Skip to content

REGINA JOSÉ GALINDO CREA OBRA ESPECIALMENTE PARA CHILE

Desde la traficada calle Alameda de Santiago, a través del ventanal de la Galería Gabriela Mistral, el espectador avista una especie de desierto, desde el cual emerge la cabeza de una mujer cuyo cuerpo está enterrado: es Regina José Galindo. La artista guatemalteca permanecerá con su cuerpo oculto bajo este montón de arena, que en realidad no es arena, sino aserrín de pino. La acción será registrada en video y, mientras la exhibición siga abierta, cuando solo quede el aserrín, se proyectará en el muro norte. “Se genera así una situación especular y de eco: a un costado el cuerpo ausente y el material (aserrín) presente, del otro lado, el cuerpo presente en su registro, y el aserrín ausente en su materialidad”, explica la curadora de la muestra, Soledad Novoa.

La obra Desierto, fue especialmente creada para el contexto chileno: habla de las formas de opresión, abuso, racismo y colonialismo que se ocultan tras la exitosa industria de la explotación del pino, que ha invadido el territorio mapuche, generando además graves daños al ecosistema. “El problema de la tierra y de los pueblos indígenas que han sido violentados y saqueados por las familias pudientes y el Estado, no es un problema ajeno a Guatemala”, explica la artista. “Durante la guerra en mi país, la estrategia de la tierra arrasada fue una constante. Miles de indígenas mayas fueron atrincherados en sus comunidades, los asesinaron y les expropiaron las tierras, que hoy son negocio de familias oligarcas, del Estado o de extranjeros. En Guatemala no hay pino pero hay otra forma de aniquilar la tierra. En Guatemala se da la palma africana que ha venido creciendo de manera desorbitante y ha causado estragos. Recientemente la fábrica Repsa (que elabora aceite de palma marca Olmeca) contaminó los ríos aguas y miles de peces y demás han muerto en un ecocidio sin precedentes”.

ALUD-1

Regina José Galindo, Alud, 2011, Grecia. Cortesía de la artista y Prometeo Gallery

En la segunda sala de la Mistral se exhibirán registros en video de otras de sus performances, que la curadora Soledad Novoa eligió porque conectan problemáticas sociales con el paisaje y lo orgánico. Los videos corresponden a las obras Alud (Grecia, 2011), Suelo común (Eslovenia, 2012), Paisaje (Guatemala, 2012), Caminos (Guatemala, 2013), Descensión (México, 2013), Tierra (Francia, 2013) y Piedra (Brasil, 2013).

Una de las más impactantes y bellas es Suelo Común. En ella la artista desnuda permanece durante dos horas enterrada en una fosa hecha a ras de suelo, en un parque de Eslovania. Arriba está cubierta por un vidrio, de manera que las personas pueden verla y pasar caminando sobre esta especie de ataúd transparente. También la obra Caminos es de gran carga poética. En ella la artista está envuelta como un paquete y escondida entre matorrales. Este cuerpo-bulto está amarrado con cuatro hilos que son sacados por cuatro mujeres hacia el espacio exterior. Los hilos hacen dibujos por las calles de Antigua Guatemala y el público debe seguirlos para encontrar el cuerpo.

Pero quizás la más perturbadora es Piedra. En el texto que la sustenta la artista escribe: “Soy una piedra / no siento los golpes / la humillación / las miradas lascivas/ los cuerpos sobre el mío / el odio”. La performance la muestra desnuda e inmóvil, acurrucada sobre el suelo, cubierta de carbón, como una piedra. En un gesto de total humillación dos voluntarios y un hombre del público se acercan y orinan sobre este cuerpo despojado de toda dignidad.

3.-Regina

Regina José Galindo, Caminos, 2013, video, 16’16». Cortesía: Prometeo Gallery di Ida Pisani, Milán

005_PIEDRA-2013

Regina José Galindo, Piedra, 2013, performance en Sao Paulo, Brasil. Foto: Julio Pantoja / Marlene Ramírez-Cancio. Cortesía de la artista y Prometeo Gallery

La artista

Utilizando su propio cuerpo como soporte de obra, Galindo explora las implicancias éticas de diversas formas de injusticia, relacionadas con discriminaciones raciales, de género y otros abusos de poder. La artista elabora una crítica que surge de su reflexión biográfica como nativa de Guatemala, un país que no ha podido salir de la crisis, que vivió durante 36 años –en el contexto de la guerra fría- uno de los conflictos más sangrientos de la región, en donde el ejército guatemalteco y las fuerzas del Estado asesinaron a más de 200 mil personas, en su gran mayoría indígenas, y resquebrajó para siempre la convivencia social. Desde esa experiencia asimilada con gran profundidad, la artista aguijonea la conciencia global: lo sucedido en Guatemala no es distinto a lo sucedido en Chile tras la dictadura ni a tantos otros genocidios que ocurren en el mundo ante nuestra indiferencia. Y su propio cuerpo tampoco se agota en la individualidad, sino que representa a los millones de cuerpos victimizados.

Elijo temas que me afectan, pero que de una u otra manera no me son ajenos. No me gusta ver la paja en el ojo del otro sin antes ver la paja en el ojo propio”, dice. Y es cierto. A diferencia de otros artistas, Galindo no da cátedra enarbolando un discurso crítico desde una posición externa, tampoco utiliza contextos e imágenes ajenas, sino que se expone ella misma como el objeto de la violencia que denuncia. “Es una artista en la que el cuerpo -propio- asume plenamente su condición política, particularmente a partir de su ser mujer, operando como una suerte de membrana entre lo social-colectivo y lo personal-individual”, señala Soledad Novoa. “Destaco su potencia y rigurosidad y pienso que además su presencia en Chile responde a la necesidad de generar intercambios reales entre artistas latinoamericanos”.

“Desde hace unos 10 años hemos traído a una figura de renombre internacional anualmente y ahora exponemos a una de las artistas de performance más importantes de la última década. La performance es una disciplina que ha ido ganado terreno en Chile y resulta importante relevarla dentro de nuestra línea investigativa y experimental”, señala Florencia Loewenthal, directora de la galería Gabriela Mistral, del Consejo Nacional de la Cultura.

Regina-Jose-Galindo_Common-Ground-77-final

Regina José Galindo, Suelo Común, Eslovenia, 2013. Cortesía: GGM

Regina José Galindo: Desierto

Galería Gabriela Mistral, Alameda 1381, Santiago de Chile

Del 7 de julio al 3 de agosto de 2015

Martes 7 de julio, 19:30 horas: performance inaugural

Miércoles 8 de julio, 19:00 horas: conversatorio entre Regina José Galindo, Janet Toro y la curadora Soledad Novoa. Auditorio Museo de Arte Contemporáneo, Parque Forestal, Santiago de Chile

También te puede interesar

Erika Ordosgoitti:la Carne Hecha Palabra

La carne hecha palabra es la exposición individual que inaugura hoy la artista venezolana Erika Ordosgoitti en los espacios de la galería Doce Cero Cero, en Bogotá. En ella se reúnen series de fotografías, gráficas y…