El Museo Reina Sofía, en Madrid, presenta hasta el 19 de marzo la muestra Basta y sobra del sudafricano William Kentridge (Johannesburgo, 1955). A diferencia de otras exposiciones y retrospectivas anteriores del artista, ésta se trata de la primera que se ha organizado para explorar su producción plástica a partir de sus proyectos en teatro, ópera y performance.

Basta y sobra plantea que el trabajo escénico de Kentridge, galardonado con el Premio Princesa de Asturias de las Artes 2017, no se puede entender como un discurso paralelo al plástico. Al contrario, se trata de una misma esencia que encuentra manifestaciones distintas que se retroalimentan continuamente, completándose de manera simultánea hasta el punto en que no se entienden ambos trabajos el uno sin el otro.

El eje vertebral de la exposición comprende una selección de siete piezas de teatro –Woyzeck on the Highveld (1992), Faustus in Africa! (1995) y Ubu and the Truth Commission (1997)–  y ópera –Il ritnorno d’Ulisse (1998), The Nose (2010), Lulu (2015) y Wozzeck (2017)– “orquestadas” por el artista. Esta selección permite un recorrido transversal que evidencia ciertas constantes de la trayectoria artística de Kentridge: todas ellas con historias de un solo protagonista que sirven para entretejer diversas situaciones y suscitar realidades más complejas. Se trata de dramas donde, con frecuencia, lo absurdo se convierte en aliado para desnudar y desenmarañar eficazmente circunstancias y contextos secretos. Sus personajes son víctimas o verdugos de unas estructuras encorsetadas que ponen de manifiesto, en el ámbito público y doméstico, las lacras de la tiranía, el autoritarismo, la mezquindad y la corrupción.

Apoyado por un amplio equipo de colaboradores habituales, Kentridge recurre a repertorios europeos existentes y los reinterpreta desde una perspectiva personal, extrapolando con frecuencia las historias a Sudáfrica, reescribiendo los guiones originales para hacerlos permeables a esa realidad. Esta recontextualización permite una reflexión sobre el paisaje distópico de Johannesburgo, tema recurrente cuyo potencial explota el artista una y otra vez a lo largo de su trayectoria. El paisaje sudafricano, tan distinto al del imaginario universal, es puesto en valor como verdadero testigo de la historia.

Maqueta para "Lulu", parte de la muestra Basta y sobra de William Kentridge en el Museo Reina Sofía, Madrid. Foto: Joaquín Cortés/Román Lores, cortesía del museo.
Maqueta para "Wozzeck" (2016), parte de la muestra Basta y sobra de William Kentridge en el Museo Reina Sofía, Madrid. Foto: Joaquín Cortés/Román Lores, cortesía del museo.

La importancia otorgada al proceso creativo es otro de los aspectos claves de la producción del artista. Durante la concepción de las piezas mencionadas, se intercalan dibujos, grabados y películas que sirven de punto de partida, son resultado de las mismas o fueron producidas de forma simultánea y complementaria. La exposición reúne una amplia selección de materiales y medios que dan cuenta de estas sinergias entre la obra plástica y escénica del artista, así como de los distintos enfoques y formalizaciones que plantea para cada proyecto.

Así, en Basta y sobra se encuentran los diferentes materiales surgidos tanto en el proceso de creación como los que finalmente son empleados en las escenografías (dibujos, maquetas de escenas, pósteres, marionetas o vestuario), que se exhiben junto con las grabaciones de sus óperas y obras de teatro, y de algunas de las películas que las vertebran, como Right Into Her Arms, el teatrillo en miniatura donde se proyectan algunos dibujos utilizados en la ópera Lulu; Ubú cuenta la verdad, que completa Ubu and the Truth Commission; y Yo no soy yo, el caballo no es mío, las ocho películas que ayudaron a definir la gramática de la escenografía de The Nose y que se incorporan como proyecciones en los interludios musicales, evidenciando las sinergias entre la obra plástica y escénica del artista.

La exposición se acompaña de una publicación con ensayos críticos de Lynne Cooke y Maria Gough, así como por textos del propio William Kentridge sobre las distintas piezas escénicas que vertebran la muestra y el abundante material gráfico relativo a las mismas.

Vista de la muestra Basta y sobra de William Kentridge en el Museo Reina Sofía, Madrid. Foto: Joaquín Cortés/Román Lores, cortesía del museo.

WILLIAM KENTRIDGE: BASTA Y SOBRA

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Madrid

Del 1 de noviembre de 2017 al 19 de marzo de 2018