The 9.99 Gallery (Ciudad de Guatemala) presenta la muestra Distorsiones e imperfecciones de Sandra Monterroso (Guatemala, 1974), en la que se exhibe la obra reciente de la artista, con piezas en papel, pintura, escultura y video. En ellas, Monterroso explora –a través de la selección de sus materiales– temas relacionados con la memoria histórica, contrastes entre lo orgánico y lo artificial, y reflexiona en torno a la cultura milenaria maya de la que forma parte.

Para Distorsiones e imperfecciones, Monterroso ha seleccionado el achiote como hilo conductor, un material orgánico estrechamente relacionado a la historia del continente americano. El fruto del achiote, nativo de América, ha sido utilizado por las civilizaciones antiguas de todo el continente como pintura para el cuerpo, maquillaje en rituales, para cubrirse del sol, como complemento para comidas y, sobre todo, para sanar heridas.

Vista de la exposición Distorsiones e Imperfecciones de Sandra Monterroso en The 9.99 Gallery, Ciudad de Guatemala. Foto: cortesía de la galería.

“Creo que es importante hablar de sanación, y no directamente de la herida como un elemento que sigue abierto, sino más bien del proceso de sanarnos. Y el arte es un espacio para eso”, dice Monterroso.

En sus acuarelas, es el papel el que está cubierto por una especie de vendaje teñido con achiote, acuarela y tinta china. Éstos revelan colores terrosos de distintas intensidades, los que en su conjunto forman una composición de líneas y bloques orgánicos. Para Monterroso, estos pliegos de papel son imperfecciones y distorsiones, ya que es la solución de achiote la que se esparce entre las fibras y mancha libremente el papel. Por eso, para la artista, “estas obras en papel son líneas, fragmentos, heridas y caminos de tierra”. Para ella, el papel es una piel, y el gesto de teñirlo y cubrirlo con achiote es también un acto de sanación, no sólo con el material sino con la historia misma y sus fracturas de violencia, conquista e imposición.

Para Monterroso, los conceptos de imperfección y distorsión tienen una carga política, pues la idea de Modernidad o de Historia son líneas distorsionadas basadas en una concepción de lo ideal o lo perfecto, pero que terminan siendo una falsa ilusión. Es aquí donde la obra nueva de la artista se inserta en la posmodernidad de Gianni Vattimo y la teoría decolonial de pensadores como Walter Mignolo. “La modernidad es una narrativa europea que tiene una cara oculta y más oscura: la colonialidad”, expresa Mignolo en su texto La colonialidad: la cara oculta de la modernidad, argumentando así que la idea de utopía moderna es una mirada unilateral e impuesta. Para la artista, cuya postura está en una constante crítica ante la crisis de la modernidad, estos postulados también significan una vuelta a los orígenes y las raíces: a la naturaleza, las tradiciones y la herencia cultural, sin dejar de ser crítica ni entender que la línea histórica institucionalizada es una contada por los ganadores.

Distorsiones (2017) de Sandra Monterroso, en Distorsiones e Imperfecciones en The 9.99 Gallery, Ciudad de Guatemala. Foto: cortesía de la galería.
La Otra Línea Histórica, Cara o Cruz (2017) de Sandra Monterroso, en Distorsiones e Imperfecciones en The 9.99 Gallery, Ciudad de Guatemala. Foto: cortesía de la galería.

Este es el tema de fondo en la obra La otra línea histórica, cara o cruz, construida con pequeños penachos de plumas negras adheridos a una manta teñida con achiote que forma una línea con monedas de un centavo que ella misma ha recolectado por años. Esta pieza utiliza las mismas plumas del performance La devolución del penacho de Vucub Caquix que realizó en 2014, en alusión al penacho de Moctezuma. Las monedas muestran el rostro de Fray Bartolomé de las Casas, clérigo de la Corona Española involucrado en la conquista, y el escudo nacional de Guatemala, símbolos que Monterroso utiliza para cuestionar la paradoja que existe entre las relaciones de poder de los territorios y discutir si realmente la independencia es un logro alcanzado.

Distorsiones e imperfecciones cuenta también con una serie de videos con pequeñas acciones que la artista efectúa con su cuerpo y el achiote, ya que para ella “el performance es el espacio del ritual”, y realizarlas es conectar su cuerpo con esa tradición y magnificar la experiencia de la sanación y la historia.

Vista de la exposición Distorsiones e Imperfecciones de Sandra Monterroso en The 9.99 Gallery, Ciudad de Guatemala. Foto: cortesía de la galería.

SANDRA MONTERROSO: DISTORSIONES E IMPERFECCIONES

The 9.99 Gallery, Ciudad de Guatemala.

Del 27 de abril al 10 de junio de 2017