la autogestión de Taulis, “armando brigadas con las amigas para salir a pegar, evadiendo a la policía”. Hasta el momento, no han tenido encuentro con las autoridades, en parte porque han tenido cuidado en evadirlos, han salido de noche y han aprovechado el paso de las marchas masivas. Sin embargo, han rajado o censurado ejemplares.

Lo que motoriza a Mercvria es el pensamiento colectivo desde el mundo de las artes visuales. “El ambiente habitual de trabajo en ese medio es silencioso, introspectivo, y un tanto propenso al individualismo. Las carreras se concentran en alcanzar los espacios más prestigiosos para exhibir sus obras. Y estos espacios son casi siempre privados. Son lugares donde los contenidos se capitalizan y no entran en la órbita del ocio común que interrumpe las vidas comunes y corrientes”, expresa Taulis.

Mercvria en las calles. Cortesía: Antonia Taulis
Mercvria en las calles. Cortesía: Antonia Taulis. Foto: Felipe Ugalde
Mercvria en las calles. Cortesía: Antonia Taulis
Mercvria en las calles. Cortesía: Antonia Taulis

Pensada hace años, Mercvria funcionaría de forma monotemática de acuerdo a hitos definidos por el calendario, tales como el Día de la Mujer o la COP 25. Sin embargo, el proyecto se vio acelerado por el estallido del 18 de octubre, por lo que la revista se enfocó a las ideas y temas que rondaban en torno al alzamiento social.

En paralelo, el contenido de Mercvria tiene una salida digital en Instagram (@mercvria.cl), con post aislados que expanden los elementos que se ven reducidos en la revista por temas de espacio o formato como, por ejemplo, animar dibujos estáticos o expandir los textos, entregando vida dentro de las posibilidades de las redes sociales.

Mercvria es un proyecto comprometido que avanza contra los obstáculos que generalmente surgen al levantar una iniciativa gratuita y autogestionada. El trabajo de Antonia Taulis es un ejemplo de cómo pueden convivir distintas disciplinas, voces e ideas en un canal de expresión que resiste la hegemonía, preocupada por lo político y espiritual, además de descentralizar los núcleos culturales como la ciudad de Santiago.

También te puede interesar

ARCOmadrid 2019. Vista de la feria. Cortesía: IFEMA/ARCOmadrid

Los Diletantes de Siempre

Más que miedo a la funa o temor a la exposición, lo que aparece es un amateurismo profesional, ese que no puede ver más allá de lo evidente, que incluso mirando las cifras, no...

LasTesis en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, Santiago de Chile, 2019. Foto: Daniel Barahona

Lastesis.la Calle (y el Cuerpo) en Disputa

"Un violador en tu camino" puede ser interpretada como una pieza de arte de performance, considerando que uno de los objetivos de este tipo de arte es, precisamente, unir arte y vida. Pero también...

EL COLECCIONISMO EN TIEMPOS DE CRISIS

Apoya a los artistas a un nivel sostenible, no basado en objetos. Las formas útiles de hacer esto son: pagar el arriendo de su estudio, comprarles materiales, aportarles subsidios, financiar viajes, residencias, exposiciones y...