El Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM), en Gran Canaria (España), presenta hasta el 27 de mayo la muestra Iluminando la ausencia de la artista Claudia Casarino (Asunción, Paraguay, 1974). Bajo la curaduría de Gabriela Salgado, la exposición reúne una selección de obras –incluyendo fotografía, video e instalación– producidas entre 2004 y 2017, que centran su mirada sobre temáticas como la mujer, el poder, la opresión o la emigración, exhibiendo piezas representativas de su producción.

Iluminando la ausencia se articula como un cuestionamiento humano y feminista de la opresión impuesta por el poder. En las obras de Carasino hay vínculos con su posición crítica respecto a la dictadura de Stroessner que vivió en Paraguay, reconocida como la más larga de América Latina. La mujer migrante es una temática también frecuente en su producción, quizás porque la práctica totalidad de las mujeres de su familia lo han sido a lo largo de las últimas décadas. Su relato biográfico explica el constante empleo del cuerpo de la mujer como espacio y escena desde donde hablar.

La experiencia que la artista vivió en su país durante la dictadura es la que la ha llevado a “ahondar en las huellas dejadas por el estado de excepción y su cancelación de los derechos civiles que hoy vemos prolifera a nivel global, junto a la normalización de la militarización, la fragmentación de poblaciones y la impunidad del poder, que promueven un estado de dictadura expandida y neoliberalismo económico de efecto altamente destructivo”, explica Salgado.

La muestra, según la curadora, “toma como sustento teórico el pensamiento del filósofo camerunés Achille Mbembe, y en particular las ideas exploradas en su reciente libro ‘Critica de la razón negra. Ensayos sobre el racismo contemporáneo’. En dicho ensayo, el autor define la resistencia a la influencia de la ‘necropolítica’ como la lucha de los cuerpos por hacerse visiblemente presentes frente a la producción de ausencia y silencio impuestos por poder, porque el poder hoy funciona produciendo ausencia: invisibilidad, silencio, olvido”.

Pynandi (Ni Puta ni diosa ni reina) (2010) de Claudia Casarino, parte de su muestra Iluminando la ausencia en el Centro Atlántico de Arte Contemporáneo en Gran Canaria, España. Foto: cortesía CAAM.
Vista de la sala Puente Kyha (2013) de Claudia Casarino, parte de su muestra Iluminando la ausencia en el Centro Atlántico de Arte Contemporáneo en Gran Canaria, España. Foto: cortesía CAAM.

La fotografía fue el primer medio de expresión de Casarino, si bien ésta es menos frecuente en su producción reciente. En la actualidad, la artista emplea prendas de vestir de tejidos, como el algodón o el tul, materiales vinculados a la historia de su país, con los que crea esculturas e instalaciones. El algodón fue la principal materia prima de exportación en Paraguay durante todo el período colonial y poscolonial.

“Cultivado desde tiempos remotos por el pueblo guaraní, el algodón fue el material que estimuló la penetración europea en el Paraguay. Dicho vínculo indisociable entre materia prima y colonialidad me parece fundamental, ya que introduce narrativas históricas globales que colocan su práctica en diálogo con la de artistas de África, Asia, Oceanía y el Caribe para quienes la profusión de una o varias materias primas significó el desenlace de un sisma: el establecimiento de un antes y un después de la llegada de los imperios coloniales”, explica Salgado.

El empleo del tul se ve reflejado en obras como Uniforme (2008) o El abrazo (2017) que forman parte destacada de la exposición. La artista trabaja también con tejidos de algodón artesanal y vincula sus piezas a discursos sobre la colonia, el cuerpo femenino y el patriarcado.

La temática de la colonización la ha abordado también desde otros materiales o técnicas. En una de las obras más recientes que se exhibe en el CAAM, Contrafuga (2017), trabaja con grabado en latón y vídeo, y propone una reflexión sobre el traslado actual de las personas que nacieron en regiones colonizadas y procuran encontrar un horizonte en los países que alguna vez ocuparon su territorio.

La pieza Puente Kyha (2013) es producto de reflexiones sobre la migración de mujeres de origen rural de Paraguay, principalmente a Buenos Aires. Y en la obra Prácticas de tránsito (2015), a través de dibujos hilvanados con delicados hilos de algodón, refleja un conjunto de imágenes de espacios que emplean inmigrantes irregulares para entrar en otros países, ya sea un camión o el fondo del tapizado de un coche.

La exposición incluye también el registro fotográfico de su performance Después de vos (2007), en la que aparece muy elegante vestida, peinada y maquillada haciendo la limpieza de baños de un bar en Asunción. Es una pieza que trabaja la cuestión de la labor doméstica, asignada históricamente a la mujer.

Vista de sala PMAM - Después de vos de Claudia Casarino, parte de su muestra Iluminando la ausencia en el Centro Atlántico de Arte Contemporáneo en Gran Canaria, España. Foto: cortesía CAAM.
Uniforme (2008) de Claudia Casarino, parte de su muestra Iluminando la ausencia en el Centro Atlántico de Arte Contemporáneo en Gran Canaria, España. Foto: cortesía CAAM.

CLAUDIA CASARINO: ILUMINANDO LA AUSENCIA

Centro Atlántico de Arte Moderno. Las Palmas de Gran Canaria, España

Del 25 de enero al 15 de julio de 2018