Skip to content

LOS DIBUJOS SEXUALMENTE EXPLÍCITOS DE SERGEI EISENSTEIN

La galería neoyorquina Alexander Gray Associates, en colaboración con el art dealer londinense Mateo Stephenson, presenta por primera vez en el continente americano una rara colección privada de dibujos del cineasta y teórico ruso Sergei Eisenstein. Sexualmente explícitos, los 80 dibujos fueron realizados entre 1931 y 1948, abarcando el período de sus viajes a México y Estados Unidos en la década de 1930, hasta su muerte en Moscú en 1948.

Además de dedicarse al cine y trabajarlo de manera innovadora, Eisenstein también escribió extensamente, e hizo más de 5.000 dibujos a lo largo de su vida, incluyendo diseños de sets para películas y storyboards. Sin embargo, este grupo de dibujos que se presenta en Nueva York revela la imaginación sexual de Eisenstein, en parte informada por su propia bisexualidad así como por sus considerables lecturas y viajes. Dispuestos en agrupaciones que demuestran una diversidad de contenidos, los dibujos son de escala íntima, en su mayoría monocromáticos, con destellos de lápices de colores casi siempre en rojo o azul.

Como señala el historiador Joan Neuberger, durante su estancia en México «Eisenstein confirmó que el dibujo no era menos importante en su trabajo como artista que la realización de películas y la escritura teórica», aunque esta faceta de dibujante sigue siendo menos conocida.

En sus “dibujos sexuales», Eisenstein comunica puntiagudas críticas institucionales, ocasionalmente a través de la inclusión de la iconografía y de clérigos Cristianos en actos sexuales que bien podrían ser leídos como un sacrilegio. También ilustra figuras manteniendo relaciones sexuales en espacios públicos, como el circo, clubes nocturnos y calles, y describe irreverentes relaciones entre especies, incluyendo una escena de matadores y toros dedicados al sexo oral, o un cocodrilo y un conejo teniendo sexo y la frase: «Fornicando, según el Mejor Sistema».

Después de pasar seis meses en California, Eisenstein viajó a México para comenzar a filmar ¡Que Viva México!, una epopeya sobre la historia del país. Tenía la intención de que su viaje durara de tres a cuatro meses, pero duró más de un año. En 1946, escribió: «Fue en México donde mi dibujo sufrió una catarsis interna, luchando por la abstracción matemática y la pureza de la línea. El efecto mejoró considerablemente cuando esta línea abstracta, ‘intelectualizada’, fue usada para dibujar relaciones especialmente sensuales entre figuras humanas». Este interés por la línea y la interacción de figuras subraya su conexión con la obra de los muralistas mexicanos, entre ellos Diego Rivera, a quien Eisenstein conoció por primera vez en 1927, y cuya obra admiraba mucho.

Los “dibujos sexuales” de Eisenstein tienen además una rica historia. Al salir de México, fue detenido, interrogado y su equipaje registrado en la frontera con Estados Unidos; los dibujos estuvieron a punto de ser confiscados por su naturaleza incendiaria. A su regreso a Moscú, en la cúspide del gobierno de Stalin, mantuvo escondidas estas imágenes explícitas hasta su muerte en 1948. Su viuda, la escritora y cineasta Pera Atasheva, donó la mayor parte de su archivo gráfico, con la excepción de sus dibujos sexuales, a los Archivos Estatales Rusos de Literatura y Arte, en Moscú. Atasheva confió los dibujos eróticos al amigo y colaborador cercano de Eisenstein, el famoso director de fotografía soviético Andrei Moskvin, que protegió la reputación del director manteniéndolos ocultos. Después de la muerte de Moskvin en 1961, su viuda salvaguardó los dibujos. A finales de 1990, sus herederos vendieron los dibujos a la familia del actual propietario. Una cuarta parte de los dibujos también fueron donados a la colección permanente del State Hermitage Museum, en San Petersburgo, Rusia.

Sergei Eisenstein, Sin título, c. 1931, grafito sobre papel, 27 x 21 cm. Cortesía: Alexander Gray Associates, Nueva York
Sergei Eisenstein, Sin título, s/f, lápices de colores sobre papel, 27 x 21 cm. Cortesía: Alexander Gray Associates, Nueva York
Sergei Eisenstein, Sin título, 1942, lápices de colores sobre papel, 32 x 22 cm. Cortesía: Alexander Gray Associates, Nueva York
Sergei Eisenstein, Sin título, 1931, grafito sobre papel, 24 x 28 cm. Cortesía: Alexander Gray Associates, Nueva York

SERGEI EISENSTEIN: DRAWINGS 1931-1948

Alexander Gray Associates, Nueva York

Hasta el 11 de febrero de 2017

Compartir

También te puede interesar

Carmen Herrera:estructuras

Lisson Gallery, en Nueva York, presenta la primera exposición a gran escala de la serie Estructuras de la artista cubana Carmen Herrera (La Habana, 1915), una de las máximas exponentes de la pintura concreta...

Vista de la exposición "El asesinato cambia el mundo", de Teresa Margolles, en James Cohan Gallery, Nueva York, 2020. Cortesía de la galería

Teresa Margolles:el Asesinato Cambia el Mundo

Para esta exposición, Margolles ha creado nuevas esculturas, fotografías e instalaciones que abordan las causas subyacentes de la muerte y el trauma persistentes a ambos lados de la frontera entre México y Estados Unidos....

Serie "HK - G3". Vista de la exposición de Sergio Zevallos en 80m2 Livia Benavides, Lima, 2019. Foto: Juan Pablo Murrugarra

Sergio Zevallos en 80m2 Livia Benavides

Sergio Zevallos (Lima, 1962) presenta en 80m2 Livia Benavides su nueva muestra individual, en la que se reúnen tres series de dibujos que dan continuidad a su investigación iniciada para Documenta14 en el año...