Skip to content

FRANCISCA SOSA LÓPEZ: RETORNAR A LO QUE FUE, SACAR DEL FOSO LA FE

En la exposición Retornar a lo que fue, sacar del foso la fe, la artista multidisciplinar venezolana residente en Londres, Francisca Sosa López (Caracas, 1991), presenta el resultado de su residencia artística en El Cercado, isla de Margarita, facilitada por la Fundación ArtesanoGroup.

La muestra, que tiene lugar en la casona de la Hacienda La Trinidad Parque Cultural, establece un diálogo entre la práctica artística de Sosa López y la rica tradición artesanal de la región insular, explorando nuevas interpretaciones y apropiaciones de estas prácticas ancestrales.

El objetivo de la residencia fue ampliar las posibilidades de los materiales y objetos tradicionales desde una perspectiva contemporánea, honrando la herencia y el conocimiento transmitido por los artesanos locales. A lo largo de cuatro instalaciones, la artista redefine la función original de los objetos artesanales, interviniéndolos con gestos matéricos y pictóricos. Estas obras, elaboradas con barro, cestas, hamacas y otros elementos asociados a la artesanía local, también resaltan el papel crucial del género femenino en estas prácticas.

Bajo la curaduría de Patricia Velasco Barbieri y la museografía de Pedro Quintero, la exposición presenta además piezas creadas por artesanos locales, un registro visual a cargo de la fotógrafa Silvana Trevale y videos documentales que narran tanto la residencia como el proceso de trabajo de Sosa López. La curadora enfatiza la relevancia de esta propuesta para reflexionar sobre las nociones de artesanía y contemporaneidad en un contexto de interdisciplinariedad y lenguajes mixtos.

Francisca Sosa López, Árboles internos, 2024. Vista de la instalación la Hacienda La Trinidad Parque Cultural, Caracas, 2024. Foto: Josselin Chalbaud
Francisca Sosa López, El pan de leche espera por ti, 2024. Vista de la instalación la Hacienda La Trinidad Parque Cultural, Caracas, 2024. Foto: Josselin Chalbaud

Árboles internos es una obra orgánica que se edifica en el espacio. Consiste en un conjunto de nueve tótems de naturaleza escultórica creados a partir de vasijas de barro que exhiben incisiones, raspaduras, líneas o huellas realizadas por la artista. Cada uno de estos pilares está coronado con plantas naturales, simbolizando la resiliencia y la esperanza de crecimiento y renovación, conceptos fundamentales en la narrativa de reconstrucción y revitalización que caracteriza la obra de Sosa López. Las «cicatrices» presentes en las vasijas pueden interpretarse como marcas del paso del tiempo y de las experiencias vividas, tanto por la artista como por las memorias del país que evocan.

La obra El pan de leche espera por ti fusiona el barro y el tejido, elementos que evocan tanto la tradición artesanal como la cultura popular venezolana. La pieza se centra en las maras o bandejas utilizadas para presentar el pan, elaboradas por tejedoras locales con diversos tipos de fibra y que son un símbolo de la vida cotidiana en la isla de Margarita.

La artista transforma estas bandejas en una especie de cortinaje o estor colgante, utilizando una variedad de materiales como bejuco de lata blanca y negra, guaraguao, cuchape, estriadas de copey, cuchivanos, palos de madrina, entre otros. Estos materiales se unen mediante asas o engarces de barro tradicional elaboradas por Sosa López, creando una obra que ocupa y redefine el espacio expositivo, invitando al espectador a interactuar con ella.

La operación de repetición es un elemento destacado en esta obra, donde cada objeto es despojado de su función original para ser integrado en una nueva composición. Esta acción de reapropiación y resignificación de un objeto de uso cotidiano como los canastos para servir y ofrecer pan, un gesto cotidiano y ritual en muchas culturas, nos conecta con las nociones de generosidad, hospitalidad y comunidad, así como con la acción de compartir, nutrir y unir a las personas en momentos de crisis.

Otras connotaciones de cuidado y laboriosidad emergen a través del tejido, una actividad que históricamente ha estado asociada con el trabajo doméstico y la creación de objetos útiles para la vida diaria.

Francisca Sosa López, Bamboleo de detalles ambigüos, 2024. Vista de la instalación la Hacienda La Trinidad Parque Cultural, Caracas, 2024. Foto: Josselin Chalbaud
Francisca Sosa López, Bamboleo de detalles ambigüos, 2024. Vista de la instalación la Hacienda La Trinidad Parque Cultural, Caracas, 2024. Foto: Josselin Chalbaud
Francisca Sosa López, Bamboleo de detalles ambigüos, 2024. Vista de la instalación la Hacienda La Trinidad Parque Cultural, Caracas, 2024. Foto: Josselin Chalbaud

Los mapires crudos agrupan una serie de cestas para transportar comida que cuelgan en forma de cascada, ubicadas tanto en la pared como en el centro del espacio expositivo. Estas cestas cargan algunos de los materiales utilizados por los artesanos locales en la elaboración de objetos utilitarios domésticos, como varios tipos de tierra o barro, troncos de leña para la quema, bejuco, pabilos y palma del mapire.

En esta obra convergen las tradiciones de la cestería, el tejido y la urdimbre, junto con el material primigenio de la alfarería: la tierra. Las cestas cuentan con intervenciones gestuales a partir del tejido y bordado contemporáneo, enfatizando la tradición de urdir como actividad principal de muchas mujeres de la zona y como un proceso de reconstrucción cultural y social, donde se tejen nuevas narrativas a partir de las experiencias y tradiciones del pasado.

En Bamboleo de detalles ambiguos, Francisca Sosa López emplea el enmarcado como recurso formal del lenguaje plástico para explorar la relación entre lo artesanal y lo pictórico, desafiando las convenciones tradicionales de la pintura y el espacio expositivo. La operación consiste en dignificar lo artesanal al elevar esta práctica a la categoría de pintura, pero subvirtiendo la bidimensionalidad del espacio pictórico mediante la incorporación de un objeto utilitario tridimensional: la hamaca margariteña.

La disposición museográfica de la hamaca en el espacio altera su función original, lo que subraya la capacidad del arte para transformar y recontextualizar objetos cotidianos. Esta transformación, sin embargo, no borra completamente las conexiones con la naturaleza primaria de la hamaca, lo que sugiere una convergencia entre lo tradicional y lo contemporáneo, una temática recurrente en la práctica artística de Sosa López.

Una vez más, el acto de urdir y crear manualmente, una actividad femenina característica de la zona, se destaca a través de las intervenciones y adiciones que realiza la artista en el tejido original, utilizando la repetición como recurso en la búsqueda de correlatos, correspondencias y diálogos.

Francisca Sosa López, Los mapires crudos, 2024. Vista de la instalación la Hacienda La Trinidad Parque Cultural, Caracas, 2024. Foto: Josselin Chalbaud
Juan Alberto Rodríguez, alfarero de barro ancestral. Fotografía por Silvana Trevale
Francisca Sosa López, Retornar a lo que fue, sacar del foso la fe. Vista de la exposición en la Hacienda La Trinidad Parque Cultural, Caracas, 2024. Foto: Josselin Chalbaud

Retornar a lo que fue, sacar del foso la fe, de Francisca Sosa López, se estará presentando hasta el 2 de junio de 2024 en la Hacienda La Trinidad Parque Cultural, ubicada en la calle Rafael Rangel Sur, urbanización Sorocaima, La Trinidad, Baruta, Caracas.

Durante el transcurso de la exposición, se llevarán a cabo una serie de eventos que abarcarán talleres prácticos dirigidos por los Alfareros de El Cercado, Juan José Bermúdez, Juan Alberto Rodríguez y la propia artista, orientados tanto a estudiantes como a creadores. Además, se ofrecerán visitas guiadas y encuentros para aquellos interesados en explorar más a fondo la muestra.

También te puede interesar

SOL CALERO: CASA ENCONTRADA

La nueva serie de pinturas de Sol Calero (Caracas, Venezuela, 1982) marca un punto de quiebre respecto a sus trabajos anteriores. Mientras que sus temas previos estaban más definidos y hacían referencias inequívocas a...

ESPERANZA MAYOBRE: WE WISH WE COULD HAVE STAYED HOME

Esperanza Mayobre nació en Caracas en 1974, durante el auge petrolero de Venezuela. Su más reciente reflexión artística traza así un recorrido que parte de la desestabilización política del país en las décadas que...