En 1992 la artista, feminista y activista queer estadounidense Zoe Leonard escribió un poema-manifiesto llamado I want a president… en el que presenta un retrato conmovedor del clima cultural y político de principios de la década de 1990 en la ciudad de Nueva York con palabras que aún resuenan. Lo escribió en 1992, el año en que la poeta Eileen Myles se postulaba como candidata a la presidencia junto a George H. W Bush, Bill Clinton y Ross Perot. La identidad de Myles contrastaba con sus ricos oponentes masculinos: una mujer gay proveniente de una comunidad directamente afectada por la pobreza y el SIDA.

La revista para la cual el poema fue escrito inicialmente se disolvió antes de su publicación, pero el texto circuló de forma orgánica, ganando gran popularidad con el paso del tiempo. En 2006, por invitación de la revista feminista genderqueer LTTR, Leonard revivió el texto en forma de postal, y posteriormente el trabajo ha sido leído, traducido y reinventado por varios grupos en el contexto de numerosas elecciones políticas en Estados Unidos y el extranjero.

A propósito de la temporada de elecciones presidenciales en Colombia en 2018, Espacio Odeón y Editorial Salvaje invitaron a diversos miembros de la comunidad artística y literaria colombiana a producir un texto basado en el de Leonard a partir del contexto actual colombiano, para repensar la figura de presidente y preguntarse sobre lo que quieren en sus líderes, así como lo que es posible imaginar para el futuro de la sociedad colombiana desde sus vivencias personales y políticas más íntimas.

Los textos producidos fueron leídos públicamente por sus autores y otros colaboradores el pasado 14 de junio en la plazoleta de Espacio Odeón, y ahora se encuentran disponibles en un micro-sitio alojado en la página web de Espacio Odeón, que puedes consultar aquí. Entre los participantes se encuentran Víctor Albarracín, Felipe Arturo, Elkin Calderón, Ángela Cruz, Ericka Flores, Breyner Huertas, Jaime Iregui, LaAgencia, Luis Ospina, Luciana Ponte, Julia Roldán, María Roldán, María Isabel Rueda, Dabiel Salamanca y Luisa Ungar.

Quiero un presidente…

Zoe Leonard, 1992.

Quiero una lesbiana de presidenta. Quiero una persona con SIDA de presidente y un maricón de vicepresidente y quiero a alguien sin seguro médico y que haya nacido en un lugar donde la tierra esté tan saturada de desechos tóxicos que no haya podido elegir si le daba leucemia. Quiero una presidenta que haya abortado a los dieciséis y quiero un candidato que no sea el menos malo. Quiero un presidente que haya perdido a su amante por culpa del SIDA, que todavía lo vea cada vez que cierra los ojos y sepa qué se siente abrazar a alguien que se muere. Quiero a un presidente que no tenga aire acondicionado, que haya hecho fila en la clínica, en la EPS, en la oficina de bienestar social y haya estado desempleado, que haya sido despedido, acosado sexualmente, agredido por marica y que haya sido deportado. Quiero a alguien que haya pasado la noche en la cárcel, al que le hayan quemado la casa y que haya sobrevivido a una violación. Quiero a alguien que se haya enamorado y sufrido por amor, que respete sexualmente a los demás, que haya cometido errores y aprendido de ellos. Quiero una mujer negra de presidenta. Quiero a alguien con los dientes torcidos y con actitud, alguien que haya comido esa asquerosa comida de hospital, alguien que se trasvista y haya consumido drogas y estado en terapia. Quiero a alguien que haya sido acusado de desobediencia civil. Y quiero saber por qué esto no es posible. Quiero saber en qué momento empezamos a creer que un presidente es siempre un payaso. Siempre un proxeneta y nunca una puta. Siempre un jefe y nunca un trabajador. Siempre un mentiroso, siempre un ladrón, que permanece impune.

Traducción por Editorial Salvaje

Agradecimientos: Zoe Leonard, Hauser & Wirth, Programa Distrital de Apoyos Concertados – IDARTES

Imagen destacada: Lectura pública de “Quiero un presidente”, en Espacio Odeón, Bogotá, 2018. Cortesía: Espacio Odeón