Rosa Barba (Agrigento, Italia, 1972), artista visual y cineasta afincada en Berlín, basa gran parte de su trabajo en el uso del celuloide y los dispositivos cinematográficos, tanto en sus cualidades escultóricas -lo que ella llama “el hardware del cine”-, como en su concepto. Su trabajo se asienta en una cuidadosa exploración de la materialidad, los dispositivos, las condiciones de producción y la gramática del cine, viéndolo como una experiencia espacio-temporal.

En muchos de sus trabajos –que podríamos llamar “esculturas cinematográficas”- utiliza los cada vez más obsoletos proyectores de 16 y 35 mm para examinar cómo el cambio tecnológico, los acontecimientos políticos o las transformaciones económicas se manifiestan en ciudades y paisajes.

Sus películas son a menudo microhistorias de la realidad que crecen dentro de una posible ficción. Sucesos aparentemente marginales cobran valor de documento histórico, volviéndose incluso más reales que los grandes acontecimientos políticos y económicos. Obviada del relato oficial de la Historia, esta narrativa experimental de lo cotidiano convertido en fantástico se impone al momento de elegir espacios amplios y desolados donde, según la artista, “el tiempo parece existir indefinidamente en todas las direcciones, casi como si fuera tridimensional”.

A lo largo de su obra encontramos retratos de arquitectura obsoleta y paisajes naturales, escenas de desiertos remotos, esqueletos de edificios industriales y fragmentos de textos de artistas, poetas y geógrafos. La artista los presenta como espacios de memoria, donde las certidumbres coexisten con las vulnerabilidades y el pasado se funde con un presente que se despliega constantemente.

Rosa Barba, From Source to Poem, 2016. Vista de la exposición en el CAPC muse d'art contemporain de Bordeaux, Francia. Foto: Arthur Péquin
Rosa Barba, From Source to Poem, 2016. Vista de la exposición en el CAPC muse d'art contemporain de Bordeaux, Francia. Foto: Arthur Péquin
Rosa Barba, From Source to Poem, 2016. Vista de la exposición en el CAPC muse d'art contemporain de Bordeaux, Francia. Foto: Frédéric Deval

En su actual muestra en el CAPC musée d’art contemporain de Bordeaux, titulada From Source to Poem y curada por María Inés Rodríguez, Barba presenta una envolvente instalación cinematográfica en su imponente nave central. Uno de sus componentes es una nueva película en 35 mm rodada en el mayor archivo mediático del mundo: la Biblioteca del Congreso para la Conservación Audiovisual, ubicada en Culpeper, Virginia, Estados Unidos. La película, From Source to Poem, muestra imágenes inéditas de este lugar para invitarnos a reflexionar sobre los espacios en los que la historia y la producción cultural son preservados para generaciones futuras.

Este trabajo continúa de algún modo la investigación iniciada con The Hidden Conference (2010-2015), una película en tres partes que nos sumerge en las bodegas de los museos, y cuyo título se refiere a las conversaciones imaginarias entre las obras de arte almacenadas en estos espacios aislados. Barba contrapone estas imágenes de la producción cultural con otras relacionadas con la producción industrial –la historia versus el progreso-, e incorpora sonido extraído y remasterizado de estos archivos, junto con un texto que parcialmente va narrando algo de su historia.

El sonido de este film va cruzándose con el de otra instalación que ocupa buena parte del espacio: Hear, There, Where the Echoes Are, compuesta por varios proyectores en 16 mm que emiten imágenes filtradas por pantallas de colores y que se disparan al ritmo sincronizado del performance sonoro del baterista Chad Taylor, grabado durante la inauguración de la muestra. Los rayos de luz se activan al compás del sonido, como en una coreografía, despertando una sensación de apacible extrañeza. Esta performatividad se erige no sólo sobre la coordinación de los medios en acción, sino también por la relación de éstos con los visitantes, y entre los visitantes mismos. Hay mucho de “fantasmático” en esta obra y en su relación con From Source to Poem.

Barba desgrana el cine como medio hasta reducirlo –o deconstruirlo- a sus componentes esenciales: luz, color, sonido, narrativa. Su estudio profundo de lo cinematográfico, con sus resultados fragmentados, abiertos, sugerentes, a veces incomprensibles, nos llevan a reflexionar sobre las cualidades esculturales y performáticas del medio, y cómo éste puede desafiar nuestra noción de tiempo lineal.

Rosa Barba, From Source to Poem, 2016, still de película en 35 mm, color, sonido óptico, 12 min © Rosa Barba. Coproducción: CAPC musée d'art contemporain de Bordeaux y Pirelli HangarBicocca, Milán, con la participación de Tabakalera, Donostia
Rosa Barba, From Source to Poem, 2016, still de película en 35 mm, color, sonido óptico, 12 min © Rosa Barba. Coproducción: CAPC musée d'art contemporain de Bordeaux y Pirelli HangarBicocca, Milán, con la participación de Tabakalera, Donostia
Rosa Barba, From Source to Poem, 2016, still de película en 35 mm, color, sonido óptico, 12 min © Rosa Barba. Coproducción: CAPC musée d'art contemporain de Bordeaux y Pirelli HangarBicocca, Milán, con la participación de Tabakalera, Donostia
The following two tabs change content below.

Alejandra Villasmil

Nace en Maracaibo (Venezuela) en 1972. Es Directora y Fundadora de Artishock. Licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual, por la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela, 1994), con formación libre en arte contemporáneo (teoría y práctica) en escuelas de Nueva York (1997-2007). En Nueva York trabajó como corresponsal sénior para la revista Arte al Día International (2004-2007) y como corresponsal de Cultura de la agencia española de noticias EFE (2002-2007). En Chile fue encargada de prensa y difusión para el Museo de Artes Visuales (MAVI), Galería Gabriela Mistral, Galería Moro y la Bienal de Video y Artes Mediales.