Hulda Guzmán (República Dominicana, 1984) es una pintora figurativa cuyo trabajo se centra en la narrativa y el espacio. La artista, que vive en la selva tropical dominicana, crea obras conectadas con la naturaleza, a menudo utilizando superficies de madera para pintar la exuberante vegetación de su país de origen.

La mayoría de sus trabajos se construyen como una especie de collage que combina madera enchapada y pintura, aprovechando las vetas naturales de la madera para integrarlas a la composición. Las escenas que representa, sean lugares naturales o interiores, se estructuran con una sensibilidad arquitectónica, lo que da origen a espacios muy definidos en los que se insertan sus íntimas narrativas. Vívidas y teatrales, las obras de Guzmán invitan a una interpretación experiencial por parte del espectador y despiertan una conexión personal y visceral más allá de las palabras.

Vista de la exposición "Con la Madre", de Hulda Guzmán, en Dio Horia, Atenas, 2019. Foto cortesía de la galería
Vista de la exposición "Con la Madre", de Hulda Guzmán, en Dio Horia, Atenas, 2019. Foto cortesía de la galería

A partir del 23 de octubre, la galería Dio Horia presenta su primera exposición individual en Atenas, la que constituye además su primera muestra a nivel internacional, paralela a su participación en la Bienal de Venecia, donde su trabajo se incluye en el pabellón nacional de la República Dominicana. La exhibición también inaugura el nuevo espacio ‘pop up’ de Dio Horia en Neo Psychiko, Atenas.

La exposición en Dio Horia se titula With the Mother [Con la Madre] y se compone de una serie de pinturas que, en su conjunto, celebran la naturaleza en todo su esplendor, pero, al mismo tiempo, constituyen una advertencia sobre las dramáticas consecuencias que el planeta experimenta por la disociación entre humanos y la naturaleza. A través de su trabajo, la artista busca comunicar que la trayectoria de la historia humana se dirige en este punto hacia un rumbo insostenible, invitando así a los espectadores a unírsele en la transición de una vida materialista/industrial a una existencia más contemplativa, basada en la conciencia ecológica.

Hulda Guzmán, La danza, 2019, acrílico y gouache sobre tela, 94 x 153 cm. Cortesía: Dio Horia, Atenas
Hulda Guzmán, La medicina, 2019, acrílico, gouache y madera enchapada sobre madera contrachapada de caoba, 48 x 46 cm. Cortesía: Dio Horia, Atenas

En Con la Madre –en alusión a la Madre Naturaleza-, Guzmán retrata árboles y plantas que se ven glorificados, deificados, como para inspirar adoración, respeto y reverencia a la naturaleza, y representa a la humanidad, la vida silvestre y el medio ambiente, en un delicado equilibrio. Oscilando poéticamente entre lo personal y lo colectivo, las obras evocan sentimientos y pensamientos de resistencia, crecimiento y vinculación, un estado de profunda conexión y armonía con el medio ambiente: plantas, animales, agua, tierra, viento, lluvia, sol, fuego. Para la artista, una conexión profunda con la naturaleza es capaz de elevar la comprensión de nosotros mismos y trascender el bagaje psicológico, intelectual y moral que acumulan los humanos.

“Deseo que el espectador tenga una aproximación y haga una interpretación de las obras más experiencial que lógica. Los elementos pretenden provocar una impresión en el espectador, una emoción y, a través de esta emoción, activar el concepto de las pinturas, y no al revés. Las composiciones enfatizan cómo me hacen sentir los lugares y los elementos naturales, en lugar de representarlos ‘de manera realista’, y cómo deseo que el espectador experimente estos mismos sentimientos con respecto al medio ambiente. Estas obras pretenden representar e integrar todas las capas de existencia que no son visibles para nuestros humanos y limitados ojos”, señala la artista.

Vista de la exposición "Con la Madre", de Hulda Guzmán, en Dio Horia, Atenas, 2019. Foto cortesía de la galería

HULDA GUZMÁN: CON LA MADRE

Dio Horia Gallery, Olimpionikon 220 & Likourgou, Neo Psychiko, Atenas, Grecia

Del 23 de octubre al 21 de noviembre de 2019

Imagen destacada: Hulda Guzmán, La enfermedad como una parte maravillosa de ella, 2019, acuarela y gouache acrílico sobre madera contrachapada de cedro, 75 x 115.5 cm. Cortesía: Dio Horia, Atenas