El trabajo de Colomba Fontaine (Santiago, 1987) surge de la investigación en torno al proceso y resultado del grabado tradicional. Así, rescata el método de adhesión y sustracción de material con que se elabora la matriz, ya no como proceso para grabar una imagen que se va a repetir, sino como un resultado que llega a formar la imagen.

La cera y cerámica gres -materiales principales en su trabajo- están intervenidos o adheridos a distintas tintas oleosas y al agua para crear superficies de capas intercaladas que luego son talladas haciendo aparecer una imagen. La línea es el gesto mediante el cual va conformando la imagen. Esta obedece a los límites del soporte, estableciéndose una relación de continuidad o quiebre según dicte la composición o naturaleza propia de la imagen.

Su trabajo se presenta como una serie de procesos materiales, una exploración técnica con resultados inesperados, los cuales aparecen a partir de aplicar los mismos procesos a diferentes elementos. Fontaine presenta así composiciones bien logradas, obras acabadas con elegancia y sensualidad, tanto táctiles como retinales.

UA-20141746-1