El MoMA PS1 viaja a Puerto Rico del 6 al 8 de enero para co-organizar Puertos Ricos: A Festival of Arts and Natures, una celebración de la obra del artista puertorriqueño Papo Colo (1946), quien vive en Nueva York desde la década de 1970 y ha desarrollado su obra en torno al performance de crítica social y política, obras en las que expresa su sentir de manera extrema y dramática para crear conciencia en la comunidad.

Cuarenta años después de su seminal performance en la ciudad de Nueva York, Superman 51 (1977), y el rechazo de la estadidad de Puerto Rico, la isla se enfrenta a una crisis económica sin precedentes. Durante el fin de semana, una serie de eventos interrelacionados programados para el festival Puertos Ricos llamará la atención precisamente sobre esta crisis. La pieza central del festival es Procesión-Migración, un nuevo performance que Papo Colo llevará a cabo en la selva tropical del Parque Nacional El Yunque.

Papo Colo en El Yunque. Foto: Klaus Biesenbach

Papo Colo nació y se crió en Puerto Rico y llegó a Nueva York en los años 70, donde cofundó y dirigió el espacio sin fines de lucro –y de culto- Exit Art. Ahora, a los 70 años de edad, regresa a Puerto Rico con Procesión-Migración, donde conducirá una procesión a gran escala a través de El Yunque, la única selva tropical del sistema de parques nacionales de Estados Unidos, concluyendo con la desaparición del artista en el bosque por un año. Colo encabezará una procesión de dos horas con 10 actores, 8 músicos y varios animales, con actuaciones a cinco intervalos a lo largo de la ruta. La procesión culminará a las orillas del Río Espíritu Santo, donde Colo hará un ritual de limpieza.

El performance de Colo se basa en una de las piezas más importantes de la literatura puertorriqueña, La Carreta (1953), de René Marqués, la historia de una familia puertorriqueña rural que se traslada del campo a la capital de San Juan en busca de una mejor vida. Después de que este intento falla dramáticamente, la familia se traslada a la ciudad de Nueva York con las mismas esperanzas sólo para fracasar de nuevo, y eventualmente volver al Puerto Rico rural. La narrativa de La Carreta refleja la propia experiencia de Papo Colo como artista puertorriqueño que emigra a Nueva York y regresa como un artista exitoso a su amada isla.

Procesión-Migración ha sido organizado por Papo Colo, y realizado con la ayuda de Klaus Biesenbach junto a Anna Astor Blanco, Tiffany Zabludowicz y Marina Reyes Franco, y con el apoyo de MoMA PS1 y el Museo de Arte de Ponce.

También se incluye en Puertos Ricos la inauguración de Papo Colo: Assorted Times in Singular Spaces, una selección íntima de obras sobre papel y poesía de Papo Colo presentada en la Liga de Artes de San Juan, del 7 al 17 de enero de 2017. Organizada por Beatrice Johnson y Alanna Heiss de Clocktower Productions, la presentación sigue una gran exposición de estos trabajos organizados por Beatrice Johnson para la Galería Clocktower en Nueva York. El sábado 7 de enero, la Liga de Artes será la anfitriona de una serie de presentaciones introductorias del performance de Papo Colo y su vinculación con temas más amplios sobre la migración en el mundo de hoy, en la que participan destacados artistas, curadores y críticos.

El domingo 8 las galerías del distrito de Santurce celebrarán una “noche de galerías” en celebración del performance de Papo Colo.

Además, se puede visitar la muestra de Papo Colo en el Museo de Arte de Ponce en colaboración con MoMA PS1, en la que se presenta un conjunto de fotografías en blanco y negro, además de una grabación de video, de la performance Superman 51. En 1977, el artista se ató al cuerpo cincuenta y un piezas de madera —una por cada estado de EEUU, incluyendo a Puerto Rico— y corrió con el torso desnudo por una calle de Manhattan hasta desplomarse de agotamiento. Con ello expresaba su desagrado con las decisiones políticas tomadas durante la administración del presidente estadounidense Gerald Ford (1974-1977), la cual rechazó la petición de Puerto Rico de convertirse en el estado número 51 de aquel país.

La exposición presenta además obras recientes del artista, también registradas en fotografías y video.

Allora & Calzadilla, Puerto Rican Light (Cueva Vientos), 2015. © Allora & Calzadilla. Foto: Myritza Castillo

Los asistentes también pueden visitar la obra de Jennifer Allora y Guillermo Calzadilla Puerto Rican Light (Cueva Vientos), en Guayanilla-Peñuelas, donde los artistas han instalado un trabajo de Dan Flavin en una monumental cueva. La obra ha sido encargada por la Dia Art Foundation.

Se trata de una obra in situ de larga duración, que integra el viaje como parte esencial de la experiencia del visitante. En esta convergen la experimentación artística y técnica, y ejemplifica el interés de los artistas por confrontar al espectador contemporáneo con las capas más profundas del pasado humano.

Puerto Rican Light (Cueva Vientos) es el primer encargo realizado por Dia Art Foundation fuera del espacio continental de Estados Unidos, desde que se inaugurara 7000 Eichen (7000 robles) de Joseph Beuys en la Documenta de Kassel de 1982.