“Mas yo no compadezco al que no protesta, un temblor de ramas no es rebeldía que me inspire afecto. ¿Por qué no ruge toda la selva y nos aplasta como a reptiles para castigar la explotación vil? ¡Aquí no siento tristeza sino desesperación! ¡Quisiera tener con quién conspirar! ¡Quisiera librar la batalla de las especies, morir en los cataclismos, ver invertidas las fuerzas cósmicas! ¡Si Satán dirigiera esta rebelión!”

 José Eustasio Rivera. La Vorágine, 1924, p.186

IMG_4077

Vista de la exposición «La Vorágine», en la Galería OMR, México, 2015. Cortesía de los artistas y OMR

Vorágine en el imaginario colombiano es sinónimo de manigua, espesura de la selva, de monte y matorral, del lugar donde están las fieras, pero también la guarida donde se refugian los forajidos, las guerrillas. La Vorágine de José Eustasio Rivera, texto insigne de la modernidad literaria en Colombia, publicado en 1924, es la razón de que esta palabra, que significa remolino en aguas quietas, haya transitado a una lógica azarosa del misterio que encierra la abundancia desmedida de la amazonia. Esta es una novela que muestra a través de una limpia narrativa a la sociedad colombiana de principios del siglo XX. La relación entre la novela y el título de la exposición en la galería OMR no es gratuita. La muestra presenta una selección de artistas colombianos contemporáneos que aborda, al igual que el texto de Rivera, cuestionamientos acerca de la representación de la nación, estableciendo de esta manera una triada entre arte-política-narración.

IMG_4132

Carlos Castro (Bogotá, Colombia, 1976), Cosecha, 201, dientes humanos y tuza de maíz, 5 x 28 x 5 cm. Edición 1 de 5. Cortesía del artista y OMR

La exhibición cuenta con la participación de Fredy Alzate, Carlos Castro, Leidy Chávez, Juan Manuel Echavarría, Juan Fernando Herrán, José Horacio Martínez, Delcy Morelos, John Mario Ortiz, Fernando Pareja, José Alejandro Restrepo, Abel Rodríguez, Adriana Salazar. En sus trabajos se aprecia, como constante, el ejercicio narrativo que en momentos de crisis sirve como depurador de hechos, y que a su vez, enmarcado en el campo del arte construye una dimensión poética de la realidad. En este contexto, el ámbito de la producción artística colombiana no abandona el mapa espacial de su existencia; al contrario, busca la invención del paisaje sociocultural para realizar una confrontación que fundamente nuevos o transformados conceptos de realidad y otras dimensiones de lo posible.

IMG_4143

Vista de la exposición «La Vorágine», en la Galería OMR, México, 2015. Cortesía de los artistas y OMR

IMG_4215

Vista de la exposición «La Vorágine», en la Galería OMR, México, 2015. Cortesía de los artistas y OMR

IMG_4073

Vista de la exposición «La Vorágine», en la Galería OMR, México, 2015. Cortesía de los artistas y OMR

Las obras presentadas en esta Vorágine incitan a la exploración del campo fértil de construcciones simbólicas como la tradición y el territorio, necesariamente narradas. Constituyen elementos reiterados que el arte contemporáneo de nuestras latitudes usa para cuestionar, interpretar y fundar ideas sobre el ser, la sociedad, y los espacios de la vida misma, que resuenan en lo que entendemos por nacional; es inconcebible una idea de nación moderna o contemporánea sin narración.

En el año 1995, el Museo del Chopo presentó la exposición Por mi raza hablará el espíritu (Lema de la Universidad Nacional Autónoma de México, de José Vasconcelos). Un encuentro que conjuntó el trabajo de artistas mexicanos y colombianos y cuya idea era acercar los discursos para encontrarse en las diferencias intrínsecas de los artistas. Hoy, veinte años más tarde de esta experiencia, en la que participaron tres de los artistas ahora presentes, la realidad social y política nos ha acercado más que nunca para darnos cuenta que el arte es una herramienta con la que nos podemos ver y, tal vez quizá, encontrar.

Oscar Roldán-Alzate, Curador y Director de Extensión Cultural de la Universidad de Antioquia en Medellín, Colombia

Jorge Lopera Gómez, Co-curador


La Vorágine

Galería OMR, Plaza Río de Janeiro 54, Col. Roma 06700, México

Del 16 de abril al 26 de junio de 2015