Desde 1998 el colectivo Tercerunquinto (Monterrey, México) ha desarrollado proyectos escultóricos que afectan tanto el espacio público como privado, cuestionando los límites entre ellos, desarticulando los elementos de esos sistemas y desmontando el orden lógico de sus relaciones.

Desde que su obra comenzó a exhibirse en diferentes espacios institucionales, han integrado estas experiencias incorporando reflexiones que convierten a la obra misma en un vehículo para cuestionar y reposicionar uno de los conceptos históricos clave para entender el arte reciente, conocido como crítica institucional. En su lugar, han acuñado el término de negociación institucional, pues advierten en ella –la negociación– una forma de divisa de intercambio (no ausente de tensiones) que ubica a la obra de arte en el entramado superinstitucionalizado contemporáneo, como un problema estético a la vez que ético.

Su más reciente exposición, Tercerunquinto. Obra inconclusa, presentada en el Museo Amparo de Puebla (México) y coproducida por el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey (MARCO), analiza la práctica artística de las dos últimas décadas de este colectivo, integrado por Gabriel Cázares y Rolando Flores y, hasta 2014, por Julio Castro, mediante la cual han dado visibilidad a la arquitectura informal y a los usos desestructurados de los márgenes urbanos relativos a las megalópolis contemporáneas.

Vista de la exposición "Obra inconclusa", de Tercerunquinto, en el Museo Amparo, Puebla, México, 2018. Cortesía: Museo Amparo

El análisis crítico de los principios sociales de la modernidad, “progreso” y “desarrollo”, han permitido al colectivo seguir los rastros de las ruinas modernas, buscando reivindicarlas a través de la intervención como gesto artístico. El espacio asociado a la precariedad arquitectónica, a la fragilidad del elemento constructivo y a la ausencia de servicios públicos, forman parte central de los discursos que esta muestra presenta: hacer visible una historia crítica de las periferias urbanas.

Curada por Cuauhtémoc Medina y Taiyana Pimentel, la muestra incluye trabajos realizados por Tercerunquinto entre 1998 y 2018, y están organizados a través de tres líneas discursivas: Protocolos, orientada hacia las estrategias críticas del colectivo frente al museo como contenedor de discursos artísticos; Obra gris, que se enfoca en las connotaciones ideológicas de la construcción arquitectónica de “bajo perfil” ubicada en las zonas periféricas urbanas; y Ocupaciones, aquellas obras en las que Tercerunquinto transforma los espacios e involucra al público convirtiéndolo en actor.

Vista de la exposición "Obra inconclusa", de Tercerunquinto, en el Museo Amparo, Puebla, México, 2018. Cortesía: Museo Amparo
Escalera (Casas habitación) (2017), originalmente concebida y producida para una vivienda en la ciudad de Monterrey en 2002. Vista de la exposición "Obra inconclusa", de Tercerunquinto, en el Museo Amparo, Puebla, México, 2018. Cortesía: Museo Amparo

En Tercerunquinto. Obra inconclusa se reactivan obras llevadas a cabo originalmente en otras ciudades del mundo, como Vendedor de flores (2014), en la que bajo una contravención crítica del contrato social del museo como institución que preserva y exhibe públicamente una colección, el colectivo propuso al Kunstmuseum de Bochum, en Alemania, y en esta ocasión al Museo Amparo, a comprometerse a una relación particular: la institución mostrará a un florista una a una las obras de su colección, y adquirirá de este visitante un ramo de flores para marcar su visita semana a semana.

También se incluye la reactivación de Graffiti (2013-2014), una pieza que Tercerunquinto reinserta en el contexto de la ciudad de Puebla, convocando a estudiantes del Bachillerato General Oficial José María La Fragua, ubicado en la colonia INFONAVIT 12 de mayo de 1918, a intervenir un muro a espaldas de esta escuela bajo la distribución estricta de tareas, y en una paleta reducida al color negro. El resultado es un mural monocromo que a corta distancia se muestra como producto de una acumulación de gestos. Irónicamente, la comisión cancela el vocabulario y horizonte políticos del arte urbano, a la vez que añade un giro inesperado y crítico a la trayectoria de la producción de pintura monocromática.

Otras reactivaciones de obras corresponden a Escalera (Casas habitación) (2017), originalmente concebida y producida para una vivienda en la ciudad de Monterrey en 2002, y que se exhibe en una de las salas del Museo; y Arqueología del muro político. Palimpsesto de estudios preliminares (2017), proyecto desarrollado entre 2000 y 2015 en el que Tercerunquinto registró fotográficamente las pintas de campañas políticas en una variedad de locaciones en México. Tomando como base ese archivo, el grupo comisionó a pintores rotulistas de la ciudad de Puebla a superponer los bocetos de esos murales propagandísticos, a fin de formar un palimpsesto ideológico y gráfico en el espacio de exhibición artística con el objetivo de cuestionar la naturaleza política de la noción de “pintura mural”, a la vez que evoca el carácter fatuo y efímero de las promesas de la propaganda electoral.

Escalera (Casas habitación) (2017), originalmente concebida y producida para una vivienda en la ciudad de Monterrey en 2002. Vista de la exposición "Obra inconclusa", de Tercerunquinto, en el Museo Amparo, Puebla, México, 2018. Cortesía: Museo Amparo
Vista de la exposición "Obra inconclusa", de Tercerunquinto, en el Museo Amparo, Puebla, México, 2018. Cortesía: Museo Amparo
Vista de la exposición "Obra inconclusa", de Tercerunquinto, en el Museo Amparo, Puebla, México, 2018. Cortesía: Museo Amparo
Vista de la exposición "Obra inconclusa", de Tercerunquinto, en el Museo Amparo, Puebla, México, 2018. Cortesía: Museo Amparo
Vista de la exposición "Obra inconclusa", de Tercerunquinto, en el Museo Amparo, Puebla, México, 2018. Cortesía: Museo Amparo

Además de estas reactivaciones, Tercerunquinto. Obra inconclusa también reúne esculturas, objetos, instalaciones, dibujos, fotografías y pinturas que ilustran la esencia de su práctica artística: indagar entre los márgenes de la arquitectura, el urbanismo y la escultura pública, y las relaciones personales, sociales, culturales y políticas que se construyen al mismo tiempo en que se edifica una ciudad.

Por otra parte, los procesos de negociación entre actores sociales es otra de las estrategias centrales de Tercerunquinto, dando seguimiento a las rutas entre la ciudad –como contenedor de instituciones artísticas– y a los márgenes urbanos asociados a las apropiaciones informales. El colectivo reflexiona sobre los procesos de empoderamiento y se desplaza hacia los usos de la gran arquitectura –la de museos, galerías de arte y otros centros de poder cultural, político y económico– y sus significaciones ideológicas, insertándose en el discurso de la crítica institucional, un mecanismo que lo moviliza hacia la crítica detallada y específica de las facultades de la arquitectura, y un desafío reiterado de las condiciones de operación de instituciones y de sus síntomas políticos.

Vista de la exposición "Obra inconclusa", de Tercerunquinto, en el Museo Amparo, Puebla, México, 2018. Cortesía: Museo Amparo
Vista de la exposición "Obra inconclusa", de Tercerunquinto, en el Museo Amparo, Puebla, México, 2018. Cortesía: Museo Amparo

TERCERUNQUINTO. OBRA INCONCLUSA

Museo Amparo, Puebla, México

Hasta el 8 de octubre de 2018