Henrique Faria Fine Art, en Nueva York, presenta Autocratic Nostalgia: Venezuelan Contemporary Landscapes, exposición individual de Alessandro Balteo-Yazbeck (Caracas, 1972) que abarca veinte años de su producción artística. Desde mediados de los noventa, Balteo-Yazbeck ha desarrollado una práctica híbrida que incorpora, a través de diversos medios, las actividades de investigador, archivista y curador. Sus producciones formalmente se parecen, o incorporan, las obras de otros, y hacen hincapié en las nociones de autoría y autoridad cultural.

Para Balteo-Yazbeck, el diseño de la exposición también es una parte inseparable de la concepción de las obras, llamando la atención sobre la forma en que nuestros entornos están mediados y configurados por diferentes capas de poder. Esta exposición analiza específicamente el panorama actual de Venezuela, sumido en la escasez y la incertidumbre generalizada y suspendido por los recuerdos de la grandeza cultural y económica del país. En su elección de las imágenes, Balteo-Yazbeck trata de romper esta realidad esquizofrénica examinando el poder de la nostalgia y su capacidad de moldear cómo el presente se ve y experimenta.

Como señala Manuel Silva Ferrer en el texto de la exposición, su uso de imágenes históricas no se basa en la nostalgia o el sentimentalismo, sino que “se centra en la observación crítica” y se nutre de su evaluación de que “el pasado tiende a ser idealizado en momentos de crisis”.

Vista de la exposición "Autocratic Nostalgia: Venezuelan Contemporary Landscapes", de Alessandro Balteo-Yazbeck, en Henrique Faria, Nueva York, 2017. Cortesía de la galería

La serie Nostalgic Apparatus, Caracas: Heaven’s Branch on Earth (1998) capta diferentes vistas panorámicas de la Caracas de los 50, como se observa en el interior de la cúpula del Planetario Humboldt, que comenzó su construcción durante el régimen del dictador Marcos Pérez Jiménez. En cada encuadre hay ejemplos simbólicos de la arquitectura modernista que también fueron construidos durante este régimen y que siguen dominando el imaginario colectivo de Caracas. Este “perfil arquitectónico” de la ciudad no se ha actualizado con nuevos edificios y, con el Planetario siendo aún una atracción en la ciudad, glorifica inadvertidamente los monumentos del pasado autoritario del país.

La continua exploración de Balteo-Yazbeck de las conexiones entre el arte y la política se demuestra en lo que el artista llama Entanglements y su resultante serie Modern Entanglements. La instalación 2006 (2008) que recubre las paredes de la galería es una colección de logos de instituciones culturales independientes de Venezuela que no sólo representa la amplitud de la actividad cultural en ese país durante la última parte del siglo XX, sino también la fuerza de su tradición en el diseño gráfico. En el 2006, en medio de la administración de Chávez, estas instituciones, junto con sus emblemas, se condensaron en una sola. Esta acción fue un intento no sólo de controlar la visibilidad cultural sino también de alinear la producción creativa y museológica con la propaganda del gobierno. Al reimprimir estos logotipos originales, Balteo-Yazbeck pretende revelar los motivos del autoritarismo para modificar la historia, mostrando cuán intrincadamente la estética está envuelta en los esfuerzos propagandísticos.

Como uno de los muchos que voluntariamente abandonaron Venezuela debido a sus condiciones políticas, Balteo-Yazbeck opta por no permanecer en silencio, ya que su país natal cae en cada vez más en la desesperación y el aislamiento. Como concluye Silva Ferrer en su texto, “así, el dinamismo y los flujos comunicacionales actuales [entre los venezolanos exiliados], que han intensificado las conexiones y los intercambios en torno a este territorio perdido, también han generado una reserva significativa de algunas de las más importantes manifestaciones del arte y la cultura venezolana en estos tiempos”.

Vista de la exposición "Autocratic Nostalgia: Venezuelan Contemporary Landscapes", de Alessandro Balteo-Yazbeck, en Henrique Faria, Nueva York, 2017. Cortesía de la galería

ALESSANDRO BALTEO-YAZBECK. AUTOCRATIC NOSTALGIA: VENEZUELAN CONTEMPORARY LANDSCAPES

Henrique Faria Fine Art, Nueva York

Hasta el 6 de mayo de 2017