Skip to content

REGINA VATER: OJALÁ QUE HAGA BUEN TIEMPO. PEQUEÑA RETROSPECTIVA EN RÍO

Regina Vater (Río de Janeiro, 1943) es una de las artistas pioneras en el cruce entre arte y ecología y una de las primeras artistas brasileñas en trabajar con video. Su extensa videografía está en gran parte constituida por obras realizadas con un presupuesto limitado, y en ella se reflejan muchos de los temas que recorren toda su producción artística, en particular, la poesía y las cosmologías indígenas y africanas.

Lo femenino está también presente en su obra. No podemos olvidar su papel protagónico junto a toda una generación de artistas mujeres brasileñas que conquistaron su espacio institucional, viajaron, lucharon y perseveraron en un circuito tan dominado aún por los hombres.

Su obra abarca desde performances e instalaciones (más de 150 realizadas a partir de 1970) hasta libros de artista, poesía visual y fotografía. En 1976 representó a Brasil en la Bienal de Venecia, la primera exposición internacional que tuvo como tema central la problemática del medio ambiente (en aquella época la palabra ecología aún no estaba en uso) y en 1980 obtuvo una Beca Guggenheim para viajar a Estados Unidos, donde ayudó a diseminar la obra de varios colegas –muchos de ellos brasileños- en varias exposiciones organizadas por su propia cuenta. Esta trayectoria, sumada a su trabajo como autora de textos críticos, habla de la rica multidimensionalidad de una artista que es hoy celebrada en su estado natal.

Vista de la exposición "Oxalá que dê bom tempo", de Regina Vater, en el MAC Niterói, Río de Janeiro, 2017. Foto: Luiz Ferreira
Vista de la exposición "Oxalá que dê bom tempo", de Regina Vater, en el MAC Niterói, Río de Janeiro, 2017. Foto: Luiz Ferreira
Vista de la exposición "Oxalá que dê bom tempo", de Regina Vater, en el MAC Niterói, Río de Janeiro, 2017. Foto: Luiz Ferreira

El Museo de Arte Contemporáneo de Niterói (MAC Niterói), en Río de Janeiro, presenta una “pequeña” retrospectiva -o un hermoso recorte de la trayectoria de más de 50 años- de Regina Vater, que reúne más de 70 obras, entre instalaciones, dibujos, series fotográficas y videos. Curada por Pablo León de la Barra y Raphael Fonseca, la muestra, titulada Ojalá que haga buen tiempo, destaca una faceta de la obra de Regina Vater que nunca ha sido vista en Río de Janeiro y, en gran parte, incluso en Brasil.

En la puerta de entrada del MAC Niterói -una joya arquitectónica de Oscar Niemeyer- se encuentra la obra que da nombre a la exposición: un abanico hecho con plumas blancas que sale del suelo y sube por las paredes, y que a lo largo del tiempo ha adquirido diversos formatos. Realizada por primera vez en 1978, esta obra incita relaciones con lo sagrado y trascendental, pero nunca impone una cosmogonía específica.

«Mis trabajos entran y salen de las cosmologías indígenas y africanas”, cuenta la artista. “Cuando Raphael y Pablo me invitaron a hacer esta exposición en el MAC, pensé en presentar esta obra, que presta el título a la muestra, ubicándola en la entrada. Una instalación tiene que ver con el espacio”.

Vista de la exposición "Oxalá que dê bom tempo", de Regina Vater, en el MAC Niterói, Río de Janeiro, 2017. Foto: Luiz Ferreira

La exposición recorre diferentes áreas de trabajo de Vater: obras tempranas de los años 60, incluida una serie de grabados llamada Tropicália; la reconstrucción de una escultura interactiva mostrada en la Bienal de São Paulo de 1969, llamada Mujer mutante; un video-objeto, Vide O dolorido, que se muestra por primera vez en 35 años; los videos Dancing to the Goddess, Vídeo Art y Megaron; y las series fotográficas Tina América, Conmigo nadie puede, Natures mortes y, la más reciente, Tateando a luz (2011-2017), hechas con un iPad y nunca antes expuesta.

Además de la cosmología indígena y la relación humana con la naturaleza, Regina Vater ha explorado lo femenino, como en Tina América, una serie de autorretratos en los que desempeña diferentes papeles sociales comúnmente asociados a las mujeres, o Cascavida, una instalación hecha con cáscara de huevos.

Como parte de su práctica artística, Regina Vater colecciona objetos ya pensando en los próximos trabajos que va a realizar. Fue así con Mar de tiempo, una mandala confeccionada con piedritas recogidas en una playa, instalada al centro de la sala principal del museo.

En la serie de fotos Conmigo nadie puede, que consta de 50 fotografías en pequeñas dimensiones, vemos esta tóxica planta -usada, sin embargo, para decorar interiores- llamada así, Conmigo nadie puede, y que Vater comenzó a fotografiar en la década de los 80. «Daba clase y salía con mis alumnos para registrar cosas del cotidiano y percibí que la planta Conmigo nadie puede estaba muy presente, así que empecé a fotografiarla. Tiene mucho que ver con la exposición, con el trabajo Vide O dolorido, por ejemplo. La planta funciona como un avatar del pueblo brasileño. Si se corta, ella renace. No necesita mucho cuidado. Se regenera, así como el pueblo brasileño», explica.

Vista de la exposición "Oxalá que dê bom tempo", de Regina Vater, en el MAC Niterói, Río de Janeiro, 2017. Foto: Luiz Ferreira
Vista de la exposición "Oxalá que dê bom tempo", de Regina Vater, en el MAC Niterói, Río de Janeiro, 2017. Foto: Luiz Ferreira
Vista de la exposición "Versão Oficial", de Bruno Faria, en el MAC Niterói, Río de Janeiro, 2017. Foto: Luiz Ferreira

La muestra dio pie además a una reinterpretación del diseño para la cubierta del famoso vinilo Tropicália ou Panis et Circencis, de Gilberto Gil, Caetano Veloso, Tom Zé, Os Mutantes y Gal Costa, entre otros músicos, realizado por Regina Vater junto con el artista Bruno Faria en 1968. Esta tapa no llegó a ser publicada (la que conocemos es la versión de Rubens Gerchman) y, de hecho, el diseño original se perdió. Lo bonito de esta historia es que Bruno Faria y Regina Vater han vuelto a rediseñar la portada del vinilo a partir de la memoria de la artista y de las impresiones de la portada original. Se trata, entonces, de una nueva versión, o una Versión Oficial, que es precisamente el nombre de la muestra que presenta Bruno Faria paralelamente en el mismo museo, y que cuenta, además, con una versión reducida -de 88 vinilos- de su instalación Introducción a la historia del arte brasileño.

Con motivo de la exposición también se ha relanzado el libro X-Range, que fue concebido por la artista y publicado originalmente en 1977 por la Galería Artemúltiple, en Buenos Aires. La reedición, a cargo de Ikrek Edições (2017), pretende poner nuevamente en circulación esta obra que marca las prácticas artísticas de una época y que se ha convertido en un documento en sí mismo. En un mismo y único objeto, reúne las prácticas experimentales de Regina Vater y fotografías de las casas de Hélio Oiticica, John Cage, Lygia Clark y Vito Acconci, además de poemas para cada uno de estos grandes artistas.

REGINA VATER: OXALÁ QUE DÊ BOM TEMPO

MAC Niterói, Río de Janeiro, Brasil

Hasta el 18 de febrero de 2018

También te puede interesar

EL “NUEVO PODER” DE MAXWELL ALEXANDRE

El rápido y sólido reconocimiento del que ha gozado la obra del artista brasileño Maxwell Alexandre (1990) es asombroso, y con razón. Pero, por ahora, no se deja encandilar por lo súbito del éxito,...