La práctica de Iván Bravo se desplaza entre el diseño, la arquitectura, el arte y la producción cultural. Su línea de investigación artística se centra en temas como la pérdida de la memoria y el abandono, tomando como referentes fragmentos icónicos de la ciudad, símbolos patrios o personajes históricos. Para el artista chileno, una sociedad que desecha el pasado, desde sus edificios patrimoniales hasta sus próceres, habla de una identidad denegada.

Como arquitecto y diseñador, los materiales cobran protagonismo en su obra. Atraído por la tradición de la historia del arte y la arquitectura de asignar mayor valor a los objetos y superficies cubiertos de oro, las ideas de “dorar” y “adorar” atraviesan su producción más reciente. Otros temas recurrentes del artista son la reproducción y la copia, que vienen acaso de su empeño por dar trascendencia a los artefactos históricos en su deriva a la desaparición material y simbólica.

Iván Bravo, Comodoro, 2012, proceso de vaciado de la escultura del General Baquedano, ex presidente de Chile. Foto: Bruno Giliberto
Iván Bravo, Comodoro, 2012, vista de la instalación en Galería Tajamar, Santiago de Chile. Foto: Aryeh Kornfeld
Iván Bravo, Comodoro, 2012, vista de la instalación en Galería Tajamar, Santiago de Chile. Foto: Aryeh Kornfeld
Iván Bravo, Monedoro. Foto cortesía del artista
Iván Bravo, Monedoro. Foto cortesía del artista
Iván Bravo, Organizadores. Foto: Gabriel Custorio
Iván Bravo, Organizadores. Foto: Gabriel Custorio
Iván Bravo, Armadores. Foto: Bruno Giliberto
Iván Bravo, Armadores. Foto: Bruno Giliberto
Iván Bravo, Armadores. Foto: Bruno Giliberto
Iván Bravo, Sillas Kazuyo y Sejima. Foto: Mat Mondaca
Iván Bravo, Sillas Kazuyo y Sejima. Foto: Mat Mondaca
Iván Bravo, Sillas Kazuyo y Sejima. Foto: Mat Mondaca

Imagen destacada: Iván Bravo, Comodoro, 2012, proceso de vaciado de la escultura del General Baquedano, ex presidente de Chile. Foto: Bruno Giliberto