Skip to content

TANIA BRUGUERA: «MI GRAN INSPIRACIÓN ES LA INJUSTICIA»

Tania Bruguera se pregunta cómo hoy, en medio de la vorágine digital y la cultura del shock, los artistas pueden generar obras que permanezcan; que no sean meramente cosméticas, sino que –en una especie de nuevo hiperrealismo–, las obras de arte tengan la capacidad de entretejerse con la vida de las personas, y modificar, incluso, su actuar social.

La artista cree que el arte del siglo XXI debe ser un arte hecho para las personas y no para los museos: se vincula con comunidades, con activistas, con vecinos. Les convierte en co-autores de su trabajo.

A la artista le interesa cada vez más un arte que se siente, por sobre uno que se ve.

Bruguera es fundadora de proyectos como INSTAR –Instituto de Artivismo Hannah Arendt–, un centro de educación cívica con sede en La Habana, Cuba.

Tania Bruguera es cubana, pero no tiene permiso para entrar a su país. La artista ha dicho cosas como «no se puede justificar jamás la dictadura de Pinochet, como tampoco la de hoy en Cuba», convirtiéndose así en enemiga acérrima del régimen castrista.

La artista y activista ha expuesto en el MoMA (Nueva York) y en la Tate (Londres), dos de las instituciones más reconocidas y prestigiosas a nivel internacional. Después de pasar un mes en Santiago de Chile en 2023, su exposición Magnitud 11.9 continúa abierta hasta el 28 de enero en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende.

Tania Bruguera, Magnitud 11.9. Vista de la exposición “Magnitud 11.9” en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende, Santiago de Chile, 2023-2024. Foto: Benjamín Matte. Cortesía: MSSA
Tania Bruguera, Magnitud 11.9. Vista de la exposición “Magnitud 11.9” en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende, Santiago de Chile, 2023-2024. Foto: Benjamín Matte. Cortesía: MSSA
Tania Bruguera, Magnitud 11.9. Vista de la exposición “Magnitud 11.9” en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende, Santiago de Chile, 2023-2024. Foto: Benjamín Matte. Cortesía: MSSA

La artista recorre nuestra capital y le impresiona que no haya huellas de la dictadura en las calles. Mientras pasea por el barrio República, le explican que en ese lugar hubo varios centros de tortura e inteligencia militar, pero no hay placas que lo señalen; únicamente la voz de Joselyne Contreras, curadora de la muestra, le va compartiendo este relato de manera hablada.

Bruguera, bajo su lógica de estudio de campo y compenetración con un contexto político específico, se reúne con familiares de detenidos desaparecidos y con activistas. Y deciden, en conjunto, marcar las calles, fabricando una especie de cicatriz directamente en el pavimento, visibilizando y apuntando a dichos espacios, con el propósito de hacerlos visibles y crear conciencia entre quienes residen o transitan por el lugar.

La intervención no logra llevarse a cabo. Se alzan las demandas de censura y comentarios en contra de la artista en los medios de comunicación. Se trata de una enemiga del régimen cubano. El resto parece no importar.

El artista Ai Weiwei, también enemigo del régimen comunista de su país, China, es celebrado y abundantemente visitado cuando viene a Chile, mientras que Tania Bruguera ha generado una oleada de sospechas, sobre todo en algunas esferas de la izquierda chilena. El alcalde, Daniel Jadue, llamó a Bruguera una «agente norteamericana disfrazada de artista».

Y mientras que a Bruguera le sorprende y enoja que le llamen «agente norteamericana» (asevera que una acusación como tal, sin fundamentos, en Cuba podría significar la pena de muerte), a mí no deja de llamarme la atención esa segunda parte, cuando el señor Jadue dice «disfrazada de artista». 

Tania Bruguera, La fragilidad de la democracia. Vista de la exposición “Magnitud 11.9” en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende, Santiago de Chile, 2023-2024. Foto: Benjamín Matte. Cortesía: MSSA
Tania Bruguera, La fragilidad de la democracia. Vista de la exposición “Magnitud 11.9” en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende, Santiago de Chile, 2023-2024. Foto: Benjamín Matte. Cortesía: MSSA

Pienso en una frase que escuché decir hace unos días a Varinia Brodsky, directora del Museo Nacional de Bellas Artes: «Pareciera ser que las mujeres siempre estamos rindiendo examen».

La deslegitimación de las artistas mujeres como sujetos autorales es sistemática. Siempre aparecen nuevas formas de dudar de las carreras, trayectorias y naturalezas genuinas de las autorías femeninas. Y si bien creo que el conflicto principal del fenómeno de Tania Bruguera en Chile no tiene que ver exclusivamente con un asunto de género, sí me parece que es algo que se asoma. No hago el paralelo con Ai Weiwei por nada.

Ahora, el conflicto principal tiene que ver con lo siguiente: ha tocado algunas sensibilidades el hecho de que se invite a exponer –en el contexto de la conmemoración de los 50 años del golpe civil militar–, a una artista que resulta ser crítica del régimen cubano. Y que se le invite, además, al Museo de la Solidaridad Salvador Allende, entendiendo que el expresidente era un aliado y simpatizante de la revolución cubana.

(Esas últimas palabras me parecen fundamentales: Allende era simpatizante de la revolución cubana, y no necesariamente de un régimen castrista que lleva ya no sé cuántos años instalado en el poder.)

Tania Bruguera, Exempli Gratia. Vista de la exposición “Magnitud 11.9” en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende, Santiago de Chile, 2023-2024. Foto: Benjamín Matte. Cortesía: MSSA
Tania Bruguera, Exempli Gratia. Vista de la exposición “Magnitud 11.9” en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende, Santiago de Chile, 2023-2024. Foto: Benjamín Matte. Cortesía: MSSA
Tania Bruguera, Exempli Gratia. Vista de la exposición “Magnitud 11.9” en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende, Santiago de Chile, 2023-2024. Foto: Benjamín Matte. Cortesía: MSSA
Tania Bruguera, Exempli Gratia. Vista de la exposición “Magnitud 11.9” en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende, Santiago de Chile, 2023-2024. Foto: Benjamín Matte. Cortesía: MSSA

Todo esto me lleva a preguntarme, ¿qué significa celebrar la conmemoración de los 50 años de un suceso? Porque, si el ejercicio consta en seleccionar una porción inerte de ese pasado y catapultarlo al presente para ponerlo en una palestra, entonces entiendo las alertas que se activaron con el trabajo de Bruguera en el Museo de la Solidaridad.

Pero, si el ejercicio de la conmemoración significa contemplar, considerar, integrar estos 50 años que han pasado; si significa volver a mirar y celebrar un suceso con la perspectiva que nos regala el tiempo; si significa instalar los pensamientos futuristas y feministas de Allende en el presente, entonces me parece muy coherente y propositiva la invitación de una artista como Tania Bruguera.

A propósito del título de este texto, ¿no estaba también Salvador Allende constantemente movilizado por la injusticia?

Tania Bruguera, Impunidad. Vista de la exposición “Magnitud 11.9” en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende, Santiago de Chile, 2023-2024. Foto: Benjamín Matte. Cortesía: MSSA

Espero que este artículo funcione como una invitación extendida. La exposición amputada de Tania Bruguera en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende estará abierta al público hasta el 28 de enero de este año. Recomiendo darse una vuelta.

Camila Alegría

Chile, 1986. Artista Visual, Máster en Creación Artística Contemporánea de la Universidad de Barcelona. Se dedica principalmente a la investigación, la curaduría y la docencia. Es docente en la Universidad Finis Terrae y en la Universidad Academia de Humanismo Cristiano. Forma parte del equipo de @el_gocerio (newsletter de arte y cultura), y administra un perfil de Instagram que se dedica a visibilizar la labor artística de mujeres y disidentes de la historia del arte: @reescribirlahistoria. Dentro de la investigación se dedica específicamente a la relectura de la historia del arte del siglo XX, con perspectiva de género aplicada.

Más publicaciones

También te puede interesar