Con una exposición del escritor Raúl Zurita, que combina arte con poesía, la reconocida galerista de arte y licenciada en filosofía, Isabel Aninat, estrenará este 7 de octubre su nueva galería de arte en CV Galería, un recién construido espacio multifuncional ubicado en la comuna de Vitacura, en Santiago.

CV Galería es un espacio urbano único, que instalará un nuevo concepto diferente a lo visto hasta ahora en Chile, al privilegiar el arte en sus diferentes expresiones. El edificio de uso mixto cuenta con 13 pisos de exclusivas oficinas con vista al Club de Golf Los Leones, además de 11 tiendas a nivel calle y seis restaurantes de alto estándar.

“Era lo que buscábamos. CV Galería tiene la virtud de congregar a los diferentes actores de las sensibilidades artísticas y abrirse a otros públicos. Gracias a su privilegiada ubicación, el arte podrá conversar e interactuar con turistas, family offices, transeúntes, hombres de negocio, dueñas de casa y las propias familias”, dice Isabel Aninat.

A lo largo de sus 35 años de trayectoria, la galería Isabel Aninat ha ido creciendo desde su ubicación en la calle Bucarest de Providencia, fundada en 1982 junto a sus socias Magdalena Correa y Ana María Stagno, a la última sede, situada en la calle Espoz, en Vitacura. Hoy día, Isabel Aninat es la galerista de mayor trayectoria a nivel nacional y la primera chilena en ser invitada a ArtBasel en Suiza (2014). Con más de dos décadas de permanentes viajes a ferias de arte internacionales, la galerista y su hija y socia, Javiera García-Huidobro, han llevado con dedicación, profesionalismo y constancia el arte nacional a otras fronteras.

“Quiero que la gente vea que Chile tiene buen arte, y que no es necesario autoexiliarse para ser conocidos. Por eso me gusta CV Galería, porque da espacios, suceden cosas, y tiene sensibilidad con la gastronomía, tiendas de diseño artístico y se reúnen actores que conversan entre sí”, comenta Javiera García-Huidobro sobre el nuevo espacio, que cuenta con una sala de exposición de 400 mts2 y 100 mts2 de jardín abierto con obras al aire libre.

Conversamos con Isabel Aninat y Javiera García-Huidobro sobre esta nueva etapa de la galería, su visión sobre la escena artística chilena y planes a futuro.

 

Render del nuevo espacio CV Galería, en Vitacura. Cortesía: CV Galería.

¿Cómo se proyecta la galería Isabel Aninat, actualmente la de mayor trayectoria en Chile, en este nuevo espacio? ¿Qué proyectos nuevos quisieran desarrollar?

Galería Aninat, o Isabel Aninat, entra en una nueva etapa inaugurando una nueva sede con espacios de trabajo para el mejor desarrollo de la promoción, la investigación y exhibición de las artes visuales. Tendremos tres nuevos espacios dentro de la galería: Pieza Única, que es una sala para exhibir y subrayar una pieza importante de un artista, bien sea por su carácter histórico o por su nivel de experimentación; Gabinete, que es un espacio de 12 metros de longitud, donde a través de la construcción de vitrinas y repisas móviles los artistas podrán exhibir diferentes procesos de investigación, o para la documentación de, por ejemplo, proyectos que no se han materializado, procesos creativos, errores, descartes, documentos de estudio, correspondencia, entre otros. El objetivo es que el público, a través de Gabinete, pueda ingresar o conocer el mundo íntimo del artista. Su cabeza, su taller y los instrumentos con los que construye lenguaje; y por último, la Sala de Exhibición, que cuenta con 14 x 8 metros, más una terraza de 150 metros cuadrados que cuenta con la tecnología para montar proyectos con sonido, video, instalación, entre otros.

Galería Aninat además comenzará a desarrollar proyectos que ponen en valor el trabajo de artistas visionarios. Artistas que se adelantaron a su época y que abrieron lenguaje. También comenzaremos a desarrollar conversaciones o vínculos entre artistas consagrados y jóvenes artistas. Creemos que la historia y el legado de estos artistas son fundamentales para el desarrollo visual del país. Por último, tendrá un permanente y fuerte compromiso con difundir a artistas visuales en el extranjero, a través de la participación en exhibiciones en instituciones y en ferias. Tenemos una fuerte e importante agenda que realizamos en el exterior. En agosto estuvimos participando en BsAs Photo, la semana pasada regresamos de Los Ángeles, California, donde participamos en Proyectos LA, con los artistas Alberto Borea, Raúl Zurita, Lotty Rosenfeld y Josefina Guilisasti. En diciembre estaremos en la fiera Untitled Miami, luego en febrero en Arco Madrid y en marzo en el Armory Show de Nueva York.

La línea de la galería apuesta por artistas tanto consagrados como jóvenes. ¿Es esta una fórmula que consideran más efectiva, o que implica menos riesgos?

Galería Isabel Aninat ha puesto su sello en promover artistas jóvenes, sin dejar de lado artistas modernos o consagrados, porque consideramos que es una fórmula para enriquecer la visión del arte constituyendo nexos. Creemos que el diálogo entre consagrados y artistas jóvenes ha enriquecido al espectador. Ello, porque existe un trabajo e investigación respecto a nuestra historia y además una búsqueda por artistas jóvenes que aporten a la escena con un lenguaje nuevo. En varias oportunidades los artistas jóvenes se han visto beneficiados y al mismo tiempo exhibidos cuando deben compartir espacio o un proyecto junto a un artista consagrado. Ello implica gran riesgo y compromiso con el arte contemporáneo.

En esta nueva etapa, hemos querido avanzar en esta área y nos hemos planteado como objetivo que en este diálogo, entre el trabajo de un artista consagrado junto a uno joven, exista un compromiso, donde el artista joven realice un proyecto a raíz de un artista consagrado. Por ejemplo, la artista colombiana Monika Bravo realizará un montaje sobre la obra de Contreras Brunet en una exhibición en el 2018.

Isabel, eres la directora de la recién creada marca sectorial Sísmica. ¿Qué líneas de trabajo vas a impulsar desde esa posición?

La toma de decisiones en una asociación gremial la hacemos en base a la voluntad y proyecto consensuado con todas las galerías que pertenecen a AGAC, la Asociación de Galerías de Arte Contemporáneo de Chile. Como equipo, queremos internacionalizar el trabajo de las galerías y la escena de las artes visuales de Chile. El objetivo es explorar nuevos mercados y establecer vínculos con curadores, coleccionistas, instituciones y toda la cadena del arte. La asociación realizará un fuerte trabajo de Imagen País desde la cultura en el extranjero. Además, debe fortalecer el coleccionismo y el respeto al trabajo que realizan las galerías en Chile. Esto es fundamental, por lo tanto, tanto el sector privado como el gobierno deben valorar el rol que realizamos, que por lo demás es gratuito. Hemos conseguido que PROCHILE nos dé un importante apoyo para hacer dos actividades el próximo año tanto en Buenos Aires como en Miami, actividades que realizaremos durante dos años seguidos. Próximamente podremos anunciarlo con más detalles.

¿Qué tipo de colaboraciones podrían darse entre los galeristas chilenos, y entre éstos y otros agentes del sector, que tengan un fuerte impacto en la escena del arte local, de cara a su internacionalización?

Como Asociación ahora estamos concentrados en un eje importante para la escena de las artes visuales, que es reforzar el vínculo regional y llegar a Estados Unidos, donde se encuentran las grandes instituciones. Para ello debemos despertar todo el interés en el arte chileno, y por eso la estrategia es trabajar en la plataforma de ferias, y junto a curadores en una muestra colectiva en un espacio cultural. Es por eso que nuestro primer desembarco como AGAC lo haremos el 2018 en Buenos Aires, participando de la feria ArteBA, donde tenemos todo el apoyo de Julia Converti, su directora, y realizaremos una muestra colectiva comisionada por un curador en el Centro Cultural Matta de la Embajada de Chile en Buenos Aires. Para ello, el apoyo de María José Fontecilla, agregada cultural, junto al embajador José Antonio Viera-Gallo, ha sido fundamental. Tenemos un excelente plan de difusión y coordinación con la feria y las instituciones de Argentina. El siguiente paso lo realizaremos en diciembre de 2018, en Miami.

¿Cómo pueden los galeristas trabajar con la institucionalidad? ¿Qué hace falta desarrollar en cuanto a las relaciones sector público/privado?

La institucionalidad es fundamental para las galerías. Los curadores deben encontrar en espacios como museos o centros culturales un lugar de desarrollo importante y trabajar para sus proyectos con el apoyo y colaboración de las galerías, siempre y cuando el o los artistas que estén en estudio, estén representado por galerías. Un buen ejemplo es el trabajo que realizó Ramón Castillo en el Centro Cultural La Moneda con la exposición La Revolución de las Formas, que fue interesante para exhibir una realidad oculta. Establecer vínculos entre los privados y los organismos públicos es la única fórmula para que el sector crezca y adquiera relevancia.

La pregunta del millón: ¿Qué hace falta o qué harían ustedes en la escena local para que se desarrolle un mercado del arte más sólido?

Para un mejor desarrollo, establecer redes entre los agentes involucrados y despertar interés en la audiencia son fundamentales. Creo que debemos fortalecer las instituciones existentes, contar con más presupuestos para que puedan desarrollar mejores exhibiciones con el trabajo de curadores, realizar proyectos de investigación e incrementar su colección. Fundamental para ello es respetar el trabajo de las galerías. La prensa es fundamental para informar el trabajo que se está desarrollando y la relevancia de cada uno de los proyectos, por lo que es importante una prensa informada e idealmente especializada que le entregue a la cultura varias páginas, algún minuto en los noticieros. Por último, el trabajo editorial y de publicaciones, para que en el futuro exista material de estudio y podamos seguir avanzando.

Sobre la nueva obra de Raúl Zurita

La muestra de Zurita, titulada Verás un dios de hambre, consiste en proyectar desde el mar el poema Verás un mar de piedras en los acantilados entre Pisagua e Iquique, al norte de Chile. Las 22 frases que componen el poema solo podrán ser leídas desde el mar.

“Las 22 frases son imágenes de lo que verá un ser humano en su paso por la tierra. La primera frase es Verás un mar de piedras, después sigue Verás margaritas en el mar, Verás un Dios de hambre, Verás el hambre, y continúan. La última frase es Y llorarás. Las frases se irán haciendo visibles en la medida que avanza el atardecer, sucediéndose una tras otra, y alcanzarán su máxima visibilidad en plena noche cuando el mar, el cielo y los acantilados sean una sola masa negra. En ese momento estarán proyectándose los últimos verás: Verás que se va… Verás no ver… Y llorarás… que permanecerán y comenzarán a desaparecer en la medida que va amaneciendo, hasta extinguirse completamente bajo la luz del nuevo día o en la neblina que casi todas las mañanas cubre la costa norte. A diferencia de los poemas trazados en el cielo y en el desierto que son obras diurnas, esta es una obra del crepúsculo y de la noche. Si he trabajado, hasta lo posible, con mi vida, también debo trabajar con la imagen de mi muerte. Cuando todo termine solo quedará el sonido del mar”, explica el poeta.

The following two tabs change content below.

Alejandra Villasmil

Nace en Maracaibo (Venezuela) en 1972. Es Directora y Fundadora de Artishock. Licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual, por la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela, 1994), con formación libre en arte contemporáneo (teoría y práctica) en escuelas de Nueva York (1997-2007). En Nueva York trabajó como corresponsal sénior para la revista Arte al Día International (2004-2007) y como corresponsal de Cultura de la agencia española de noticias EFE (2002-2007). En Chile fue encargada de prensa y difusión para el Museo de Artes Visuales (MAVI), Galería Gabriela Mistral, Galería Moro y la Bienal de Video y Artes Mediales.