Hasta el 21 de julio se exhiben en la galería Artespacio de Santiago de Chile las obras ganadoras y finalistas del Concurso Artespacio Joven BBVA 2018, que en esta última edición contó con un jurado compuesto por Manuel Olivares, Gerente General de BBVA Chile; Cristián Salineros, artista y académico; Alejandra Villasmil, fundadora y directora de Artishock; Beatriz Bustos, directora del Centro Cultural La Moneda; y Gonzalo Mardones, arquitecto.

El concurso tuvo una amplia convocatoria, con cerca de 400 participantes. Tras una preselección de 42 obras finalistas sometidas a la consideración del jurado, se otorgó el primer premio a Nelson Hernández, por su obra Mujer sentada en una silla, una pintura al óleo sobre tela que retrata a una figura femenina con mirada perdida, su rostro con marcas visibles de algún accidente o quizás una agresión, y que con una impecable ejecución logra transmitir sensaciones de incomodidad y extrañeza, cuestionando ideas fijas respecto a la belleza femenina y abriendo un espacio para la reflexión sobre la violencia, las políticas de género y los sentimientos absolutos.

El segundo premio fue otorgado a Rodrigo Toro por su instalación eléctrica Sin título, mientras que el tercer premio fue para Amelia Campino, por un dibujo intitulado.

Rodrigo Toro, Sin título, 2018, instalación eléctrica,125 x 40 x 10 cm. Cortesía del artista

El concurso consideraba además dos menciones honrosas pero, como decisión especial en esta edición, el jurado abogó por una tercera mención honrosa. Así las menciones honrosas recayeron en Alejandro LeonhardtValentina Jara-Bravo y Carlos Vidal. 

Según el jurado, “el gran nivel y variedad en los trabajos presentados en el concurso hizo que el jurado tuviese un arduo trabajo en seleccionar y definir aquellas obras que fueron premiadas. Los principios que primaron en las argumentaciones y decisiones del jurado se ajustaron al carácter de este concurso y los riesgos que los artistas en este rango de edades artistas debían correr, así como la excelencia en la ejecución. Hubo trabajos como los premiados que lograban conjugar de muy buena manera los aspectos técnicos en su ejecución con los contenidos, transmitiendo gran sensibilidad y en algunos casos profunda emocionalidad, sin dejar de lado los lenguajes propios de cada uno de los medios usados”.

 

 


Imagen destacada: Nelson Hernández, Mujer sentada en una silla, 2018, óleo sobre tela, 100 x 100 cm. Cortesía del artista