Skip to content

ANA MARÍA MILLÁN Y LA ANIMACIÓN COMO HERRAMIENTA PARA RECLAMAR UN ESPACIO SIGNIFICATIVO EN EL MUNDO

Ana María Millán (Cali, Colombia, 1975 – vive y trabaja en Berlín) ubica una voz personal y escéptica en los espacios narrativos del video, investigando diferentes formas de transmisión de información en relación con subculturas, ideas de violencia y discursos de exclusión. Al hablar de historias locales, Millán aprovecha las posibilidades y los errores típicos de los ensayos, así como la incorporación de formas narrativas que se consideran disfuncionales.

Durante casi dos décadas, la artista ha producido obras con personas que tienen una fuerte inclinación o experiencia en cultura visual, independientemente de si están directamente involucradas en el campo del arte contemporáneo. De manera relacionada, lo que sustenta su trabajo es una exploración de las formas en que las narrativas históricas se socializan a través de imágenes, especialmente en cómics, películas y videojuegos. Esto último es lo que motivó a la artista a abordar los usos de la fantasía en los juegos y en las comunidades Live Action Role Play (LARP).

Dentro del ámbito de la fantasía, donde los grupos subalternos pueden sentirse más en casa que en la realidad, Millán busca agentes que tengan la intención expresa de volver a significar nuestro presente, acercando la animación como una herramienta para inventar, y en ocasiones reclamar, un espacio significativo en este mundo.

La exposición individual que se presenta actualmente en Witte de With, en Rotterdam, aborda particularmente su trabajo sobre este tema. Curada por Sofía Hernández Chong Cuy y Rosa de Graaf, incluye animaciones y acuarelas relacionadas con cómics y juegos que retratan a las personas con las que se involucró mientras creaban este cuerpo de trabajo en su Colombia natal, así como en México, donde residió temporalmente, y en Alemania, donde vive actualmente. Al adoptar como medio la acuarela, Millán explora la identidad fluida de estos personajes dentro del género de la fantasía, característica de la cultura del juego.

La muestra incluye la pieza Wanderlust, curada y producida por inSite Casa Gallina entre 2015 y 2017. Wanderlust es una animación 3D que resultó de un intenso proceso de coparticipación de casi dos años en el cual la artista colaboró con un grupo de jóvenes interesados en el videojuego. Juntos diseñaron una serie de personajes, con los que Millán compuso una historia que recoge un viaje de una mujer-loba a través de diversos mundos en los que descubre sus potencialidades y habilidades de transformación.

Ana María Millán en Witte de With, Rotterdam, Países Bajos, 2018. Cortesía: WdW
Ana María Millán en Witte de With, Rotterdam, Países Bajos, 2018. Cortesía: WdW
Ana María Millán en Witte de With, Rotterdam, Países Bajos, 2018. Cortesía: WdW

ANA MARÍA MILLÁN, A SOLO EXHIBITION

Witte de With, Witte de Withstraat 50 NL–3012 BR, Rotterdam, Países Bajos

Hasta el 6 de enero de 2018

También te puede interesar

Still "El tiempo es otro río" (Second Life, "Nos faltan 43"). Tania Candiani en colaboración con estudiantes del Tecnológico de Monterrey. Cortesía de lxs autorex

EL TIEMPO ES OTRO RÍO (A TRAVÉS DE LA PANTALLA)

"El tiempo es otro río", proyecto de investigación y acción colectiva de Tania Candiani, es un espacio de intercambios, reubicación y expansión de una serie de protestas llevadas a cabo en línea y reformuladas...

EL DIBUJO PERFORMATIVO: DES/APARECER EN LAS PANTALLAS

Pensar el contexto digital vendría a suponer también trazar algunos cuestionamientos sobre el problema de la memoria y el soporte. Si bien la imagen digital supone tradicionalmente la pérdida de la huella indicial, podemos...