La galería Jaqueline Martins, en São Paulo, presenta una retrospectiva de Regina Vater (Río de Janeiro, 1943), en la que, a través de 50 obras, entre fotografías, videos e instalaciones, se sitúa a esta artista como pionera indiscutible en la exploración de las relaciones entre sociedad, naturaleza y tecnología. Toda la obra de Regina Vater se ubica en un espacio fronterizo entre la acción política y la creación artística.

La exposición es el resultado de un proyecto de investigación de seis años que incluyó muchas visitas al taller de la artista y la catalogación de su producción, y se centra en obra histórica -en algunos casos nunca antes vista- de los años 60, 70 y 80. “Regina Vater es una artista con una increíble carrera internacional e institucional. Sin embargo, incluso con esta exitosa trayectoria, su producción no estaba disponible para el mercado. Nunca había sido una prioridad para la artista y el mercado aún no había entendido completamente las distintas capas de una producción compleja y plural”, dice Jaqueline Martins, organizadora de esta primera individual en la galería desde que comenzó a representarla en el 2012.

A lo largo de la investigación sobre la obra de la artista afloraron temas amplios, como el tiempo, y su relación con mitos indígenas. Cuestiones urgentes y puntuales vistas a través de la lente del feminismo y la posición social de la mujer, como es el caso de su obra Tina América (1976), una serie de autorretratos en los que la artista desempeña diferentes papeles sociales comúnmente asociados a las mujeres latinoamericanas. Esta obra se presenta en la exposición junto a Mulher Mutante (o Swimer), una escultura interactiva de 1968 que representa un cuerpo femenino sensual y colorido, un objeto atractivo, pero inerte, que depende de terceros para ser activado. Para la artista, esta obra remite a “las mujeres como propiedad de otra persona, una situación que aún se perpetúa en la actualidad”.

También están presentes en la exposición obras de la serie Tropicália, donde “el cuerpo femenino aparece sin cabeza, insertado en el paisaje tropical, en una estética casi pop”, según la artista. “Aquí es donde intenté expresar nuestra soleada vitalidad, inspirada en nuestra estética popular, digiriendo y regurgitando a Wesselmann, a quien admiraba mucho”, agrega.

Vista de la exposición de Regina Vater en la galería Jaqueline Martins, Sao Paulo, 2018. Cortesía: Galeria Jaqueline Martins. Foto: Gui Gomes
Vista de la exposición de Regina Vater en la galería Jaqueline Martins, Sao Paulo, 2018. Cortesía: Galeria Jaqueline Martins. Foto: Gui Gomes
Vista de la exposición de Regina Vater en la galería Jaqueline Martins, Sao Paulo, 2018. Cortesía: Galeria Jaqueline Martins. Foto: Gui Gomes

Su pasión por la fotografía comenzó en Río en 1973, cuando registraba la basura que quedaba en las calles el último día de Carnaval. Anterior a eso, sin embargo, ya había producido imágenes de estudio de nudos de cuerdas, sobre los cuales realizó dibujos que le llevaron a ser invitada por Chico Buarque de Hollanda para hacer la portada de su álbum Calabar. Desde entonces, junto con la producción de instalaciones iniciada en 1970, y los libros de artista y los dibujos en 1973, la fotografía le ha acompañado, y su uso se despliega en muchas de sus series relacionadas con el tiempo, la ecología y la poesía visual: Parrisses, X-Range, Serie ART, Nature Morte, Electronic Nature y Cinematic Stills, entre otras.

La muestra presenta además instalaciones claves de la carrera del artista, organizadas por Jaqueline Martins bajo una lógica poética en lugar de formal. “Desde los años setenta, los materiales y temas de su obra cuentan con tanta variedad y experimentalidad que encontrar características que se aplican a todos ellos puede resultar difícil. Este amplio abanico de su creación, imposible de ser contenido en un cajón, acabó causando cierta negligencia de una esfera del arte apresurada y ocupada con una producción de más fácil catalogación”, señala Martins.

La amplitud radial de la obra de Regina Vater va desde una visión metafísica de la vida y del universo, inspirada en lecturas filosóficas y antropológicas, a su pasión por la poesía y su ética política. “Cualquier tipo de arte, aunque de forma inconsciente, es un proceso de contacto con las fuerzas creativas y regenerativas del universo”, dice la artista.

Vista de la exposición de Regina Vater en la galería Jaqueline Martins, Sao Paulo, 2018. Cortesía: Galeria Jaqueline Martins. Foto: Gui Gomes
Vista de la exposición de Regina Vater en la galería Jaqueline Martins, Sao Paulo, 2018. Cortesía: Galeria Jaqueline Martins. Foto: Gui Gomes
Vista de la exposición de Regina Vater en la galería Jaqueline Martins, Sao Paulo, 2018. Cortesía: Galeria Jaqueline Martins. Foto: Gui Gomes

Regina Vater ha desarrollado un complejo y sofisticado trabajo en las últimas cinco décadas que contribuye significativamente al debate sobre el surgimiento de una ecología de los medios en las áreas del arte y la vida contemporánea. Es a partir de estas relaciones que surgen algunas de sus reflexiones sobre las construcciones culturales en torno al cuerpo femenino. Debido a esto, es imposible no mencionarla como una de las protagonistas dentro de toda una generación de artistas brasileñas que conquistaron su espacio institucional, viajaron, debatieron y perseveraron en un circuito aún tan dominado por hombres.

“¿Qué me hace una mujer y artista latinoamericana, si soy el resultado de sangre alemana, portuguesa, nativo-americana, vasca, judía y suiza? ¿El hecho de que hablo un idioma latino y tenga raíces culturales portuguesas, nativas y negras mezcladas con influencias europeas y americanas? ¿Que crecí en contacto con una naturaleza salvaje, una mitología de la naturaleza y un espacio amplio con menos “historia”? ¿Que soy un individuo con un psico-organismo femenino preocupado por mi hogar, mis sentimientos, mi forma de amar, la forma en que me aman, la forma en que comparto mis dependencias personales e independencia como mujer en esta sociedad… y por las condiciones humanas, el conocimiento y la sabiduría, la ética y la estética, la sensibilidad y la ‘belleza’? Quizás mi arte sea la visualización de esta conciencia”. [1]

Vista de la exposición de Regina Vater en la galería Jaqueline Martins, Sao Paulo, 2018. Cortesía: Galeria Jaqueline Martins. Foto: Gui Gomes
Vista de la exposición de Regina Vater en la galería Jaqueline Martins, Sao Paulo, 2018. Cortesía: Galeria Jaqueline Martins. Foto: Gui Gomes

REGINA VATER

Galería Jaqueline Martins, R. Dr. Cesário Mota Júnior, 443 – Vila Buarque, São Paulo

Hasta el 19 de enero de 2019

[1] Texto escrito por Regina Vater para el catálogo de la exposición colectiva Latin American Women Artists, realizada en 1982 en SoHo 20 y el Bronx Museum, Nueva York.