La historia de la mujer en el arte ha sido, en gran parte, la historia de la mujer como sujeto o como musa. Una realidad que busca poner en jaque CUNT, la colectiva que abre este 15 de julio en la galería Venus Los Angeles.

Las artistas participantes entienden su práctica como una manera de defender la centralidad y la importancia de las perspectivas femeninas en la producción creativa, creando obras que van en contra de la historia dominante, esto es, afirmando que la mujer puede ser tanto imagen como creadora de imágenes.

Judith Bernstein, VALIE EXPORT, Dorothy Iannone, Marilyn Minter, Carolee Schneemann y Betty Tompkins presentan en CUNT algunas de sus obras más emblemáticas, así como otras producidas expresamente para la exposición, muchas de ellas basadas en representaciones de la sexualidad femenina.

Vinculadas por su interés en alterar la forma en que los cuerpos de las mujeres son representados tanto en el arte como en los medios, estas artistas trabajaron -independientemente una de la otra- para crear imágenes que descaradamente representan la vagina como lugar de poder.

Carolee Schneemann, Ask the Goddess, 1988-2008, fotografía, 114,3 x 116,8 cm. Edición: 2/5. Cortesía de la artista y VENUS, Los Angeles

CUNT presenta obras realizadas entre 1964 y la actualidad para situar las prácticas de estas artistas como parte de una reacción contra la misoginia presente en el mundo del arte en los años sesenta y setenta, y para celebrar la fortaleza y el activismo artístico obstinado que ellas han compartido durante casi cinco décadas.

La exposición argumenta que los métodos de representación tienen un impacto en la interpretación de los cuerpos y en las historias de una manera tal que pueden desafiar el imperante entendimiento de la sexualidad femenina.

Las artistas incluidas en esta exposición presentan trabajos basados en imágenes del cuerpo, la cópula o la masturbación que subrayan estas ideas, pero ninguna de ellas eleva, romantiza o subyuga la sexualidad femenina para comodidad del espectador. Por el contrario, sus obras amplían, repiten y glorifican imágenes del cuerpo femenino -y de vaginas en particular- para exigir que el público comprenda a las mujeres tanto como sujetos como creadoras.

Judith Bernstein, Cockman 5, 2016, acrílico sobre tela, 182,9 x 182,9 cm. Cortesía de la artista y VENUS, Los Angeles
Dorothy Iannone, I Thinking of You III, 1975-2006, acrílico sobre madera, vídeo de 1975 convertido a DVD, pantalla plana LCD, transformador de vídeo, 5 minutos, bucle,190 x 100 x 37 cm. Cortesía de la artista y VENUS Los Angeles

Bernstein, una de las fundadoras de A.I.R. Gallery, la primera galería en Estados Unidos propiedad de mujeres y gestionada por mujeres, ha participado en acciones de las Guerrilla Girls, un grupo de artistas feministas radicales dedicado a combatir el sexismo y el racismo en el mundo del arte desde su fundación en 1985. Para CUNT, Bernstein ha concebido un nuevo mural para la pared exterior de la galería, así como una nueva serie de pinturas de protesta de alto contenido sexual.

VALIE EXPORT -quien, a sus 28 años, cambió su nombre de Waltraud Hollinger por VALIE EXPORT, así, en mayúsculas, para contrarrestar la dominante presencia masculina en la escena del arte vienesa- exhibe sus videos Touch Cinema y Mann & Frau & Animal (1970-1973).

Dorothy Iannone exhibe un conjunto de obras tempranas e importantes, entre ellas I Was Thinking Of You III (1975-2006), que consiste en una caja grande, pintada a mano, en la que un monitor reproduce una grabación de la cara de la artista mientras se masturba.

El trabajo más antiguo de Minter en la exhibición es una pintura sobre metal de 1992 que muestra a una mujer con sus piernas levantadas, su vagina tapada con calzones blancos de algodón. También se exhiben dos pinturas de gran formato de esmalte sobre metal, con representaciones de vaginas en primer plano, parcialmente invisibilizadas por niebla.

El trabajo de Carolee Schneemann fue uno de los primeros en investigar la relación entre la política y la erótica del género. Su práctica ha sido aclamada por la forma en que utiliza su cuerpo como material para crear videos, actuaciones y situaciones para abordar la política del cuerpo. En esta exposición, presenta un video llamado Fuses, de 1966, en el que tiene relaciones sexuales con su novio de aquel entonces, James Tenney. Schneemann también muestra una obra sobre papel vinculada a su performance Ask the Goddess, que hace comparaciones entre la sexualidad femenina contemporánea y las deidades de las culturas antiguas.

La práctica de Betty Tompkin se ha centrado casi exclusivamente en las representaciones fotorrealistas de genitales y actos sexuales. Con una precisión casi absoluta, Tompkins retrata vaginas y penes en lienzos de gran formato, así como relaciones heterosexuales y homosexuales en primer plano. En la exposición se incluye una selección de sus primeras obras sobre papel, que tienen cierta influencia psicodélica en sus representaciones de pechos, bocas y penes.

Marilyn Minter, Calzones de algodón blanco, 1992, esmalte sobre metal, 121,9 x 91,4 cm. Cortesía de la artista y VENUS, Los Ángeles
VALIE EXPORT, Touch Cinema, 1968, película en blanco y negro, sonido, 1:08 min. Cortesía: VENUS, Los Angeles

CUNT

Venus, Los Angeles, California, Estados Unidos

Del 15 de julio al 2 de septiembre de 2017