Lisson Gallery, en Nueva York, presenta la primera exposición a gran escala de la serie Estructuras de la artista cubana Carmen Herrera (La Habana, 1915), una de las máximas exponentes de la pintura concreta no representativa latinoamericana. Basadas en “pinturas que claman por convertirse en esculturas”, las Estructuras de Herrera representan una ruptura excepcional en la insistente planicie y bidimensionalidad de sus pinturas. La exposición en Lisson reúne doce de estas obras, además de bocetos y dibujos.

Herrera comenzó los bocetos y preparativos para sus Estructuras a finales de la década de 1960, aproximadamente al mismo tiempo que los escultores clave del minimalismo, incluidos Carl Andre, Donald Judd y Barnett Newman, iniciaban su exploración con el medio. Respecto a este giro en su práctica, Herrera ha señalado: «Me quedó claro que los elementos lineales en mi trabajo requerían una superficie dura para integrar estructuralmente los ‘bordes duros’ [hard edges]”.

En 1969, tras recibir el segundo de dos premios de la Fundación CINTAS (una organización que apoya a los artistas cubanos que trabajan fuera de Cuba), Herrera usó los fondos para contratar a un carpintero y comenzar a ejecutar esta variante en su obra a partir de un solo plano. La colaboración resultó en una serie de obras escultóricas hechas en madera, fibra vulcanizada, espuma de poliestireno y epoxi que marcaron un momento importante en su carrera, toda vez que las formas se movieron del dibujo a la pintura y de allí a la escultura, y sus meticulosos bordes puntiagudos se manifestaron físicamente. Sin embargo, al completar un primer grupo de estas Estructuras, en 1971, el carpintero falleció y Herrera, con poco dinero, abandonó el proyecto y volvió a pintar durante las siguientes décadas. Azul ‘Tres’, una rara estructura de madera azul creada durante ese período de investigación inicial, se incluye en la exposición.

Vista de la exposición “Carmen Herrera: Estructuras”, en Lisson Gallery, Nueva York, 2018 © Carmen Herrera. Cortesía: Lisson Gallery.
Vista de la exposición “Carmen Herrera: Estructuras”, en Lisson Gallery, Nueva York, 2018 © Carmen Herrera. Cortesía: Lisson Gallery.

Herrera imaginó las Estructuras en un sentido ambiental, utilizando las paredes circundantes como parte de la composición. Estas obras de forma irregular siguen siendo, técnicamente, sus únicos monocromos; sin embargo, la artista incorpora el blanco de la pared expuesta –o espacio negativo- como segundo color.

La exposición en Lisson presenta una selección de nuevas estructuras de aluminio pintado -ocho que van a la pared y cuatro instaladas en el piso- que enfatizan la orientación arquitectónica de su forma abstracta dentro del amplio espacio de la galería. La composición dinámica de las Estructuras instaladas en el piso transmite movimiento y ritmo a través de un cuidadoso equilibrio geométrico de líneas, formas y colores.

Lisson Gallery lanzará a mediados del 2019 una monografía completa de toda la serie Estructuras, que contará con un ensayo de Dana Miller, curadora de la reciente retrospectiva itinerante de Herrera, Lines of Sight, así como material de archivo, bocetos y dibujos nunca publicados.

Carmen Herrera, Azul “Tres”, 1971, acrílico sobre madera, 142,2 x 106,7 x 7,6 cm © Carmen Herrera. Cortesía: Lisson Gallery
Carmen Herrera, Estructura Amarilla, 1966/2016, acrílico y aluminio, 69,9 x 124,5 x 12,7 cm. © Carmen Herrera. Cortesía: Lisson Gallery
Carmen Herrera, Pavanne (Black), 1967/2016, acrílico y aluminio, 91,4 x 91,4 x 60,9 cm © Carmen Herrera. Cortesía: Lisson Gallery

CARMEN HERRERA: ESTRUCTURAS

Lisson Gallery, 504 W 24th Street, Nueva York

Del 4 de septiembre al 27 de octubre de 2018

Imagen destacada: Vista de la exposición Carmen Herrera: Estructuras, en Lisson Gallery, Nueva York, 2018 © Carmen Herrera. Cortesía: Lisson Gallery.