Augusto del Valle Cárdenas

Augusto del Valle Cárdenas

Lambayeque, Perú, 1963. Crítico de arte y curador independiente. Licenciado en Filosofía por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Entre sus curadurías más importantes se cuentan “La otra margen: Pintura geométrica en el Perú (1947-1958)” en el Museo de Arte de Lima (MALI), 2015; “Zona ciega: Aproximaciones a la vanguardia en el Perú (1975-1979)” en el Instituto Cultural Peruano Norteamericano (ICPNA); “Expedición Amazonas”, en la galería Pancho Fierro de la Municipalidad de Lima, 2013; “Sabino Springett: los placeres de la imaginación”, 2013-2014, en el ICPNA; “Al ras del suelo, La imagen documental: Retrospectiva de Herman Schwarz”, 2012; “Gastón Garreaud, retrospectiva (1957 – 2005)”, 2008; “Urbe & Arte”, en el Museo de la Nación en Lima/Perú, 2006; y “Constelaciones”, 2006, en el MALI. Ha publicado, junto con otros autores, “Post-ilusiones/ Nuevas Visiones Arte Crítico en Lima (1980-2006)”, Lima, Fundación Wiese, 2007; “Memorias del Primer Coloquio Latinoamericano sobre Arte No Objetual y Arte Urbano”, con Víctor Manuel Manrique, Museo de Antioquia, Medellín, 2011; y el libro conmemorativo por el centenario de la ENSABAP, “Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú (ENSABAP): Centenario (1918-2018)”. Actualmente es el Director del Museo de Arte de San Marcos.

Más publicaciones

WEIGHTLESS FURNISHING: ABOUT AN EXHIBITION BY RYAN BROWN

In Ryan Brown’s allegorical proceedings, the void and not the profusion of elements; the realism and not the collection of symbols, are the ones that, through estrangement tactics, produce weightlessness and at the same time, distancing, in the face of a constellation of aesthetics that modernism, at the time, treasured, as a flight into the future.

MOBILIARIOS INGRÁVIDOS. SOBRE UNA EXPOSICIÓN DE RYAN BROWN

En los procedimientos alegóricos de Ryan Brown, el vacío y no la profusión de elementos, el realismo y no el coleccionismo de símbolos, son los que, mediante tácticas de extrañamiento, producen ingravidez y al mismo tiempo distanciamiento frente a una constelación de estéticas que el modernismo, en su momento, atesoró a manera de fuga hacia el futuro.