Mediante la apropiación de imágenes y con un agudo ejercicio analítico sobre ellas, Días únicos: el estudio y su archivo, proyecto de la artista Yvonne Venegas (Long Beach, 1970), muestra las rutinas que definieron la iconografía de la clase media en Tijuana, Baja California, durante las décadas de los setenta y ochenta.

Esta exposición, que se presenta en el vestíbulo de Arkheia del Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC), en la Ciudad de México, es el resultado del rescate de imágenes del archivo del estudio fotográfico comercial Venegas Fotografía Fina, establecido en 1972 por sus padres José Luis Venegas y Julia Edith Percevault, en la ciudad fronteriza de Tijuana.

La muestra, curada por Cuauhtémoc Medina y Jaime González, reflexiona sobre las metodologías del retrato de bodas del estudio Venegas Fotografía Fina, al tiempo que interroga la relación entre la fotografía íntima y la práctica de investigación artística contemporánea. “Esta exposición es el resultado de una investigación que oscila entre una autoetnología y un apropiacionismo incestuoso”, asegura Medina en un texto que acompaña la exposición.

Yvonne Venegas. Proyecto “Días únicos”. Boda Bárcena – Salas, 1976 Foto: José Luis Venegas. Archivo Estudio Venegas Fotografía Fina. Cortesía de Yvonne Venegas y José Luis Venegas
Yvonne Venegas. Proyecto “Días únicos”. Afife Baloyán, 1974. Foto: José Luis Venegas. Archivo Estudio Venegas Fotografía Fina. Cortesía de Yvonne Venegas y José Luis Venegas

Aunque Yvonne Venegas ha mostrado en otras ocasiones las imágenes que forman parte del estudio fotográfico de su padre, ésta es la primera revisión específica del proyecto. La selección que hizo sobre el amplio universo de negativos acumulados a lo largo de décadas de trabajo del estudio parte de un interés artístico que privilegia las imágenes descartadas, aquellas que no cumplieron las expectativas del retrato idealizado o que fueron afectadas debido a accidentes durante la toma. A través del error, la artista ofrece un imaginario social más allá de los usos originales de la imagen.

“Me acerco al archivo convencida de que la práctica y la búsqueda de momentos preasignados en la fotografía del estudio Venegas necesariamente excluía una de las cualidades más importantes de cualquier experiencia fronteriza: la vulnerabilidad. La línea entre el acierto y el error es un espacio latente donde suceden cosas que no tienen lugar en los extremos, pero que también son parte de la historia. La ambigüedad, los gestos no planeados, los cuerpos esforzándose en el proceso de entenderse como espectáculo son necesarios para hablar sobre una identidad fronteriza. Por todo ello, me parece indispensable hacer una reformulación de este archivo donde también se le otorga protagonismo a los momentos vulnerables, recuperando las imágenes que no fueron seleccionadas para el recuerdo oficial”, comenta Yvonne Venegas en el texto que acompaña la exposición.

Yvonne Venegas. Proyecto “Días únicos”. Boda Castellanos – Martínez, 1972. Foto: José Luis Venegas. Archivo Estudio Venegas Fotografía Fina. Cortesía de Yvonne Venegas y José Luis Venegas
Yvonne Venegas. Proyecto “Días únicos”. Boda Sosa - Gómez, 1972. Foto: José Luis Venegas. Archivo Estudio Venegas Fotografía Fina. Cortesía de Yvonne Venegas y José Luis Venegas

¿Archivo o acumulación de negativos?. “En sentido estricto”, señala Cuauhtémoc Medina, “los estudios fotográficos no suelen tener un archivo sistemático de su trabajo, sino una mera acumulación de negativos y fotos descartadas. Estos documentos se guardaban en condiciones un tanto precarias, en previsión de que algún cliente requiriera copias de sus fotografías. El archivo es, por tanto, una especie de residuo industrial que sólo mediante la investigación histórica o artística funda un saber y un determinado valor estético”.

La investigación de la artista también documenta la evolución histórica de la fotografía al presentar algunas de las innovaciones técnicas y compositivas —importadas desde Estados Unidos después de la década de los sesenta— y sus implicaciones sobre la construcción de la estética característica de cierta identidad social.

“La función esencial de los retratos”, señala, “ha sido asegurar nuestra imagen para la posteridad. Aunque las fotografías que fueron impresas para los clientes se mantienen en las paredes y los muebles de sus hogares, ahora les regresan una mirada frecuentemente desteñida de lo que alguna vez fueron, con la duda suspendida de cuánto tiempo les queda de vida. En la actualidad seguimos creando documentos con tecnologías cada vez más sofisticadas, en las que voluntariamente cedemos nuestra humanidad. Nuestra búsqueda de perfección en la forma de representarnos es inevitable, pero tengo la creencia de que expresiones de nuestra fragilidad o lo que tenemos de perecederos, enriquecerán nuestra representación ahora y en el futuro; se acercarán más a lo que realmente fuimos o completarán nuestra ficción de un modo aún más espléndido”.

"Días únicos: el estudio y su archivo", proyecto de la artista Yvonne Venegas. Vista de la exposición en el MUAC/UNAM, Ciudad de México, 2019: Cortesía: MUAC
"Días únicos: el estudio y su archivo", proyecto de la artista Yvonne Venegas. Vista de la exposición en el MUAC/UNAM, Ciudad de México, 2019: Cortesía: MUAC
"Días únicos: el estudio y su archivo", proyecto de la artista Yvonne Venegas. Vista de la exposición en el MUAC/UNAM, Ciudad de México, 2019: Cortesía: MUAC

DÍAS ÚNICOS: EL ESTUDIO Y SU ARCHIVO

Vestíbulo de Arkheia del Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC), Insurgentes Sur 3000, Centro Cultural Universitario, Delegación Coyoacán, Ciudad de México

Del 24 de agosto al 1 de diciembre de 2019

Imagen destacada: Yvonne Venegas. Proyecto Días únicos. Ramo, 1975. Foto: José Luis Venegas. Archivo Estudio Venegas Fotografía Fina. Cortesía de Yvonne Venegas y José Luis Venegas