La curadora Laura Bardier (Montevideo, 1976) dirige desde el año 2014 ESTE ARTE, feria internacional de arte contemporáneo que desde entonces reúne en Punta del Este, Uruguay, a un selecto grupo de galerías locales e internacionales. Dentro de su experiencia profesional destaca su colaboración con la Municipalidad de Nápoles para desarrollar allí el primer centro cívico de arte contemporáneo, el Palazzo delle Arti Napoli. Fue además curadora de la Carroll Art Collection en el Birmingham Museum of Art, en Alabama (Estados Unidos) y se ha desempeñado como curadora de la colección de arte privada de Estrellita B. Brodsky.

A propósito de la tercera edición de ESTE ARTE, que se llevará a cabo entre el 11 y 14 de enero de 2017 en una nueva sede, el recién construido Punta del Este Convention & Exhibition Center, conversamos con ella sobre los orígenes de la primera y única feria de arte uruguaya, su inserción en el circuito de América Latina y cómo ésta puede distinguirse y posicionarse a futuro en la región, así como su percepción sobre el mercado y la producción artística de Uruguay.

Alejandra Villasmil: ¿Cómo nace la propuesta de ESTE ARTE? ¿Por qué una feria en Punta del Este?

Laura Bardier: ESTE ARTE es un proyecto curatorial que nace de la necesidad de crear un sistema del arte más fuerte, sano y perdurable en Uruguay y en la región. Ese anhelo o sentimiento de vacío era algo que percibimos tanto en los artistas como en los coleccionistas de la región. Por un lado, era necesario ofrecer a los artistas regionales opciones de trabajo y una mayor formación profesional. Y por el otro, advertimos un deseo de compradores, coleccionistas y mecenas de apoyar proyectos con mayor calidad.

Las razones para realizar una feria en Punta del Este son varias. En primer lugar, el Uruguay goza de autoridades proactivas a nivel cultural y un sistema fiscal muy amigable. Las obras de arte que se venden dentro de la República Oriental de Uruguay son exoneradas de pago del IVA u otros impuestos. Todas las importaciones temporales de obras de arte están exentas de los impuestos y las importaciones definitivas pagan impuestos de aduana simplemente relativos al costo de producción y no de mercado de la obra. En segundo lugar, las ventajas de la zona son la ubicación estratégica y el perfil de público cosmopolita. Durante el verano austral, Punta del Este, La Barra y José Ignacio son los principales destinos de la élite internacional. Vitalmente ubicada entre Brasil y Argentina, la región da la bienvenida a más de medio millón de visitantes. El atractivo se basa en los altos niveles de seguridad, la calidad de vida, y el ambiente sofisticado. Y en último lugar, la creciente producción y proliferación de galerías y estudios de artistas en la zona contribuyen a crear un mercado creciente y curioso.

A.V: ¿Qué distingue a ESTE ARTE de otras ferias latinoamericanas?

L.B: ESTE ARTE tiene un formato único en el mundo. A escala humana, y de calidad, la feria ofrece a los coleccionistas la oportunidad de conocer de cerca las mejores galerías. Cada galería presenta una muestra especialmente planeada para la ocasión.  Las galerías seleccionadas son escogidas por el Comité de Selección, en base al proyecto de stand presentado y del programa general de la galería, garantizando la máxima calidad de las galerías participantes. El comité se centra en buscar galerías y proyectos que inicien nuevas tendencias en el sistema del arte. Es una feria internacional y con fuertes raíces regionales que trascienden las fronteras de Uruguay. Ninguna otra feria en Latinoamérica tiene esas condiciones logísticas, fiscales y de público interesado.

A.V: Entiendo entonces que, así como Art Basel Miami Beach o Untitled, ESTE ARTE apuesta al escenario relajado y festivo de la playa. Sólo que, a diferencia de esas ferias monumentales, ESTE ARTE es una feria más reducida, abarcable, lo que llaman tipo “boutique”. Una feria de arte inserta en un balneario obviamente beneficia al sector turístico de la ciudad, pero ¿cómo crees que incide en el ánimo de los visitantes y la actitud de compra de los coleccionistas?

L.B: El pacífico escenario natural, la calidad de vida excepcional, el contexto más relajado, y al mismo tiempo muy atento a los detalles es parte intrínseca del origen de la feria. Desde su primera edición, el público se ha expresado entusiasta a la iniciativa, sediento de un proyecto con estas características. Coleccionistas en que en Miami corren de un stand a otro, de una feria a otra, en Punta del Este destinan horas a conversar con cada galerista. Una de las contraseñas del artista uruguayo Marco Maggi, residente en Nueva York, es “slow down and pay attention”. Creo que esa expresión dice mucho de la cultura de Uruguay que se traduce en la feria. Ambos contextos, uno más masivo, otro más exclusivo, son interesantes, útiles y necesarios. El público, los coleccionistas, aprecian la posibilidad de experimentar las obras y los proyectos de las galerías a ambas velocidades, y eso se ha visto en la participación y en las ventas.

Vista de la feria Este Arte 2016. Punta del Este, Uruguay. Cortesía: Este Arte
Stand de la galería Piero Atchugarry (Pueblo Garzón, Uruguay) en la feria Este Arte 2016. Punta del Este, Uruguay. Cortesía: Este Arte

A.V: En sus tres años, ¿cómo se posiciona la feria? ¿Cuáles han sido los hitos de ESTE ARTE?

L.B: En solo tres años, ESTE ARTE se está posicionando al mejor nivel internacional, sin nada que envidiarle a otros contextos de mayor trayectoria. Es un proceso que llevamos a cabo un joven equipo con ansias de hacer cada año mejor, pero con la cautela de construir una reputación y un mercado sólido y perdurable. Los hitos de ESTE ARTE son también variados y a diferentes niveles. Por un lado la feria ha sido un catalizador de actividades culturales, de asociaciones de personas y de la profesionalización del sector de las artes visuales en Uruguay. Se ha constituido como plataforma de discusión y construcción de contenidos referente en el país y la región, como por ejemplo la presentación de la arquitecta paraguaya Gloria Cabral posteriormente ganadora del León de Oro en la Bienal de Venecia. Por el otro el otro lado, se ha logrado presencia de obras y ventas sin precedentes en la región, como por ejemplo una pieza de Pablo Picasso, pero también la introducción de artistas emergentes latinoamericanos a galerías y coleccionistas internacionales con gran trayectoria.

A.V: Este año participan galerías locales y algunas internacionales bien posicionadas. ¿A qué crees que se atribuye el interés de estos grandes espacios en una feria tan joven y tan alejada geográficamente de los grandes centros del mercado del arte mundial?

L.B: El interés de estos grandes espacios en una feria de estas características se atribuye a la calidad y solidez del proyecto. Desde su primera edición, la feria tiene como objetivo presentar un equilibrado balance de galerías con gran trayectoria y galerías emergentes, internacionales y nacionales. Ciertamente el descubrir nuevos mercados, el participar de la construcción de un nuevo coleccionismo, y las condiciones fiscales simplificadas son parte del atractivo.

A.V: ¿Cómo ha sido, en general, la concurrencia a la feria y cuál es el perfil de los coleccionistas que han acudido estos dos años?

L.B: De la primera a la segunda edición hemos duplicado la asistencia de público. El perfil de los coleccionistas que acudieron a la primera y la segunda edición se mantiene en líneas generales en dos grandes grupos. Por un lado, un sector del público investiga a fondo todos los aspectos de una pieza o del artista antes de tomar una decisión. Es un coleccionista conservador, que concentra sus compras dentro de algunos artistas o de un periodo. Es quien conoce las influencias, las técnicas y las biografías de los artistas en sus colecciones, junto con la historia que rodea los movimientos artísticos importantes. Por otro lado, está un sector del público que está más sintonía con las redes sociales, que es de los primeros en seguir los cambios en las artes y el mercado. Estos coleccionistas trend-setters son compradores apasionados e impulsivos, siempre y cuando sus personas de referencia validen la pieza.

A.V: La feria acaba de cambiar de sede. ¿Qué otros planes y desafíos se plantean a futuro?

L.B: La nueva sede, el Centro de Convenciones de Punta del Este, no existía el año pasado. El cambio es natural, ya que este nuevo espacio está construido especialmente para este tipo de proyectos. ESTE ARTE es un lugar de negocios completamente profesional y con estándares internacionales, así también debe ser su sede. Los planes para el futuro son los de seguir creciendo como feria, no tanto en cantidad, si no en calidad. Nuestro objetivo es producir una feria de excelencia, donde coleccionistas de gran nivel puedan adquirir obras de artistas consagrados como también descubrir el trabajo de artistas emergentes.

 

Marco Maggi, Paper Drawings (Sticker Room), 2014-2015, Abecedario autoadhesivo sobre muro. Vista de la instalación en el Pabellón de Uruguay, 56° Bienal de Venecia, 2015. Foto: Ugo Carmeni Studio. En Xippas Gallery

A.V: Cuéntame ahora un poco más sobre tu trayectoria, tu experiencia como curadora de colecciones, y cómo esto se vincula con la dirección de ESTE ARTE. ¿Qué es lo que encuentras más desafiante de este trabajo?

L.B: Mis estudios y mi experiencia laboral han sido útiles y propedéuticas a la creación y dirección de ESTE ARTE. En el 2004 trabaje en la Municipalidad de la Ciudad de Nápoles, en la creación del primer museo de arte contemporáneo de la ciudad. Esa fue una experiencia muy formativa en varios aspectos: la creación de un sistema público de museos y centros culturales, la configuración de un equipo de trabajo, y metodologías de producción y logística a estándares museísticos.  Luego, a partir del 2009, en Nueva York, trabajé en el contexto de colecciones privadas profundizando mis conocimientos sobre el sistema del arte, el proceso de construcción de colecciones privadas y la trascendencia histórico-cultural de las colecciones privadas.
En el 2014, cuando nace ESTE ARTE, me enfrento a un proyecto desafiante, en cada aspecto de su programa, sobre todo por el contexto en el que se desarrolla. Es la primera feria de arte del Uruguay, es una feria internacional con raíces regionales, es una feria a escala humana y de calidad, que busca crear tendencias en el sistema del arte. Mi trabajo es desafiante y al mismo tiempo apasionante, ya que requiere mantener siempre la mirada en el cuadro completo y en la visión a largo plazo. También me divierte muchísimo: es fascinante crear algo que antes no existía, es enriquecedor estar en contacto con tantas personas con profesionalidades y características tan variadas, y es apasionante ser protagonista y testigo de un proceso de cambio cultural de mi país.

A.V: Como comentas, has estado involucrada en gestión de arte en organizaciones de arte contemporáneo. Desde el comienzo de tus estudios en Italia, has estado interesada en cuestiones relativas a la teoría, la crítica y la documentación del arte contemporáneo (metodología, terminología, conservación y las posibles perspectivas para el futuro mediante el uso de tecnologías de vanguardia). Cuando no estás con la feria, ¿a qué proyecto(s) te dedicas?

L.B: ESTE ARTE es un proyecto en el que creo vivamente y que requiere toda mi atención y cuidado. La feria es una estructura compleja que funciona con mecanismos sofisticados que necesitan mantenimiento y dedicación. Ocasionalmente, en paralelo a la feria, asesoro a coleccionistas y galerías, como también escribo artículos para publicaciones de arte sobre exposiciones, artistas y coleccionismo.

A.V: En general, ¿cómo percibes actualmente la escena del arte en Uruguay y el mercado del arte local en particular? ¿Cómo se vincula con el resto de América Latina y el mundo?

L.B: Uruguay es muy particular. Tiene obviamente conexiones fuertes con América Latina, pero también por temas culturales e históricos con Europa, Estados Unidos y otros países. Por su historia y por sus condiciones geográficas ha sido siempre un país que mira para afuera, pero también con una identidad muy propia; así también lo es el mercado del arte del arte, que hasta ahora se ha desarrollado con códigos propios y muy locales. El intercambio entre artistas, curadores y coleccionistas dentro de América Latina está aún en un estadio primordial. La profesionalidad en el sector de las artes visuales uruguaya está también en una fase muy básica. El mercado es chico… la cuestión de escala en Uruguay es un tema importante. Es por eso que Punta del Este, en cierto modo, es como una vitrina internacional dentro del país. Un poco gracias a la feria y a los varios protagonistas interesados que se han congregado en torno a ella, otro poco por situaciones ya iniciadas de desarrollo económico y social del país, esta situación está cambiando. El importante sustento del Ministerio de Educación y Cultura, el soporte de galeristas basados en Uruguay con visión internacional, como Renos Xippas, y el apoyo de nuestro Comité Internacional de Amigos de ESTE ARTE, ha demostrado que la comunidad de las artes visuales desea generar cambios y que la feria puede ser una plataforma para el diálogo, de referencia en América Latina, donde el sistema del arte se reúne, crece y prospera.

The following two tabs change content below.

Alejandra Villasmil

Nace en Maracaibo (Venezuela) en 1972. Es Directora y Fundadora de Artishock. Licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual, por la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela, 1994), con formación libre en arte contemporáneo (teoría y práctica) en escuelas de Nueva York (1997-2007). En Nueva York trabajó como corresponsal sénior para la revista Arte al Día International (2004-2007) y como corresponsal de Cultura de la agencia española de noticias EFE (2002-2007). En Chile fue encargada de prensa y difusión para el Museo de Artes Visuales (MAVI), Galería Gabriela Mistral, Galería Moro y la Bienal de Video y Artes Mediales.