Para su primera exposición individual en Francia, el artista guatemalteco Naufus Ramírez-Figueroa recurre a la ciencia ficción, la historia colonial de Centroamérica y la biotecnología para abordar un tema recurrente en sus esculturas y performances: el sufrimiento de la tierra y de las personas que la cultivan.

Linnæus in Tenebris, la instalación y performance site-specific que presenta hasta fines de septiembre en la nave central del CAPC musée d’art contemporain de Bordeaux, se sitúa en el contexto histórico del siglo XVIII, una época que todavía domina el paisaje arquitectónico de Burdeos. Los trabajos que integran esta muestra toman como punto de partida una figura emblemática del racionalismo: Carl von Linné (1707-1778), el botánico sueco que creó la nomenclatura para la clasificación de la mayoría de las especies vivas conocidas en su tiempo.

En términos más amplios, Ramírez-Figueroa examina las prácticas taxonómicas que se desarrollaron durante las expediciones científicas (especialmente botánicas) emprendidas a raíz de la colonización occidental en la época de la Ilustración. Al vincular su sesgo conceptual inherente con la lógica de la jerarquización étnica que sustenta la división del trabajo y la diseminación de la industrialización -específicamente en el campo de la agricultura en Centroamérica y en particular en Guatemala, bajo el impulso de las empresas multinacionales que emplean trabajadores migrantes-, el artista subraya su potencial alienante.

Naufus Ramírez-Figueroa, Linnæus in Tenebris, 2017. Vista de la exposición en el CAPC musée d'art contemporain de Bordeaux. Foto: Arthur Pequin
Naufus Ramírez-Figueroa, Linnæus in Tenebris, 2017. Vista de la exposición en el CAPC musée d'art contemporain de Bordeaux. Foto: Arthur Pequin

En el CAPC, el artista sumerge a los visitantes en la atmósfera fría y sombría de un lugar que parece remitirnos a un criadero en el que extrañas criaturas híbridas se cultivan a escala industrial. Las esculturas semi-humanas, o semejantes a plantas, que se instalan en la nave -racimos de bananas con protuberancias de brazos y piernas, una planta de yuca andrógina, una Monstera Deliciosa u otras especies de plantas exuberantes- son simultáneamente fascinantes y desconcertantes, perversamente bellas. Hechas de poliestireno cubierto de resina, estas esculturas -oscuras, intrigantes y de precisión formal- afirman su artificialidad y cuestionan los fundamentos morales de la cultura «iluminada» al exponer los crímenes cometidos a la sombra de Carl von Linné.

Esta instalación a gran escala también sirve de escenario para el performance del mismo nombre libremente adaptado de La playa espera por vos, un texto expresamente encargado por el artista al poeta guatemalteco Wingston González para esta exposición.

La muestra se completa con cuatro registros de performances en los que el artista pone una vez más de manifiesto su continua investigación sobre la Guerra Civil de Guatemala, en un intento de «dar la vuelta a la página». Culminando en el genocidio de la población Maya del país y en extensos abusos de los derechos humanos, la guerra civil guatemalteca duró de 1960 a 1996 y enfrentó al gobierno contra grupos guerrilleros marxistas apoyados por indígenas mayas y campesinos ladinos.

Aunque Ramírez-Figueroa nunca menciona explícitamente el conflicto -que forzó a su familia a buscar refugio en Canadá-, éste claramente informa su obra, en la que convoca imágenes e impresiones desgarradoras que asocia a la guerra, al tiempo que se distancia de ellas a través de las representaciones, a menudo humorísticas, de sus performances.

Naufus Ramírez-Figueroa, Linnæus in Tenebris, 2017. Vista de la exposición en el CAPC musée d'art contemporain de Bordeaux. Foto: Arthur Pequin

NAUFUS RAMÍREZ-FIGUEROA: LINNÆUS IN TENEBRIS

Curada por Alice Motard

CAPC musée d’art contemporain, Burdeos, Francia

Hasta el 24 de septiembre de 2017