Con la intención de alterar el formato de presentación individual, y bajo una lógica expositiva que busca reflejar el trabajo artístico y cuestionar las posibles alternativas para exhibirlo, el Museo Tamayo de la Ciudad de México presenta Ayrton, una muestra colectiva concebida por Manuela Moscoso como cuatro exposiciones en un solo evento. La curadora ha invitado a los artistas Armando Andrade Tudela (Lima, 1975), Nina Canell (Växjö, Suecia, 1979), Tania Pérez Córdova (Ciudad de México, 1979) y Thomas Poulsen (FOS) (Copenhague, 1971), cuyos trabajos giran alrededor de la naturaleza del medio escultórico.

Durante un proceso previo a la apertura de la muestra, los artistas y la curadora se adentraron en un intercambio abierto y compartido con el propósito de construir un lenguaje común, generando una dinámica en la que una idea se transforma en un objeto de arte y, posteriormente, en una exposición. Este modelo de trabajo involucra negociaciones entre el trabajo individual y los desarrollos colectivos, los que pueden dar forma, pervertir o enriquecer los resultados a exhibirse, generando una lógica que permite cuestionar la misma experiencia expositiva.

Vista de la exposición Ayrton en Museo Tamayo, Ciudad de México. Foto: cortesía del museo.

El título de la muestra, Ayrton, más que sugerir la existencia de una guía temática para seleccionar, ordenar y distribuir las obras de este grupo de artistas, puede significar el acto de poner en práctica una lógica diferente en la construcción de una exhibición, priorizando una reflexión sobre el quehacer artístico y cuestionando lo que una exposición en un museo es o puede ser.

Ayrton se llama por el piloto, claro. Pero más que un tema, fue más bien por el documental Senna [sobre la vida y la muerte del piloto brasileño de Formula 1 Ayrton Senna], el primer material que compartimos entre todos la primera vez que nos juntamos. Les propuse este material porque me interesaba la película por varios motivos: es una biografía que se cuenta no a través del genio, sino que como un ensamblaje. Me interesaba este film para hablar de los objetos como eventos, así como también de sistemas autopoéticos, y de ideas en torno al aceleramiento, el accidente, la velocidad, la repetición, la materia, el cuerpo, el cuerpo-máquina… La experiencia de verlo les ayudó más a unos que a otros a dirigir su investigación, desde mucho a casi nada. Lo importante era tener ese punto de partida y ese lugar en común para trabajar sin tener un espacio físico definido en el museo”, explica Moscoso.

Vista de la exposición Ayrton en Museo Tamayo, Ciudad de México. Foto: cortesía del museo.
Vista de la exposición Ayrton en Museo Tamayo, Ciudad de México. Foto: cortesía del museo.

La muestra presenta una serie de obras nuevas de Armando Andrade Tudela que investigan los vínculos entre procesos históricos y culturales, y la forma como un hecho social. Para esta exposición, Andrade Tudela hace referencia al término espectrología, utilizado para describir la “nostalgia por los futuros perdidos”. Al crear una serie de yuxtaposiciones escultóricas, que van desde la música de protesta latinoamericana hasta la fragmentación de la figuración moderna, el artista examina las condiciones que permiten relacionarse con los diferentes legados que informan los tiempos presentes.

Nina Canell, en tanto, entiende la escultura como un medio de recepción, modulación y almacenamiento de energía. El momento en el que las cosas cambian por influencia de otras cosas es donde Canell encuentra su proceso escultórico de efecto transformador. En esta ocasión, se manifiesta así mismo a través de goma de resina mástic, fundas de cables subterráneos de fibra óptica, cables de memoria y una sintaxis de ondas sinusoidales que exploran la relación entre el contenido y sus medios de entrega, y entre las consistencias materiales y sus modulaciones.

Vista de la exposición Ayrton en Museo Tamayo, Ciudad de México. Foto: cortesía del museo.

FOS presenta una serie de trabajos nuevos en torno al principio que él describe como “diseño social”, que le permite investigar la sociabilidad entre productos materiales, arquitectura, situaciones y comportamientos, en una especie de sistema de retroalimentación, alterando la interacción y la percepción humana. Los objetos de FOS en Ayrton abordan ideas sobre la aceleración y los futuros imaginarios, y actúan entre el display y la escultura para cuestionar la habilidad de un objeto para moverse entre el lenguaje, la memoria y los comportamientos psicológicos.

Por último, la práctica de Tania Pérez Córdova es un estudio sobre la génesis de un objeto, al tiempo que indaga cómo algo puede producir o adquirir un significado. Para la artista, el objeto es un evento que trasciende los límites físicos hacia el sistema de relaciones sociales en el que éste existe. La serie de trabajos nuevos que presenta Pérez Córdova convoca lo biográfico y la capacidad narrativa de los procesos en el quehacer artístico, para generar una serie de protagonistas que a su vez son objetos escultóricos.

Vista de la exposición Ayrton en Museo Tamayo, Ciudad de México. Foto: cortesía del museo.

AYRTON

Museo Tamayo, Ciudad de México

Del 1 de abril al 31 de agosto de 2017