Máquina del Deseo, de Manuel Felguérez, en Galería Páramo, Guadalajara, México, 2018. Cortesía de la galería

Manuel Felguérez (Valparaíso, Zacatecas, 1928) es considerado el pionero del arte abstracto en México. Sus trabajos Espacio Múltiple y Máquina Estética, que fueron resultado del uso de la computadora como instrumento en el diseño, han llevado también a considerársele como “el pionero del arte digital en México”.

Ambas obras pueden verse –y experimentarse- por estos días en la galería mexicana Páramo, en lo que constituye la primera exposición individual del artista en Guadalajara. Presentada a modo de retrospectiva, esta histórica muestra reúne las obras más innovadoras e influyentes realizadas por el artista entre 1954 y 1997, las cuales enfatizan sus contribuciones estéticas y conceptuales durante los años 70, desde abstracciones biomórficas y su particular uso del lenguaje visual, hasta su trabajo en las artes escénicas.

En la selección de las casi 20 obras que componen la muestra participó la directora de Páramo, Alexandra García Waldman, quien tiene una gran cercanía con el artista y pudo acceder a tu taller, sus archivos y su colección personal. Muchas otras obras del artista están albergadas en el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez, inaugurado en 1998 en la capital de su estado natal, Zacatecas. Su colección de arte abstracto mexicano comprende obras de más de 170 artistas del país, así como un acervo de más de 800 piezas, entre pintura, escultura, grabado y objetos personales de Felguérez.

Vista de la exposición de Manuel Felguérez, en Galería Páramo, Guadalajara, México, 2018. Cortesía de la galería
Vista de la exposición de Manuel Felguérez, en Galería Páramo, Guadalajara, México, 2018. Cortesía de la galería

En la muestra en Páramo destaca su instalación La Máquina del Deseo, una colaboración con el artista, escritor y director chileno Alejandro Jodorowsky y el movimiento Teatro Pánico. Creada especialmente para la película La Montaña Sagrada, en 1973, la obra se activará por primera vez en más de cuarenta años, durante el fin de semana del 16 de marzo, con la presencia del artista.

En la retrospectiva también se exhibe Espacio Múltiple (1973), una obra en la que Felguérez explora la forma, el color y la multiplicidad de variaciones, para desplegar los espacios establecidos en el arte y expandir la pintura al plano escultórico. La infinita metamorfosis presente en este trabajo logra capturar el compromiso del artista con su particular estilo abstracto, que está arraigado en la creencia en el arte como un valor estético y generador de experiencias.

En 1976, después de obtener una beca Guggenheim, Felguérez visitó la Universidad de Harvard donde, junto con el ingeniero de sistemas Mayer Sasson, fue pionero en el uso de las computadoras como instrumento para la creación artística. Con Máquina Estética, que utiliza un proceso de codificación, selección o contradicción basado en el modelo original de sus dibujos matemáticos, Felguérez logró multiplicar y reproducir diseños seleccionados y traducir las “formas-ideas” resultantes en pinturas y esculturas.

Así lo explica el artista, quien estuvo vinculado a la Generación de la Ruptura, abiertamente confrontada a la tradición de la Escuela Mexicana de Pintura: “Siempre ha existido una estrecha relación entre la ciencia y el arte ya que éste refleja inevitablemente la tecnología de la época en que es realizado. Intentamos demostrar cómo, a través de la aplicación de la teoría de Identificación de Sistemas, se puede llegar a elaborar un programa que permita -a partir de un modelo- la producción ‘infinita’ de nuevos ideogramas, diseños con todas las características de estilo que definen la obra plástica de un autor. Como se sabe, puede dotarse a una computa dora de inteligencia artificial que le permita tomar decisiones inteligentes. Pues bien, si en este caso en el proceso de alimentación del aparato la mayoría de las órdenes corresponden a juicios estéticos, o sea, a decisiones de orden emotivo, podemos afirmar que fue posible dotar a la computadora de una sensibilidad artificial, creando así la Máquina Estética”.

Vista de la exposición de Manuel Felguérez, en Galería Páramo, Guadalajara, México, 2018. Cortesía de la galería

MANUEL FELGUÉREZ

Páramo, Guadalajara, Jalisco, México

Hasta el 31 de marzo de 2018

Imagen destacada: Máquina del Deseo, de Manuel Felguérez, en Galería Páramo, Guadalajara, México, 2018. Cortesía de la galería