En La República de Platón, el personaje Glaucón cuenta la historia del Anillo de Giges: la mítica argolla que volvía invisible a su portador, lo que le permitía realizar cualquier acción sin miedo a ser descubierto. Hoy, cualquier persona con Internet puede volverse invisible. Mientras que el comportamiento de los hackers rusos y los trolls de Internet valida a Glaucón cuando argumenta que el deseo de ser invisible es en parte un anhelo por no ser responsable, existe otra manera mucho más común de volverse invisible. El acto de desaparecer es el resultado de incapacidad económica, privación de derechos sociales e oportunismo político.

Los cuatro artistas en El Giro Visible: Artistas contemporáneos enfrentan la invisibilidad política, muestra que se presenta actualmente en el USF Contemporary Art Museum bajo la curaduría de Christian Viveros-Fauné, hablan sobre la privación de los derechos y sobre las ideas que se han omitido de la vida social, política y económica mediante cuatro grandes trabajos. Estos cuatro artistas son Jorge Tacla, con un monumental “retrato” de las ruinas de la ciudad siria de Homs; Karolina Sobecka, con una exploración de la cruda realidad del cambio climático mediante la reconstrucción de un trío de nubes históricas; Bosco Sodi, con el levantamiento de su Muro, una muralla construida con ladrillos de arcilla hechos por migrantes mexicanos y desarmada por los visitantes del museo; y Tavares Strachan, con su instalación 130,000 años, que consiste en un video de 18 canales y un collage de entradas de la Encyclopedia of Invisibility, una enorme enciclopedia de 2000 páginas sobre personas lugares, grupos y cosas invisibles.

Si el auge de la política identitaria en los setenta y ochenta impulsó ciertas identidades marginalizadas y conceptos para volverlos visibles, varias fuerzas globales hoy en día buscan revertir esos avances -como lo evidencia, entre otros fenómenos, la negación del cambio climático, el aumento del nacionalismo anti-inmigrantes y de la polarización política, junto con los llamados “hechos alternativos”-.  Además de dar voz a lo conspicuamente inconspicuo, los artistas de El Giro Visible también materializan el pronunciamiento creativo de Marcel Duchamp: el arte es hacer visible lo invisible. Tal lógica indica que la invisibilidad es impotencia; lo poderoso ha de ser visto.

Karolina Sobecka, Una memoria, un ideal, una proposición, 2017. Vista de la instalación en "The Visible Turn", USF Contemporary Art Museum, Tampa, Florida, EEUU, 2019. Foto: Will Lytch
Karolina Sobecka, Una memoria, un ideal, una proposición, 2017. Vista de la instalación en "The Visible Turn", USF Contemporary Art Museum, Tampa, Florida, EEUU, 2019. Foto: Will Lytch

LOS ARTISTAS Y SUS TRABAJOS

Karolina Sobecka – Una memoria, un ideal, una proposición

Karolina Sobecka (nacida en 1977 en Varsovia, Polonia) es una artista y diseñadora establecida en Nueva York que trabaja en la intersección del arte con la ciencia y la tecnología. Sus proyectos recientes investigan los fenómenos que subyacen a la innovación tecnológica y que moldean la filosofía sobre los humanos en la naturaleza. Su trabajo en USFCAM documenta un intento de reensamblar tres nubes que cambiaron el mundo.

Las nubes fundamentalmente adquieren características del suelo bajo ellas. Las partículas en el centro de las gotas de agua en las nubes son rastros de la actividad humana y natural. Por lo tanto, una nube es más que la suma de gases, materia y fuerzas meteorológicas. En palabras del historiador ambientalista David Glessen, cada nube “contiene en sí misma las tragedias y éxitos de la transformación social de la naturaleza inherentes a la presencia humana”.

En la instalación de Sobecka, tres nubes que cambiaron o cambiarán el mundo son reensambladas. Se reconstituye la composición material de las nubes originales y se aplican las condiciones necesarias para la formación de nubes.

Las nubes creadas para este proyecto son las siguientes: 1) una nube formada en el pasado (“una memoria”: en 1815, una supernube, resultado de la explosión de un volcán en Indonesia en el Monte Tambora, enfrió el planeta 5 grados Celsius, lo que significó un desastre para la agricultura e inspiró a Mary Shelley a escribir la novela Frankenstein); 2) una nube formada en un laboratorio (“un ideal”: en 1946, esta nube fue desarrollada en una “caja fría” en el Laboratorio de Investigaciones de General Electric en Schenectady, Nueva York, con la vana esperanza de que los recursos naturales puedan ser controlados completamente mediante la tecnología); 3) una nube programada para la creación (“una proposición”: en 2019, se producirá una nube a 13 kilómetros sobre Tucson, Arizona, como parte de la primera prueba sobre la Gestión de Radiación Solar. A pesar de que los efectos de la geoingeniería para contrarrestar el calentamiento global son difíciles de predecir, su empleo en el futuro debería ser razón de debate y preocupación).

Estas nubes en particular han transformado cómo pensamos acerca del clima, la tecnología y el dominio humano sobre la naturaleza. Mediante la examinación de la composición material y de las condiciones en las que se formaron, Una memoria, un ideal, una proposición apunta a repensar la realidad de las transformaciones geológicas y sociales que produjeron o producirán las nubes.

Bosco Sodi, Muro, 2017-2019. Vista de la instalación en "The Visible Turn", USF Contemporary Art Museum, Tampa, Florida, EEUU, 2019. Foto: Will Lytch

Bosco Sodi – Muro

Bosco Sodi (nacido en 1970 en Ciudad de México) es un artista mexicano establecido en Nueva York conocido por las ricas texturas, los vívidos colores y la gran escala de sus pinturas y esculturas. Sodi sondea el poder emotivo dentro de la crudeza esencial de los materiales que utiliza en su trabajo. Mediante el enfoque en la exploración material, el gesto creativo y la conexión espiritual entre el artista y su obra, Sodi busca trascender las limitaciones de las barreras puramente conceptuales.

Muro, la primera instalación pública de Bosco Sodi, es una muralla de 1,8 por 6 metros construida con 1080 ladrillos de arcilla únicos, hechos a mano con la ayuda de artesanos locales en el estudio de Sodi en Oaxaca, México. Muro fue levantada por primera vez en el Washington Square Park de Nueva York en la mañana del 7 de septiembre del 2017, durante un solo día. Al final del día, se invitó a los visitantes a desarmar la muralla en grupo, removiendo los ladrillos uno a uno para llevarlos consigo a sus hogares. Posteriormente, se volvió a construir y a desarmar mediante el mismo procedimiento el 7 de julio del 2018, en frente del Teatro Nacional de Londres en el South Bank. Como parte de la exhibición The Visible Turn, el Museo de Arte Contemporáneo de la USF presentará la instalación pública y performance de Muro, frente a la entrada del USFCAM por un día, al final del cual los visitantes están invitados a desarmar en grupo. Este proyecto se expande sobre el actual interés de Sodi en los procesos orgánicos que trascienden al control del artista. La naturaleza impermanente de Muro subraya el sentimiento de que todos los obstáculos tienen el potencial de ser desmantelados mediante el esfuerzo colectivo. Cada uno de los 1080 ladrillos distribuidos a los participantes incluirá una maleta estampada personalizada, una etiqueta y un certificado de autenticidad.

Tavares Strachan,130,000 years, 2018. Vista de la instalación en "The Visible Turn", USF Contemporary Art Museum, Tampa, Florida, EEUU, 2019. Foto: Will Lytch
Tavares Strachan,130,000 years, 2018. Vista de la instalación en "The Visible Turn", USF Contemporary Art Museum, Tampa, Florida, EEUU, 2019. Foto: Will Lytch
Tavares Strachan,130,000 years, 2018. Vista de la instalación en "The Visible Turn", USF Contemporary Art Museum, Tampa, Florida, EEUU, 2019. Foto: Will Lytch

Tavares Strachan – 130,000 Años

Tavares Strachan (nacido en 1979 en Nassau, Bahamas) es un artista conceptual establecido en Nueva York y Nassau cuyas ilustraciones multimedia investigan sobre ciencia, tecnología, mitología, historia y exploración. Su trabajo más reciente, The Encyclopedia of Invisibility, es una enciclopedia de 2000 páginas que presenta información acerca de personas, lugares, grupos y cosas invisibles que el artista acumuló por una década. Esta enciclopedia incluye, entre otras figuras, a Rosalind Franklin, la científica ignorada históricamente que sentó las bases del descubrimiento de la estructura de doble hélice del ADN, y a Matthew Henson, el explorador afroamericano reconocido solo en ocasiones como el codescubridor del Polo Norte junto a Robert Edwin Peary en 1909.

Strachan, privado durante su niñez del acceso directo a las obras maestras del arte occidental, obtuvo gran parte de su conocimiento sobre el mundo exterior, incluyendo el arte, a través de varias, ahora anacrónicas, enciclopedias altamente editadas, tales como la World Book Encyclopedia y la Encyclopedia Britannica.

La pieza central de su instalación en la USFCAM, 130.000 años (2018) es una videoinstalación de 18 canales recientemente producida, titulada Taxonomías, entomologías y evoluciones, que dramatiza cambios en gran medida ocultos en el entorno del Ártico, y pone de relieve la invisibilidad y fragilidad de la selva ártica y sus especies. Cada vitrina contiene monitores de televisión hechos de carbonato de calcio, también conocido como tiza de pizarra, crónicas encontradas y material de los hábitats del ártico en desaparición. Junto con estos monitores, estan las viñetas altamente detalladas que incluyen una colección de objetos de neón, dibujos, artefactos fotográficos y esculturas invisibles de vidrio. El trabajo también hace referencia al viaje de Strachan hacia el Polo Norte en el 2013, que reimaginó la expedicion de Mathew Henson en 1909.

Jorge Tacla, Señal de abandono 34 (Homs), 2018. Vista de la instalación en "The Visible Turn", USF Contemporary Art Museum, Tampa, Florida, EEUU, 2019. Foto: Will Lytch

Jorge Tacla – Signo de Abandono 34 (Homs)

Jorge Tacla (nacido en 1958 en Santiago, Chile) es un artista establecido en Nueva York que elabora pinturas espectrales que difuminan los límites formalistas entre la abstracción y la representación para presentar una visión herida del mundo.

Sus nuevas pinturas continúan con su exploración de décadas de las estructuras invisibles y los sistemas que funcionan en la sociedad. Tal como otros trabajos recientes, sus pinturas presentan superficies expresionistas, notoriamente empastadas, forjadas en aceite y cera fría, y paletas limitadas de gris, azul y rojo. Los temas del artista también son similares: edificios y lugares reales, destilados de la memoria de Tacla así como de su vasto archivo de imágenes y álbumes de fotografías, libros, revistas y de Internet.

En los ochenta y noventa, Tacla se mudó desde las representaciones de cuerpos miserables y paisajes desérticos hacia una carrera dedicada a pintar visiones sublimes de las peores pesadillas del mundo. Entre sus temáticas está el bombardeo del edificio federal Alfred P. Murrah en la ciudad de Oklahoma y varios conflictos sin fin en el Medio Oriente. En todo su repertorio, Tacla siempre se ha enfocado en el daño, no en la violencia misma.

La arquitectura destrozada expuesta en la monumental pintura de seis paneles titulada Señal de Abandono 34 (Homs), representa la ciudad siria destruida de Homs, ensamblada a partir de un conjunto de imágenes disponibles en diversos medios impresos y en la web.

THE VISIBLE TURN: CONTEMPORARY ARTISTS CONFRONT POLITICAL INVISIBILITY

Contemporary Art Museum | Institute for Research in Art, College of The Arts, University of South Florida, 4202 East Fowler Avenue CAM 101, Tampa, Florida, Estados Unidos

Del 11 de enero al 2 de marzo de 2019

Imagen destacada: Bosco Sodi, Muro, 2017-2019. Vista de la instalación en “The Visible Turn”, USF Contemporary Art Museum, Tampa, Florida, EEUU, 2019. Foto: Will Lytch

Traducción: Isaac Zapata