Nacido en Santiago de Chile en 1973, el mismo año en que se estableció la dictadura militar en su país, Víctor Castillo comenzó a dibujar obsesivamente a la edad de cinco años, inspirado por las animaciones que vio en televisión, películas de ciencia ficción y las ilustraciones en portadas de discos como The Wall de Pink Floyd.

Cursó estudios en la Universidad de Arte y Ciencias Sociales (ARCIS) y la Universidad Católica de Chile, de la cual fue expulsado, para unirse luego a un colectivo de arte experimental independiente en Santiago. En 2004, se trasladó a Barcelona, España, donde se dedicó a la pintura y estableció un estilo particular, con referencias a cómics, graffiti y antiguas pinturas maestras, particularmente de Goya. En 2010 se mudó a Los Ángeles, California, donde reside actualmente.

En este cortometraje de seis minutos de duración sobre su trabajo, podemos entender muchas de las claves que guían el imaginario del artista: sus narrativas a la manera de crónicas contemporáneas que se apropian de las ilustraciones para cuentos infantiles y la estética de las animaciones clásicas, y sus alegorías sobre la crueldad, el miedo, la rebelión, la avaricia, el adoctrinamiento, la violencia y otros abusos de poder.

El aspecto distinguible de Hollywood Dreams –realizada por Loica, un estudio de producción multidisciplinar de comunicación visual con sede en Santiago- es que el trabajo de Víctor Castillo participa de manera activa. El formato de video es un nuevo lienzo para que el artista exprese nuevos límites que nunca antes había explorado. Todas sus pinturas están animadas y representan la historia dentro de cada una. En este video se utilizaron otras técnicas como la integración 3D sobre la acción en vivo para crear un documental corto único y dinámico. Una manera de vivir dentro de sus irreverentes pinturas.