Skip to content

10 AÑOS DE WORM, UNA CANTERA DE ARTE EN VALPARAÍSO

Worm Cantera de Arte Independiente se ha dedicado durante diez años a la producción y difusión del arte contemporáneo con un enfoque en y desde Valparaíso. Abrió las puertas de su casa sede en el Cerro Merced de la ciudad-puerto chilena para albergar exposiciones de artistas tanto reconocidos como emergentes, además de residencias para chilenos y extranjeros y eventos abiertos al público.

“Además de ser un espacio de experimentación artística fue nuestra vivienda y como tal refleja nuestras condiciones sociales, pero también las que conciernen al sistema artístico cultural de Valparaíso. Worm se gesta como respuesta a las condiciones del sistema de circulación e inscripción dentro del arte local”, dicen los fundadores del proyecto, Renato Órdenes San Martín y Sebastián Gil.

Con Worm, ambos artistas se propusieron capturar un espacio-tiempo específico en la historia reciente del arte chileno, con Valparaíso como centro. Les interesaba amalgamar perspectivas diversas de artistas, gestores, académicos y entusiastas bajo la premisa de que el arte es un pilar del bienestar y la concientización social.

Casa Worm, Valparaíso, Chile. Cortesía: Worm

Para celebrar esta década de actividades, Renato y Sebastián organizaron la exposición Hacer memoria. 10 años, que se presentó hasta el pasado mes de agosto en el Parque Cultural de Valparaíso (PCdV). La muestra también marcaba el cierre de la casa en Linares 9. Fue un corolario lindo y simbólico, mas no pretendía anunciar el fin de Worm como proyecto. Tampoco la intención era hacer una retrospectiva.

«Revivir el momento del montaje de las exposiciones, el olor de la casa, las condiciones económicas, las precariedades, la amistad y el amor de hacer arte es lo que nos motivó a honrar el trabajo artístico de nuestros compañeres a través de esta exposición».

Renato y Sebastián convocaron a algunos de los artistas con los que habían trabajado en estos diez años y, a partir de una serie de entrevistas con ellos, reconstruyeron la historia de Worm. También los invitaron a escribir un texto que reflexionara acerca de hacer memoria, el cual podía ser abordado con total libertad creativa.

«Era una forma de agregar una visión del presente y desarrollar un nuevo proceso de obra junto con el ejercicio de hacer memoria».

Entre los artistas que han formado parte de la historia de Worm y que expusieron en el PcDV se encontraban Carlos Silva, Pablo Saavedra & Javiera Marin, Nicholas Jackson, Manuela Flores, Rodrigo Araya, David Manquel, Juanita Montalva, Mario Soro & Aaron Ortega, Cristian Maturana, Marisol Reveco, Laura Aguirre & Catalina Silva, José Pablo Díaz, Camila Montero, Juana Guerrero, Jaime Pinos, Daniela Bertolini, Paz Olivares, Rocío Mercado y Matías Antezana.

Inauguración de «Hacer memoria. 10 años de Worm», en el Parque Cultural de Valparaíso, Chile, 2023. Foto cortesía de Worm
Artistas participantes en «Hacer memoria. 10 años», Parque Cultural de Valparaíso (PCdV), 2023. Foto: Worm

Como espacio de arte independiente y autogestionado, Worm valora el haber contado con la confianza y colaboración de estos y otros numerosos artistas y gestores culturales en el desarrollo de la práctica artística a nivel local y nacional a lo largo de la última década.

“La libertad de hacer y de elegir qué hacer en este espacio es uno de los mejores riesgos que nos podemos dar como artistas”, dicen Renato y Sebastián. “Las personas que han trabajado con nosotros asumen estas condiciones, y encuentran en ellas posibilidades en su propio proceso que quizá no hubieran podido descubrir bajo la idea de realizar productos artísticos. Nosotros creemos firmemente que los procesos creativos deben abrir posibilidades, probar, arriesgar. Ahí está el arte”.

Los artistas que han pasado por las habitaciones de Worm cargan cada uno con una historia particular sobre qué, cómo, porqué y para qué hizo lo que hizo en este espacio. Sus motivaciones, desencuentros, errancias, aciertos, urgencias y precariedades no siempre se dieron a conocer o aparecieron en las obras que allí fueron expuestas.

Todos estos aspectos ocultos en su momento son elementos constitutivos de las obras, de la vida de los artistas y de su pensamiento, así como del relato expositivo de Hacer Memoria. Justamente, la muestra en el PCdV se pensó como un ejercicio para arrojar luz sobre estas experiencias que habían permanecido en la oscuridad.

Para Renato y Sebastián, este gesto de hacer memoria permite remirar el pasado y, junto con ello, poder avanzar.

Sebastián Gil y Renato Órdenes en la inauguración de «Hacer memoria. 10 años», Parque Cultural de Valparaíso (PCdV), 2023. Foto: Worm

¿Cómo se sostiene un proyecto como el de ustedes durante todo este tiempo?

Creemos que lo más importante ha sido nuestra voluntad de creer que el arte es una herramienta de activación crítica para mejorar nuestras herencias culturales, como también un vehículo de ideas, propuestas, proyectos que se conectan con las dinámicas barriales, instituciones y colectivizaciones de diversa índole. Y esta voluntad es compartida con lxs artistas que han participado del proyecto durante todo este tiempo; sin ellxs habría sido muy difícil sostener Worm durante tanto tiempo.  

Los espacios culturales que hemos resistido por más de cinco años nos hemos dado cuenta de que las estrategias son diversas. Muchos proyectos artísticos de carácter galerístico han tomado rumbos hacia los fondos concursables, que por lo demás, requieren de mucho tiempo, energía y voluntad de quienes optan por financiar sus proyectos con fondos estatales.

Para nosotros, las estrategias no son únicamente económicas, sino más bien de vinculaciones con personas. Nos defrauda el sistema de financiamiento de las artes que sólo se orienta hacia el producto artístico y no hacia el proceso en la creación artística. Postular a fondos estatales es legitimar esa forma de entender el arte, que a nosotros no nos representa. 

Si hay algo que hemos aprendido de estos diez años es que a Worm como proyecto de experimentación artística no le hemos pedido que sostenga nuestras economías personales. Esto es muy importante, porque quiere decir que no vivimos de este proyecto, sino que lo armamos desde un impulso voluntario.

‘Tierras del mar’ es un proyecto del artista Leonel Vásquez (Colombia) desarrollado durante el XI Festival de Arte Sonoro Tsonami, en la ciudad de Valparaíso, como parte de su residencia en Worm

¿Qué pueden decirnos sobre la escena del arte en Valparaíso en estos diez años?

En Valparaíso se levantan y se caen proyectos artísticos a cada momento; pareciera ser una constante. Muchos de ellos se transforman en el tiempo, van cambiando sus modelos de gestión y administración, cambian sus logos, pero siguen siendo los mismos con otros colores y consignas. Valparaíso es mutable, al mismo tiempo que precario.

Quizás muta justamente por la precariedad de la escena artística. Ha habido iniciativas que quieren dirigir las prácticas artísticas contemporáneas por el camino de las industrias creativas y de este modo probar una sustentabilidad medianamente estable, pero no siempre funciona. El abajismo porteño les cae encima rápidamente, es por eso que la escena del arte en Valparaíso se sostiene de sutilezas y diálogo entre los actores culturales.

La ciudad de Valparaíso acoge a muchas personas de diversas regiones que vienen a estudiar una carrera universitaria, o en institutos profesionales. Hay una gran cantidad de personas que habita de los 19 a los 25 años, que es el tiempo en que desarrollan sus estudios. Luego emigran, vuelven a sus regiones o bien se van del país. Entonces lo que tenemos es una constante llegada de gente joven que viene a la ciudad a aprender a vivir solos, a experimentar. Esto es positivo porque hay público que se interesa por las actividades artísticas y que está abierto a dialogar.

El problema es la continuidad de los proyectos, el cómo crece la idea, cómo se desarrolla la sustentabilidad del proyecto, y ahí hay un desafío grande. Cómo hacer un proyecto que logre una base sólida en lo económico, pero que mantenga esta libertad de acción creativa.

Un puente llamado dibujo, taller desarrollado por Renato Órdenes y Sebastián Gil, Valparaíso. Foto cortesía de los artistas

Para el acto de finalización de la muestra invitaron a distintas escuelas de arte. ¿Qué rol juegan las escuelas de arte en la escena del arte en Valparaíso?

Ambos provenimos del Instituto de Arte PUCV. En este espacio nos conocimos y desde ese momento realizamos diversas actividades artísticas y no artísticas, junto a nuestres compañeres y amigues. Las escuelas son un espacio de encuentro y de experimentación, son los semilleros de proyectos y espacios de confianza.

Ambos somos, actualmente, profesores en distintas escuelas de arte y podemos ver la distancia que existe entre ellas. Antes esa distancia no era tan grande como ahora; la pandemia realmente generó un distanciamiento social real y hoy vemos esas consecuencias.

La necesidad de juntarse y reconocerse era fundamental en nuestro tiempo, y es por eso que la instancia de reunir a las escuelas en nuestra exposición es propiciar un espacio de encuentro para revivir los discursos anteriores a la pandemia y activarlos nuevamente. Muchos artistas invitados a la muestra son docentes y coordinadores de escuelas. A ellos les encomendamos que invitaran a sus estudiantes, y el éxito del encuentro se debe a eso, al trabajo colectivo entre artistas, docentes, coordinadores y estudiantes como un gran cuerpo.  

Los encuentros entre escuelas son fundamentales porque reúnen a una generación de artistas. Las escuelas deberían fomentar estos diálogos, hacer hablar a las y los estudiantes, poder discutir sobre diversos temas. Hay que conocer otras perspectivas del asunto artístico; las escuelas tienen un discurso y lxs estudiantes muchas veces replican este discurso. Pero estamos formando personas críticas, personas capaces de hacer preguntas que abran, pensar con una amplitud de miras. Para esto se hacen estos encuentros, para dialogar.

Carlos Silva, Completar un horizonte, 2023. Instalación site-specific que inauguró el nuevo ciclo de proyectos de Worm orientado hacia la ciudad como espacio de exploración, experimentación y taller. Cortesía: Worm
Carlos Silva, Completar un horizonte, 2023. Instalación site-specific que inauguró el nuevo ciclo de proyectos de Worm orientado hacia la ciudad como espacio de exploración, experimentación y taller. Cortesía: Worm

¿Cómo proyectan Worm para el futuro?

Sin saber cómo será nuestro futuro seguiremos desarrollando proyectos, con o sin casa. Estos diez años nos han demostrado que el ejercicio del arte se puede sostener con y sin financiamiento, pero nunca sin la voluntad de creer, y nuestro motor es creer en el arte. 

El futuro de Worm depende de las personas que quieran trabajar en conjunto, de sentirse parte de una idea. Digamos que uno se vuelve fanático de algo, por ejemplo, de un equipo de fútbol, y va al estadio pierda o gane el equipo, porque la pasión es más grande que el provecho que se le pueda sacar. Ahí nos sentimos identificados, porque este proyecto sigue sobreviviendo pese a todo lo que está pasando en el país, porque es algo nuestro, algo que formamos y que nos ha dado un lugar desde donde hablar. Nosotros hablamos desde Valparaíso. Ahora que no tenemos un espacio físico nos dan más ganas de mostrar nuestro proyecto en el extranjero.

Hace unas semanas inauguramos la obra Completar un horizonte del artista Carlos Silva en el contexto de Gallery Weekend, en su primera versión en Valparaíso. Fue una obra site-specific en la piscina en ruinas de la playa Las Torpederas, en Playa Ancha. Creemos que esta obra inaugura un nuevo modo de trabajo para Worm que se basa en utilizar la ciudad como espacio de exploración y taller de obra.

Worm sigue.

Memoria de Worm en un pendrive escondido en la casa

También te puede interesar

Víctor Castillo, El Loco, 2021. Acrílico sobre lienzo, 150 x 150 cm. Cortesía del artista e Isabel Croxatto Galería

VÍCTOR CASTILLO: EL LOCO 

Después de su paso por diversas muestras internacionales, las inquietantes obras de Víctor Castillo hacen su primera presentación en Chile en la Galería Isabel Croxatto, desafiando con su estética pop surrealista el sistema capitalista...

Vista de la exposición "Andariego", de N3TO, en Aninat Galería, Santiago de Chile, 2019. Foto cortesía de la galería

N3t0:andariego

N3T0 nos invita aquí a reflexionar sobre las migraciones de ideas, la multiplicidad de las lenguas y la historia del arte del continente latinoamericano, bajo la premisa que el ser humano es esencialmente un...