Skip to content

UNA RETROSPECTIVA EN EL POMPIDOU REVISA LA PROLÍFICA PERO ENIGMÁTICA TRAYECTORIA DE DORA MAAR

Pese a ser una figura muy reconocida, Dora Maar (1907-1997) sigue siendo una artista enigmática, con aspectos cruciales de su carrera como fotógrafa profesional y surrealista en la década de 1930 y, posteriormente, como pintora, aún por descubrir. Es así como la exposición que presenta el Centro Pompidou -la mayor retrospectiva en Francia dedicada a la artista- muestra la amplitud y competencia de su trabajo en un esfuerzo por cambiar su posición como artista por derecho propio, en lugar de considerarla como modelo o musa, roles a los que históricamente ha sido relegada como resultado de su relación íntima con Pablo Picasso.

Con cerca de 500 obras y documentos cedidos por más de 90 prestamistas, y basándose en la investigación realizada en los archivos de Dora Maar en el Musée National d’Art Moderne y otras instituciones, esta exposición histórica muestra la fascinante carrera de una intelectual parisina independiente y de espíritu libre: desde abrir su estudio y trabajar en sus primeras asignaciones de moda hasta involucrarse con asuntos sociales y políticos a través de su fotografía de calle, ejercitar su visión surrealista y reunirse con Picasso en la cúspide de su creación del Guernica, o redescubrir la pintura más adelante en su vida y regresar entonces al medio artístico que primero la cautivó.

Dora Maar, 29 rue d'Astorg, alrededor de 1936, impresión gelatina de plata, mejorada con color 29.4 x 24.4 cm. Colección Centre Pompidou, Paris Musée national d’art moderne Centre de création industrielle. © Adagp, París, 2019. Foto © Centro Pompidou, MNAM-CCI / P. Migeat / Dist. RMN-GP
Dora Maar, Le simulateur (El simulador), 1936, impresión gelatina de plata pegada en cartón, 27 x 22.2 cm (excluyendo margen). Colección Centre Pompidou, Paris Musée national d’art moderne Centre de création industrielle © Adagp, París, 2019. Foto © Centro Pompidou, MNAM-CCI / P. Migeat / Dist. RMN-GP

Ambición artística

Henriette Théodora Markovitch, conocida como Dora Maar, proviene de una familia burguesa y pasó su primera infancia en Argentina, donde su padre trabajó como arquitecto. En 1923 se matriculó en la escuela de artes aplicadas para mujeres, conocida como el «Comité de Damas», y se afilió a la Unión Central de Artes Decorativas (l’Union centrale des arts décoratifs). Tomó cursos en la Julian Academy y estudió pintura con André Lhote, pero, sin saber cómo seguir una carrera como pintora, terminó sus estudios en la Escuela de Fotografía de la ciudad de París a finales de los años veinte. Al elegir la fotografía como su profesión, Dora Maar se vinculó con una generación de mujeres cuyas ambiciones artísticas fortalecieron e impulsaron sus carreras en un momento en que el mercado de la prensa ilustrada y la publicidad se desarrolló rápidamente.

Dora Maar, Assia, 1934, impresión gelatina de plata, 26.4 x 19.5 cm. Colección Centre Pompidou, París Musée national d’art moderne, Centre de création industrielle © Adagp, París, 2019 / Foto © Centre Pompidou, MNAM-CCI / G. Meguerditchian / Dist. RMN-GP
Dora Maar, Mannequin-étoile (Modelo de estrellas), 1936, impresión gelatina de plata. Colección Thérond © Adagp, París, 2019. Foto © Centro Pompidou, MNAM-CCI / A. Laurans / Dist. RMN-GP

Convertirse en una profesional

Alrededor de 1931, recibió sus primeros encargos fotográficos y abrió un estudio fotográfico con el diseñador de sets para películas Pierre Kéfer, en Neuilly-sur-Seine. El estudio Kéfer-Dora Maar se especializó en retratos, fotografía de moda y publicidad, y produjo trabajos que aparecieron en más de veinte publicaciones periódicas, entre ellas las revistas Beauté, Excelsior Modes, Femina, Le Figaro illustré y Heim. Dentro de la escena fotográfica parisina en ese momento, Dora Maar se distinguió por su «estilo» de fotografía, como lo señaló el historiador de arte Jean Cassou, y su técnica de «jugar con la luz, [de] forzar a las sombras a no fruncir el ceño», como Jacques Guenne declaró en L’Art Vivant en 1934.

Dora Maar, Retrato de Ubu, 1936, impresión gelatina de plata, 24 x 18 cm. Colección Centre Pompidou, París, Musée national d’art moderne, Centre de création industrielle. © Adagp, París Foto © Centro Pompidou, MNAM-CCI / P. Migeat / Dist. RMN-GP

Compromiso político y Surrealismo

Después de abrir su propio estudio en París, en 1935, Dora Maar continuó trabajando en comisiones y entró en contacto con los círculos surrealistas a través del compromiso político que compartían y su apoyo a la causa antifascista. Su encuentro con los surrealistas y sus ideologías pronto llegaron a influir en su práctica artística. Junto a Man Ray y Hans Bellmer, Dora Maar fue una de las pocas fotógrafas cuyo trabajo apareció en importantes exposiciones surrealistas, como la Exposición Internacional Surrealista celebrada en las New Burlington Galleries, en Londres, y L’Exposition d’objets surréalistes en la Galerie Charles Ratton, en París, ambas celebradas en 1936. Sus obras más frecuentemente exhibidas de este período, Portrait d’Ubu y Le Simulateur (también fechadas en 1936), se han convertido en sus fotografías más icónicas.

Dora Maar, Paisaje de Lubéron, alrededor de 1950, óleo sobre tela, 55 x 46 cm. Colección privada de Nancy B. Negley © Adagp, París 2019. Foto © Brice Toul
Dora Maar, Pablo Picasso, 1936, pastel sobre papel, 57,5 x 45 cm. Colección privada de Yann Cart. Cortesía: Galería Brame y Lorenceau © Adagp, París 2019

El encuentro con la pintura

Las amistades y asociaciones con los surrealistas finalmente facilitaron su introducción a Picasso, a quien conoció en el invierno de 1935-1936. Su estrecha relación le brindó la oportunidad de documentar la creación de la obra maestra de Picasso, Guernica, en la primavera de 1937. A través de una serie de fotografías que muestran al gran lienzo en varias etapas antes de su finalización, proporcionó una visión sin precedentes del proceso creativo del pintor. La fascinación mutua entre Picasso y Dora Maar dio lugar a un diálogo romántico y artístico que continuó durante aproximadamente diez años y, finalmente, animó a Dora Maar a reinventar su carrera profesional.

Aunque expuso sus fotografías ya por 1939, su interés en la pintura ya había resurgido como una forma de exploración artística cada vez más preferible. Inspirándose inicialmente en Picasso y su obra, pronto desarrolló su propio estilo durante la Ocupación. Después de crear pinturas oscuras, íntimas y temperamentales marcadas por la seriedad y los sentimientos de soledad característicos del período, se dedicó a la representación de paisajes, lo que finalmente la llevó a centrarse en la abstracción en los años cincuenta.

Dora Maar, Sin título, 1935, impresión gelatina de plata, 23.2 x 15 cm. Colección Centre Pompidou, París, Musée national d’art moderne, Centre de création industrielle. © Adagp, París 2019. Foto © Centro Pompidou, MNAM-CCI / P. Migeat / Dist. RMN-GP

El desconocido y prolífico periodo de la posguerra

Dora Maar se retiró gradualmente de la escena artística después de la guerra. Como resultado, muchas de las obras que produjo durante los últimos cuarenta años de su vida han permanecido prácticamente desconocidas. Aunque la dispersión de objetos y posesiones de su estudio después de su muerte en 1997 presentó una oportunidad única para descubrir su prolífica y multifacética carrera, algunos aspectos de su producción aún permanecen ocultos y en el misterio. Por ejemplo, Dora Maar volvió sorprendentemente a la fotografía en la década de 1980, cuarenta años después, para luego volver a abandonarla. Trabajando sin cámara, usó gestos pictóricos para crear fotogramas, un proceso que le permitió a la artista unir y reconciliar estas dos formas clave de expresión.

Dora Maar, Sin título alrededor de 1980, impresión gelatina de plata, 9 x 6 cm. Colección Centre Pompidou, Paris, Musée national d’art moderne, Centre de création industrielle. © Adagp, París Foto © Centro Pompidou, MNAM-CCI / P. Migeat / Dist. RMN-GP

Una exhibición sin precedentes

La actividad fotográfica artística y comercial de Dora Maar a lo largo de la década de 1930 está bien representada en la colección del Centre Pompidou. Además de las impresiones que ingresaron a la colección cuando se estableció por primera vez, el Museo acrecentó su acervo de obras de Dora Maar con varias adquisiciones, entre ellas la colección de Christian Bouqueret en 2011, y mediante la compra en 2004 de un grupo de casi 1900 negativos y 300 impresiones de contacto.

A diferencia de otras colecciones fotográficas significativas de obras de estudios de artistas -como Brancusi, Brassai, Eli Lotar y Man Ray- que se encuentran en el Centro Pompidou, la obra de Dora Maar aún no ha sido objeto de una exposición importante en el Museo. Esta exposición retrospectiva, la más grande de Francia y la primera realizada en un museo nacional, representa una rara oportunidad para ver colectivamente obras de colecciones públicas y privadas de Europa y América del Norte y reconsiderar la narrativa presente en el trabajo de Dora Maar.

 


Co-organizada con el Museo J. Paul Getty en Los Ángeles, en colaboración con Tate Modern en Londres, la exposición se presentará en Tate a finales de este año y viajará al Getty en la primavera de 2020. La muestra en el Pompidou permanecerá abierta al público hasta el 29 de julio de 2019. Curada por Damarice Amao y Karolina Ziebinska-Lewandowska, del Musée national d’art moderne (París), con la colaboración científica de Amanda Maddox (J. Paul Getty Museum, Los Angeles).

Imagen destacada: Brassaï, Dora Maar en su taller de la rue de Savoie, 1943, impresión gelatina de plata, 30 x 23 cm. Museo Nacional Picasso © Adagp, París 2019 © Estate Brassaï – RMN-Grand Palais

Compartir

También te puede interesar

Alejandra Prieto

El taller de Alejandra Prieto es una obra en si misma. El carbón cubre las paredes –no puede uno recostarse de nada- y los trozos del mineral pulido y herramientas para trabajos de menor…

Diller Scofidio + Renfro, EXIT, 2008-2015, vidoo, 15 min. Colección Fondation Cartier pour l’art contemporain, Paris. © Diller Scofidio + Renfro

NOSOTROS LOS ÁRBOLES

La Fundación Cartier, en París, presenta hasta el 10 de noviembre la exposición "Nosotros los Árboles" (Nous les Arbres), en la que una comunidad de científicos, filósofos y artistas que han desarrollado un vínculo...